Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Un proyecto deportivo... y humanitario

el equipo ner group marco polo cycling acoge en gipuzkoa a ocho jóvenes refugiados que entrenarán y disputarán carreras del calendario amateur

Un reportaje de Néstor Rodríguez. Fotografía Javi Colmenero - Jueves, 10 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Cinco de los ocho ciclistas africanos integrados en el equipo posan con los precursores del proyecto, entre ellos Mikel Gurrutxaga, el último por la derecha.

Cinco de los ocho ciclistas africanos integrados en el equipo posan con los precursores del proyecto, entre ellos Mikel Gurrutxaga, el último por la derecha.

Galería Noticia

Cinco de los ocho ciclistas africanos integrados en el equipo posan con los precursores del proyecto, entre ellos Mikel Gurrutxaga, el último por la derecha.

mikel Gurrutxaga es un exciclista aficionado con inquietudes solidarias que viene encabezando diversos proyectos desde 2012. El año pasado, por ejemplo, trajo a cinco ciclistas etíopes “para formarles y que luego trasladasen lo que habían aprendido a su país de origen. Allí han montado una escuela en la que tienen 18 niños. Además, tres de ellos han vuelto a España a correr en equipos aficionados. Son ciclistas que cogieron un buen nivel”, relata el propio Gurrutxaga, satisfecho con aquella experiencia.

Tanto, que este año repite. Con una particularidad. Que los jóvenes ciclistas son refugiados, algunos de los miles que están tratando de labrarse un futuro en Europa. “Gracias al proyecto del año pasado, nos dimos a conocer y una ONG de Holanda, Marco Polo Refugee Team, se puso en contacto con nosotros, Proyecto Ciclista Solidario, para que diésemos a estos chicos una formación en el País Vasco de tres meses”, explica Gurrutxaga. Para ello cuenta con la ayuda de Ner Group, “una asociación de 22 empresas que, aparte de generar sinergias entre nosotros compartiendo experiencias y conocimientos, buscamos un desarrollo humano más justo y sostenible, un compromiso con la sociedad. Esto para nosotros es un proyecto solidario”, cuenta el coordinar de Compromiso con la Sociedad de Ner Group, Juanje Anduaga.

“En total son ocho chicos, siete eritreos y un sirio. Son chavales que ya andaban en bici en sus países. La filosofía es cambiar vidas a través de la bicicleta. Entre nosotros y Marco Polo agrupamos a estos chicos para darles la oportunidad de volver a entrenar en bicicleta e integrarles en la sociedad. Ten en cuenta que desde que están como refugiados en Holanda, la mayoría no han podido coger la bicicleta durante meses”, comenta Gurrutxaga. “Pero no buscamos hacer de ellos ciclistas profesionales, porque eso es muy difícil, sino que vuelvan a sonreír, que se recuperen, porque algunos lo han pasado muy mal, que ganen en autoestima. Además de entrenar, en estas semanas aquí se van a formar en idiomas, informática e incluso en saber llevar una casa”, añade Juanje Anduaga.

Estos ocho jóvenes refugiados van a vivir en Idiazabal. “Hay que agradecer al Ayuntamiento, que nos deja una casa para este tiempo. Los chicos estarán aquí marzo y abril, van a Holanda y regresan a mediados de agosto para quedarse otro mes. Han disputado un par de carreras y van a correr más en categoría amateur, elite y sub’23. Tienen residencia en Holanda o Suecia”, explica Gurrutxaga, que quiere destacar la labor de otros voluntarios que le ayudan tanto en los entrenamientos como en la formación antes citada. “Son Arkaitz Ruiz de Loizaga, Angel Gómez, Aratz Imaz y Xiker Barrio”. Además, Ner Group aporta otros ocho voluntarios.

“estamos entrenando mucho”Los cinco jóvenes de Eritrea que estuvieron ayer en la presentación son Abel Gebrehiwet, Nahom Desale, Awet Gebremedhin, Wedeb Fikadu y Johanna Tesfay. Los dos primeros se refirieron a su experiencia. “Llegamos hace dos semanas y estamos entrenando mucho, cuatro o cinco horas al día. Yo entrenaba en mi país, pero he estado casi dos años sin montar en bicicleta, así que ahora espero mejorar mucho”, cuenta en un buen inglés Abel Gebrehiwet, de 20 años. “Son ciclistas que ya tenían cierto nivel en su país, lo que pasa es que deben volver a cogerlo”, apostilla Gurrutxaga.

Eritrea es un país con una gran tradición ciclista. “Es el primer deporte allí, por encima del fútbol”, destaca Nahom Desale, de 23 años, que en su momento corrió en el equipo de desarrollo del Dimension Data, único conjunto africano en el Pro Tour. Además, en Holanda pudo seguir andando en bici tras unirse al equipo Marco Polo. “Aquí esperamos mejorar”.

una dura historiaGebrehiwet hizo un viaje infernal para llegar de Eritrea a Holanda. Le cuesta hablar de ello. “Es un viaje muy peligroso. Atravesamos el Sáhara en coche en cinco o seis días sin comer, solo con agua. Íbamos 30 personas en un Land Rover, como animales. Llegamos a Libia y de ahí fuimos a Italia en barco. En Eritrea no hay ni futuro ni nada”, cuenta este joven africano. Normal que le ponga tanto empeño ahora: “Vamos a trabajar duro y mejorar. Sé que no es fácil, pero quiero ser ciclista, pero es mi sueño y voy a dar lo mejor de mí”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902