Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Y tiro porque me toca

El Congreso hecho gallera

Por Miguel Sánchez-Ostiz - Domingo, 6 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:13h

las manos de papel a la cabeza, suenan las alarmas, el suegro de Gallardón, que debería estar detenido, dice que hay riesgo de guerra civil de la que el historiador Payne, pagado por el Ministerio de Defensa, culpa a la República, el país naufraga en la incertidumbre, la desmemoria triunfa, el dinero absuelve del crimen, la libertad de expresión hace de las suyas, y un largo etcétera de donosuras protagonizan una astracanada política que viene de lejos y cuyo plato fuerte ha sido el numerito de la investidura de un tramposo cuyos hilos de marioneta acabaron tan enredados que a la postre resultó inservible: un vuelo triste de plumas en el aire y ni siquiera tuvo fuerzas para calar el chapeo, requerir la espada y mirar de soslayo, con el “fuese y no hubo nada” se conformó apesadumbrado, le dolía España al Tartufo, nada menos que España... hace falta tener cuajo.

Cuesta entusiasmarse o tomarse siquiera en serio lo sucedido, salvo si se contempla en un terreno similar a las apuestas deportivas, a las apuestas a secas, tipo las de gallos, porque como tales se comportan sin recato los profesionales del galleo. Sus señorías, tal vez con intención de honrar siquiera de pasada sus emolumentos, han convertido su escenario privativo en algo no muy alejado de los resultados deportivos amañados o de las apuestas clandestinas, si es que alguna vez estuvieron lejos de ellas. Solo en ese terreno cabe tomarse en serio lo sucedido.

¿Qué tienen que ver con el rifirrafe de investidura los deseos de cambio de los votantes expresados en las urnas? Nada. Cabe preguntarse si estos donfiguras tuvieron alguna vez verdadero interés en un cambio social y político, o solo pretendieron hacerse con un paquete de acciones del negocio que les permitiera estar de manera ventajosa en su consejo de administración. Cuesta saber cuáles son sus verdaderos intereses y cuesta no pensar en que quienes tienen las riendas del carricoche político o llevan la banca de esta timba, son gente como Míster X, no un forzudo de feria, sino el organizador del GAL, o así acusado, sus amigos los golpistas del 23-F, los amos del Ibex 35 y todos los que han medrado a su sombra, que no necesitan actas de diputados para el ordeno y mando porque con zascandilear en las trastiendas les basta y sobra. Nos han burlado, nos llevan burlando desde hace 40 años, los mismos que entonces o sus más directos herederos.

Está claro que nada de lo sucedido fue votado por quienes deseaban un cambio social y a quienes han hecho oídos sordos, algo que ya ha sido ensayado en otros escenarios con raciales trajes regionales. La manera en la que los agentes del cambio entregan en bandeja negocios de especulación inmobiliaria y financiera a los causantes o beneficiarios directos de la crisis padecida por una mayoría de ciudadanos reducidos a la indefensión jurídica, es solo un ejemplo de lo que digo... y mejor no hablar de su nula intención de acabar con la violencia institucional o de cómo han crecido los desahucios y la miseria a ellos aparejada, escondida detrás de unas informaciones mendaces. Bailando pues hasta la Cruz del Sur con los coros y danzas del ministerio de turismo y folklore del ramo, y dejemos el cambio para mejor ocasión y tengamos (ellos) la fiesta en paz.

Desde el comienzo de este galleo en pos de la presidencia de gobierno, unos y otros habían puesto una condiciones que hacían imposible llegar a un acuerdo y mucho menos a la formación de un frente social con razón temido por la derecha: lo irrenunciable de unos era lo que otros consideraban inadmisible, y entre medio un revuelo de plumas y espolones, mil a colorao, qué digo mil, millones, a azul, acolorao, a ramillete. Los gallos se han desplumado entre ellos, mientras el coro de los corruptos se ha frotado las manos. Tal vez estos últimos consigan hacerse con la gallera de nuevo, no lo sé, no soy corredor de apuestas ni adivinador del porvenir. Solo sé que cuesta volver a coger la papeleta para encender la gallera con una nueva sesión de desplume, como cuesta, una vez apagado el bureo, renunciar a la ambición de un cambio social y político que no consista en echar naipes marcados en las urnas.

Los gallos se han desplumado entre ellos, mientras el coro de los corruptos se ha frotado las manos. Tal vez estos últimos consigan hacerse con la gallera de nuevo, no lo sé, no soy corredor de apuestas ni adivinador del porvenir


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902