Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Quousque tandem!

El valor de la ciencia

Por Carlos Etxeberri - Domingo, 6 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:14h

Galería Noticia

la crisis económica que ha tenido como consecuencia la aplicación de medidas de austeridad y de control financiero por parte de las administraciones públicas ha tenido como consecuencia la reducción importante de recursos destinados a la investigación en todas sus variables que, junto con el estado del bienestar de sus ciudadanos, configuran el ADN de un país y determinan su peso en el concierto mundial.

Este cambio de paradigma ha provocado una modificación sustancial en las políticas de fomento y desarrollo de la ciencia y de la investigación por parte del sector público que, desde un planteamiento determinista provocado por las circunstancias y cortoplacista por la ausencia de visión de futuro, están poniendo puertas al campo al circunscribir el trabajo de los investigadores a las necesidades del mercado y más orientado a la consecución de resultados.

Este planteamiento que puede tener mucho de pragmático es, contradictoriamente y al mismo tiempo, poco realista por lo que supone fijar un marco y unos límites en la consecución de determinados objetivos a la actividad investigadora cuando por esencia es todo lo contrario, ya que los mayores índices de creatividad y de desarrollo se dan, precisamente, cuando no existen rigideces y prácticas de control.

Precisamente, este modelo que puede estar afectando ya al desarrollo de líneas de investigación con un recorrido de medio y largo plazo y, como consecuencia de ello, a la estima personal de algunos investigadores, ha sido puesto en cuestión por el presidente del Instituto Weizmann de Israel, Daniel Zajfman, que hace unos días ha visitado Madrid para pronunciar una conferencia. Para tener una idea de lo que significa el Instituto Weizmann, basta decir que es uno de los centros de investigación más prestigiosos del mundo, que cuenta con 250 grupos de investigación en medicina, tecnología y medio ambiente y que los logros conseguidos por esta actividad le han reportado unos beneficios de casi 30.000 millones de euros.

En unas declaraciones al diario El Mundo, Daniel Zajfman ha rechazado de manera radical la tendencia de basar la financiación de la ciencia a sus potenciales aplicaciones tecnológicas, al señalar que la mejor forma para lograr los mayores avances científicos -y también el máximo beneficio económico-, es permitir a los científicos “explorar sin que tengan la menor idea de para qué servirán sus descubrimientos en el futuro”.

“La historia de la ciencia demuestra que casi todos los descubrimientos más importantes no estuvieron motivados por sus posibles aplicaciones tecnológicas. Los mayores descubrimientos no los lograron investigadores que querían solucionar un problema. Los que les motivaba no era la utilidad práctica, sino la pura curiosidad”, señala Zajfman.

Y para refutar esta tesis, el presidente del Instituto Weizmann afirma que “el láser no se creó para escuchar música en un CD, sino porque unos físicos estaban interesados en comprender el comportamiento de los átomos en un estado cuántico. Lo que en un principio fue un descubrimiento inútil, con el tiempo ha generado una gigantesca industria”. De la misma forma cita el desarrollo de los rayos X o que el GPS que llevan nuestros coches tiene su antecedente en la teoría de la relatividad de Einstein.

Sobre el efecto negativo que van a tener los recortes en I+D como consecuencia de la crisis, Zajfman es absolutamente claro al manifestar que, incluso en las peores circunstancias, la inversión en investigación debe ser una prioridad. “En tiempos de crisis, puede parecer un lujo, pero no lo es en absoluto, es la clave para el éxito de un país”, precisa el presidente del Instituto Weizmann de Israel.

En este sentido, a falta de disponer de los datos del ejercicio de 2015 y teniendo como referencia el año 2014 que es el último registrado por el Eustat, la inversión en I+D respecto al PIB de la CAV en relación a la media de la Unión Europea arroja un descenso de un 0,10% al registrar un 1,93% frente al 2,03, cuando a lo largo de la crisis el gasto en Euskadi mantuvo posiciones equilibradas e incluso la superó en dos ejercicios al de los países europeos

La inversión en ciencia e investigación es lo que hace que un país pueda tener un peso importante en el concierto mundial, a pesar de ser pequeño o no pertenecer al G20, como pueden ser los casos de Finlandia, Suecia o Dinamarca, y que ese conocimiento se traslade en su desarrollo al mundo de la empresa con la creación de nuevas compañías que aporten innovadoras tecnologías y productos de gran valor añadido. La inversión en I+D no debe conceptuarse como un gasto, sino como la puesta en valor de unos instrumentos generadores de nuevos recursos para que las empresas puedan estar a la vanguardia del conocimiento.

La inversión en ciencia e investigación, junto con el espíritu emprendedor que existe en este país, es lo que hace posible poner hoy los mimbres necesarios que darán estructura a un futuro que necesariamente va a ser distinto al presente que vivimos. De ahí que tan importante es no perder posiciones en incentivar el conocimiento y la investigación como en fomentar e impulsar el emprendimiento y la creación de nuevas empresas.

En este sentido, resulta llamativo el importante crecimiento cuantitativo y cualitativo en lo que se refiere a proyectos de gran peso tecnológico de iniciativas emprendedoras que durante el año pasado se han presentado en Gipuzkoa solicitando apoyo público para un desarrollo privado de nuevas empresas.

El hecho de que durante 2015 se haya producido un aumento del 31,57% de nuevas iniciativas emprendedoras en Gipuzkoa da una idea del gran potencial que en la creación de empresas innovadoras existe en el territorio, muy por delante al que se refleja en Bizkaia o Araba.

Por ello, es necesario la constitución de un gran fondo soberano vasco, no solo para impedir el traslado de centros de decisión de empresas o su venta por problemas de sucesión en la propiedad y que pueden ser estratégicas, sino también para impulsar proyectos industriales innovadores y garantizar su pervivencia en el futuro. Es un asunto que se presenta como urgente y clave para el desarrollo futuro del país y donde las instituciones públicas no deben estar ausentes, a pesar de las dificultades que pueden tener por parte de Bruselas en la exigencia del control del gasto público.

Cuando el objetivo a conseguir es claro y perentorio, como en este caso, las dificultades que puedan presentarse se pueden sortear a través de los distintos mecanismos jurídicos y financieros que existen, máxime cuando en este país hay capacidad financiera suficiente para afrontar este reto tanto desde el sector público, como de fondos privados, inversores industriales y ahorradores que, incluso, pueden venir de la diáspora. A todos ellos se les puede añadir la financiación proveniente del Banco Europeo de Inversiones y del Fondo Europeo de Inversiones. Solo hace falta poner en marcha el instrumento que canalice todos estos recursos desde una gestión de rigurosa profesionalidad que garantice los retornos comprometidos con la inversión realizada. A pesar de las dificultades, creo que con un poco de voluntad política se podría comenzar a poner la primera piedra de esta nueva herramienta financiera tan necesaria.

De la misma forma, las actuales circunstancias obligan a aunar esfuerzos y a trabajar todos en comandita y no a crear nuevas plataformas de apoyo a los emprendedores por parte de entidades que se proclaman privadas, cuando en su financiación cuentan con algunos recursos públicos, teniendo en cuenta que desde hace varias décadas el sector público mantiene una estructura especializada en este campo con un balance de actuación muy positivo a juzgar por los resultados. Estamos en los tiempos en que para algunos lo importante es aparecer en la foto de un medio de comunicación, aunque lo que se presente no tenga mucho recorrido como hemos visto en más de una ocasión. La leyenda del garaje de California como lugar de nacimiento de proyectos emprendedores que luego han dado lugar a grandes empresas no parece que sea algo que pueda trasladarse miméticamente a Gipuzkoa, cuya realidad está muy vinculada a un determinado tejido empresarial vinculado con la manufactura industrial. Convendría tener ciertas dosis de realismo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902