Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mirarte

El museo como estudio

La iniciativa de residencias ‘Labore’ ha posibilitado el proyecto performativo de Zuhar Iruretagoiena en el Museo San Telmo, la propuesta sonora de Edu Comelles en el Aquarium y una reflexión estratégica de un club de la mano de Eduardo Hurtado en el museo de la Real.

Un reportaje de Marta Esnaola - Domingo, 6 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:14h

El violista Lander Etxeberria, con el artista Eduardo Hurtado, que ha trabajado en el museo de la Real.

El violista Lander Etxeberria, con el artista Eduardo Hurtado, que ha trabajado en el museo de la Real.

Galería Noticia

El violista Lander Etxeberria, con el artista Eduardo Hurtado, que ha trabajado en el museo de la Real.

Los museos donostiarras se han convertido en estudios para distintos creadores gracias al proyecto Labore de Donostia 2016, que consiste en organizar residencias artísticas en distintos recintos de la ciudad para promocionar su oferta y patrimonio. Así, seis templos expositivos de la capital guipuzcoana han acogido en sus instalaciones a artistas para que desarrollen allí sus proyectos, entre los que figuran talleres de arte con adolescentes, el replanteamiento de la estructura de un club deportivo y un paisaje sonoro del mar.

san telmoLa zarauztarra Zuhar Iruretagoiena ha desarrollado su proyecto Absentia, línea azul triángulo rojo en el Museo San Telmo, y ha querido poner en valor su patrimonio. “Consiste en analizar algunos cuadros de los siglos XVIII y XIX que pertenecen a la colección del museo y que me parecen muy valiosos”, explica la artista, quien afirma que su fin era construir una mirada contemporánea sobre estas obras través de una estrategia performativa. Junto con dos estudiantes de Bellas Artes, ha investigado acerca de los cuadros y seleccionado aquellos que le han parecido más interesantes en cuanto a la composición.

El grueso del proyecto ha sido clasificar las obras por su composición, de lo que ha sacado varias conclusiones que se podrán conocer en la presentación de su obra, que tendrá lugar el día 15 a las 18.00 horas. “A partir de ese análisis, sacaremos un material pedagógico para trabajarlo en las actividades que desarrollaré con adolescentes”, explica Iruretagoiena. En estas citas, que tendrán lugar el martes y el miércoles, tratará la relación entre la composición y los volúmenes. “Les pediré a los jóvenes que hagan una composición y después la escenificarán. Con la luz roja se señalarán los puntos de encuentro y con el láser azul, la dirección de las miradas”, aclara la artista zarauztarra. Trabajar con este colectivo le pareció interesante, ya que considera que son “un grupo olvidado”. “Preparar actividades para niños pequeños o para adultos es fácil, pero tratar el arte con adolescentes es más complejo, ya que lo consideran pasado de moda. Mi reto era encontrar una herramienta para que se aproximaran a este arte”, señala.

Además, el proyecto ha tenido otro resultado, más allá del esperado. “En el desarrollo ha salido mucho material y, en consecuencia, se han creado cinco esculturas de cemento, no muy grandes, y otras seis de hierro”, agrega Iruretagoiena.

museo de la real Eduardo Hurtado se ha aproximado al deporte, pues ha trabajado durante cinco semanas en las instalaciones de la Real Sociedad. “Mi proyecto tiene que ver con encontrar diferentes espacios de representación dentro del club”, explica el artista vallisoletano. “He trabajado también con la arquitectura y el estadio, con las implicaciones sociales que tiene el club en la ciudad... Lo he hecho a través de diversos agentes que han trabajado conmigo y también con conversaciones con jugadores, entrenadores, deportistas y otros trabajadores del club”, aclara Hurtado. “Tengo voluntad de generar movimiento, una toma de conciencia. Creo que lograré que la gente mire, aunque sea por un momento, de una manera diferente”, agrega el artista, que dará a conocer los resultados de su residencia artística el día 17, en una cita que comenzará a las 21.00 horas.

Hurtado viene del mundo del deporte -es entrenador de natación y waterpolo- pero no es muy cercano al fútbol. “Esta es una aproximación al deporte desde otro punto de vista, me interesan sus estructuras”, apunta. A su juicio, “un estadio de fútbol es muchas cosas;es un tótem contemporáneo, pero también un espacio donde se representa una guerra”. “Este lugar tiene mucho que ver con el poder, la violencia y con la guerra, pero también es un espacio para la instrucción corporal”, afirma. Declara que el deporte es una vía de canalización de la violencia social pero, además de eso, es una herramienta de aprendizaje de valores.

El artista recalca que, en su opinión, el deporte es cultura. “Me sorprende cómo desde la cultura -o lo que entendemos como ella- se mira poco al deporte y viceversa”, confiesa. Por eso, ha planteado la conexión entre dos situaciones que de otra manera no se van a chocar y un bailarín, un violista, un grupo de estudiantes de Bellas Artes y escritores, entre otros, han realizado acciones dentro de su proyecto. Por ejemplo, destacan la danza que escenificó el bailarín Josu Santamaría o el concierto que ofreció el intérprete de viola Lander Etxeberria. “Creo que he abierto otras formas de mirar la estructura, he posibilitado una forma nueva de mirar”, asegura.

aquariumEl artista catalán Edu Comelles desarrolla el proyecto Waves, una instalación sonora creada a partir de grabaciones de sonidos, ruidos, ecos y crujidos que ha encontrado en playas, puertos y rincones de Getaria, Zumaia, Orio, Zarautz y Donostia y que se presentará el día 18 del presente mes, a las 18.00 horas, en el Aquarium. “La idea es invitar a la escucha, a contemplar el mundo que nos rodea con los oídos y a reflexionar sobre cómo el sonido nos envuelve y nos define”, explica el autor.

Según asegura, ha sido un proceso muy intuitivo, en el que ha buscado sonidos que le han llamado la atención, por singulares, bellos o brutales. No ha sido un proceso tan fácil, debido a las condiciones climatológicas, para alguien acostumbrado al Mediterráneo. “El salitre, el viento y la humedad te calan los huesos cuando llevas unas cuantas horas grabando en acantilados, playas o diques”, confiesa. Aun así, se queda con lo positivo: “Es una suerte poder trabajar en una ubicación privilegada como esta”, comenta el artista, que ha colaborado con alumnos de la Escuela de Cine y Vídeo de Andoain en este proyecto.

Además, también se muestra contento con el museo, ya que el Aquarium le daba la posibilidad de trabajar fuera del ámbito del arte y explorar las formas de invitar a la escucha del paisaje sonoro. “Es un centro que pone interés en el mundo marino y su relación con el hombre. Waves habla y suena a eso”, dice.

El resultado será una instalación sonora que invita al visitante a sentarse en ella y observar a través de la ventana mientras se escucha una composición cambiante y aleatoria creada a partir de sus grabaciones. “La pieza propone escuchar, dejarse llevar e interactuar con ella, ya que, a través de Twitter el visitante podrá alterar su devenir”, aclara.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902