Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

El diseño como aprendizaje

Los alumnos de Ingeniería de Mondragon Unibertsitatea aprenden exponen 32 proyectos en Orona Ideo para responder a problemas reales

Un reportaje de Alicia Zulueta. Fotografía Javi Colmenero - Viernes, 4 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Carla Carreira, Zuriñe Mimenza, Nadia Ochoa y Amaia Alzelai, con su depiladora para adolescentes.

Galería Noticia

Carla Carreira, Zuriñe Mimenza, Nadia Ochoa y Amaia Alzelai, con su depiladora para adolescentes.

dejar a un lado los libros y emplearse a fondo en construir un proyecto para poner en práctica los conocimientos adquiridos parece una buena forma de aprender. Los alumnos de los nueve grados de la Escuela Politécnica Superior de Mondragon Unibertsitaea (MU), y los estudiantes de másteres, lo hacen en cada curso. Y ayer demostraron su talento, gracias a la colaboración de Orona Fundazioa, pues en su edificio de Hernani se expusieron los 32 mejores proyectos de un total de 450 que fueron diseñados el curso pasado por 1.150 jóvenes de MU.

Por primera vez, la universidad celebró este evento, en el que además el equipo que mejor lo hizo ganó un premio de 1.000 euros. De hecho, fue el grupo de Tercero de Mecánica formado por Iker Ugalde (21 años, Arrasate), Jokin Parra (21, Soraluze), Asier Amezua (23, Soraluze), Koldo Sánchez (21, Irun) e Iñigo Alberdi (26, Legazpi), quienes idearon un robot autónomo de rescate.

“Nos hemos planteado hacer algo diferente para aprender ingeniería”, apuntó ayer Josu Galarza, director académico de esta facultad, en referencia a la metodología de aprendizaje basada en proyectos (Project Based Learning). Los alumnos reciben “un problema y tienen que trabajar en equipo para aplicar lo que han aprendido en las diferentes disciplinas, pero también con competencias transversales como la comunicación y resolver problemas”, informó. En el primer curso, se emplea un mes a la metodología PBL;en el segundo, seis semanas;y en tercero, “que ya evolucionan tecnológicamente, son proyectos más complicados que se desarrollan durante todo el curso”, aclaró.

El reto propuesto al equipo ganador fue “una situación de rescate o de catástrofe en la que, en vez de poner en riesgo las vidas de los equipos de rescate, haya un robot que vaya en su lugar”, dijo Iker Ugalde, uno de los miembros del grupo ganador que ahora está en cuarto curso. Además de esta pauta general, su invento debía ser capaz de subir escaleras, de transportar dos kilos de peso, de andar hacia delante y hacia atrás y de girar. Con estas condiciones como punto de partida, los jóvenes revisaron los productos existentes en el mercado, y con sus recursos, hicieron un primer diseño que después pulieron.

El aparato, que tuvo un coste cercano a los 750 euros, consta de dos motores y un sistema de pértiga -que es un piñón de cremallera- que permite subir y bajar escalones. Ahí estaba la clave. Mientras los demás grupos de su curso idearon máquinas con apariencia ostentosa, el suyo, más moderado, “fue el único que subió, por eso nos quedamos a gusto”, añadió Ugalde, complacido.

Los temas del resto de proyectos eran muy variados. De hecho, otro de los equipos finalistas, por ejemplo, cursó Segundo de Ingeniería Biomédica. Irene Gutiérrez (19 años, Galdakao), Iker Jauregi (19, Gasteiz) y Olatz Alonso (19, Bilbao), entre otro compañeros, diseñaron una prótesis de cadera en un mes y medio. Pero no una cualquiera. “Nos tocó un paciente que había tenido previamente un implante y por desgaste le había fallado, así que le tenían que volver a intervenir y tuvimos que diseñar el implante que le iban a poner” con características que el primero no poseía, indicó Gutiérrez. Después de analizar anatómicamente la zona, hicieron el diseño y, además, inventaron uno de los instrumentos necesarios para anclar la parte superior de la prótesis -el componente acetabular- a la pelvis: una llave dinamométrica.

Asimismo, un grupo de alumnos de Ingeniería en Diseño Industrial y Desarrollo del Producto inventaron una depiladora de Braun adaptada para chicas adolescentes de entre 14 y 18 años. “Teníamos que basarnos en la línea estética de Braun y averiguar más sobre el usuario”, apuntó Zuriñe Mimenza (21, Gasteiz), mostrando el prototipo al que llegó con su equipo, disponible en tres colores.

Mucho trabajo de exploración y puesta en común dio como resultado tres anteproyectos en el primer semestre. Pero no fue hasta el segundo, cuando pudieron darle forma al producto, que aporta “el primer impacto estético, y es fácil y factible para fabricarlo”, detalló su compañera, Carla Carreira (21, Galdakao). Satisfechas, tuvieron la sensación de “haber cumplido” con los requisitos. No obstante, les hubiera gustado tener más tiempo para culminar el proyecto. Aunque este equipo no cierra las puertas a hacerlo en un futuro.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902