Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

La infanta cristina se escuda en la confianza en su marido, a quien considera inocente

La hermana del rey afirma que asesores de la corona les supervisaban: “Todo lo que hacíamos estaba controlado”

Dice ignorarlo todo de Aizoon y rechaza responder las preguntas de la acusación

Viernes, 4 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:12h

La infanta Cristina responde a las preguntas de su abogado defensor. Al fondo, el resto de los acusados del ‘caso Nóos’.

La infanta Cristina responde a las preguntas de su abogado defensor. Al fondo, el resto de los acusados del ‘caso Nóos’. (Foto: Efe (tomada de un monitor de televisión))

Galería Noticia

La infanta Cristina responde a las preguntas de su abogado defensor. Al fondo, el resto de los acusados del ‘caso Nóos’.La infanta Cristina, en el banquillo de los acusados.

De por qué no hablaba de Aizoon con su marido: “En esos años nuestros hijos eran muy pequeños y estábamos muy ocupados”

De las actas de Aizoon: “Me las pasaban y por la confianza en mi marido y en sus asesores firmaba”

palma- Los juzgados de Palma de Mallorca fueron escenario ayer de una histórica imagen, la declaración como acusada del primer miembro de la familia real española en sentarse en el banquillo. Fueron 66 minutos de declaración -en los que la infanta Cristina solo contestó a las preguntas de su abogado defensor- para intentar zafarse de los ocho años de cárcel que le pide la acusación Manos Limpias como cooperadora en dos delitos fiscales cometidos por la sociedad Aizoon que tiene al 50% junto a su marido, Iñaki Urdangarin.

Tras 5 años de instrucción, 77.000 folios de documentos, decenas de interrogatorios a imputados y testigos y 13 días de declaraciones de acusados, el juicio del caso Nóos alcanzó ayer su cumbre cuando a la infanta le tembló la voz al hablar de su marido: “Confío plenamente en él”. Este juicio que ha requerido habilitar una sala especial iluminada para su perfecta transmisión televisiva es, además, la escenificación de la historia de una ilustre pareja salpicada por acusaciones de corrupción que, pase lo que pase, han cambiado su vida y la han expuesto al examen público.

Para la infanta Cristina, ese examen llegó ayer al punto culminante, que no será la sentencia, sino el momento en que tuvo que explicarse ante las tres juezas que forman el tribunal y, sobre todo, ante un país que quería escucharla, presente en la sala a través de cámaras discretas. En su declaración de 66 minutos ante el tribunal como acusada, defendió que nunca fue escudo fiscal ante Hacienda ni figuró en Aizoon para obtener beneficios tributarios.

Tras haber escuchado medio centenar de preguntas de Manos Limpias (única parte que la acusa), se defendió asegurando: “Todo lo que hacíamos estaba controlado”. Y añadió que, por su condición de miembro de la Familia Real, ella “hubiese sido sometida a mayor transparencia y quizá a mayor control por parte de la Administración”. La infanta explicó que ella y Urdangarin presentan declaraciones de Hacienda por separado. “En mi caso la hacía Federico Rubio, asesor fiscal de la Casa de Su Majestad el Rey”, precisó.

“No participé en la gestión ni en la administración de Aizoon. Tampoco realicé ningún trabajo”

La hermana del rey coincidió plenamente con el relato que había hecho antes que ella Urdangarin ante el tribunal, durante sus 16 horas de interrogatorio, al explicar que su esposa no participó en la gestión ni en la administración de Aizoon y tampoco hizo ningún trabajo para la mercantil. Además negó haber tenido jamás cuentas en paraísos fiscales, salvo la que ahora utiliza en Suiza por residir en Ginebra. Sobre la constitución de Aizoon en 2003, dijo que no tenían “ninguna prohibición” de la Casa Real para crear una empresa. Ella se asesoró previamente con el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, mientras Urdangarin lo hacía con Rubio.

La infanta aclaró que las decisiones las tomaba su marido, ella no tenía poderes en la sociedad, ni recibía sus extractos bancarios, ni tampoco usaba la tarjeta visa corporativa a su nombre (“la custodiaba él”), ni asistió a ninguna junta, aunque su rúbrica aparece en las actas: “Me las pasaban a la firma y por la confianza en mi marido y en sus asesores, la firmaba”.

La crearon “para canalizar los ingresos derivados del trabajo profesional en asesoría y consultoría” de su marido y sobre por qué ella firmó como copropietaria aseveró: “Por confianza, así me lo pidió y yo lo acepté”. Esa confianza en él fue uno de sus argumentos más repetidos, hasta el punto de que aseguró que en ese momento, años 2007 y 2008, solo se fiaba de unas pocas personas, entre ellas el asesor fiscal de su esposo, Miguel Tejeiro, al que tanto ella como Urdangarin atribuyeron todas las gestiones tributarias. Su letrado le preguntó si conoce los delitos de los que está acusado su esposo: “Sé que se le imputan esos delitos, confío plenamente en él, confío plenamente en su inocencia y estoy convencida de que ha estado bien asesorado”, respondió.

Urdangarin, se exculpó, era quien se encargaba en todo momento de las “gestiones económicas de la familia”, mientras que de sus cuatro hijos se ocupaban los dos, ella asumía la “agenda” familiar y cada uno tenía su respectivo trabajo profesional. La hermana del Rey debía asimismo, según declaró, atender un centenar de actos institucionales al año y todo ello mantenía al matrimonio muy ocupado.

De los temas de Aizoon no hablaban, dijo. “Hablábamos de otros temas”, ante lo que el abogado quiso saber por qué no le preguntaba a su marido por la empresa: “No procedía, no eran temas que me interesase hablar con él, en esos años nuestros hijos eran muy pequeños y estábamos muy ocupados”.

“Confío plenamente en él, en su inocencia y estoy convencida de que ha estado bien asesorado”

Acerca de lo admitido por su marido ante el tribunal sobre que Aizoon tenía trabajadores en nómina sin relación con la mercantil, manifestó que no sabía si la empresa tenía o no trabajadores ni que tipo de relación laboral tenían con Urdangarin o si estaban contratados. “Los seleccionábamos ambos y a partir de ahí, yo me desvinculaba”, concluyó. - Efe/E.P.

el interrogatorio


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902