Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
investidura de pedro sánchez

El show de Pablo

el líder de podemos sacude los cimientos de un debate de investidura en el que se erigió en protagonista principal

Un reportaje de I. Fradua - Jueves, 3 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

El beso con Xavier Domènech, de En Comu Podem, fue un momento muy comentado. Fotos: Efe

El beso con Xavier Domènech, de En Comu Podem, fue un momento muy comentado. Fotos: Efe

Galería Noticia

El beso con Xavier Domènech, de En Comu Podem, fue un momento muy comentado. Fotos: Efe

Algunas voces de Podemos avanzaron que el discurso de ayer de Pablo Iglesias iba a tener la contundencia por bandera. De hecho, el propio Iñigo Errejón pareció morderse los labios en la comparecencia tras el arranque del debate de investidura de Sánchez del pasado martes para dejar que fuera el número uno del partido el que lanzara las proclamas más directas. Y el líder de la formación morada cumplió el guión convirtiéndose en el protagonista de una sesión en la que supo moverse como pez en el agua ante unos portavoces de la casta que vieron condicionada su participación ante la contundencia de Iglesias. Dotado de una oratoria contrastada, y no solo por su trayectoria en los platós de televisión, gestos y escenografía se entrelazaron en unos discursos con los que capitalizó la atención mediática. Y, de paso, reforzó su posición a la izquierda con guiños a múltiples personajes y momentos de la historia reciente en el Estado.

Por momentos fue un Iglesias contra todos, repartiendo a diestra y siniestra contra PP, Ciudadanos y, especialmente, un PSOE al que ayer puso contra las cuerdas utilizando un tono vehemente, pero correcto en todo momento. Destacado fue su encontronazo por la alusión al GAL y Felipe González, que provocó que el presidente del Congreso, Patxi López -con el que incluso se tuteó-, tuviera que actuar ante unas filas socialistas que le abuchearon airadamente. También tiró de historia, cuando desempolvó sucesos oscuros de la dictadura -Salvador Puig Antich, los abogados de Atocha o los cinco obreros asesinados en Gasteiz el 3 de marzo de 1976-, se hizo con el legado de Anguita o Labordeta -diputados “dignos” de partidos “con pocos escaños pero mucha dignidad”, rememoró- o se hizo con una frase de un “inmigrante mexicano que trabajó en el Corte Inglés”, en referencia al subcomandante Marcos del EZLN. Todo ello permitió que Podemos, que logró salir del gallinero del Congreso al que inicialmente fue confinado, aglutinara el mensaje de la izquierda ante un PSOE que, por el contrario, se fajó para explicar su pacto con Ciudadanos.

No fueron las únicas referencias de Iglesias, que acuñó nuevos términos para la política como “naranja mecánica -por Ciudadanos y la caótica película de Kubrick-” y su lider, al que bautizó como “Maquiavelo Rivera”, al que también le emplazó a leer al autor italiano, ya que “si lo lee, además de a Suárez, quizá empiece a admirar a César Borgia”. La respuesta fue una sonrisa. Y aludió a Velázquez o Tip y Coll, pero la mezcolanza de personajes continuó con Manu Chao, del que tomó prestada una canción para censurar la postura del aspirante socialista de gobernar “con derecha e izquierda”. Con beso incluido a Xavier Domènech (En Comú Podem) mostrando su felicidad por el discurso de este último, Podemos volvió a dar señales de su capacidad para los gestos, tal y como lo hicieron con el bebé de Bescansa en la sesión inaugural de la legislatura. Lo hicieron evidenciando una realidad. “Aquí estamos la gente de la plaza”, incidió Iglesias por el 15-M, aquella que “rodeaba el Congreso”. Ya están dentro del edificio clave en el devenir de la política estatal. Lo están con una nueva forma de hacer política. Y también con sus gestos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902