Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

La rebelión de los republicanos frente a la previsión de los demócratas

El supermartes encumbra al republicano rebelde Donald Trump y a la oficialista demócrata Hillary Clinton

diana negre - Jueves, 3 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

El supermartes de las primarias que celebran tanto los demócratas como los republicanos ha apuntalado la privilegiada posición de Clinton y Trump.

Clinton competirá con Trump por ocupar el Despacho Oval (AFP)

Galería Noticia

El supermartes de las primarias que celebran tanto los demócratas como los republicanos ha apuntalado la privilegiada posición de Clinton y Trump.

La irrupción de Donald Trump en la campaña electoral norteamericana el pasado verano fue acogida con sorna e incredulidad, seguidas por el horror y la repulsa de grandes sectores de la población que veían en él a un payaso fanfarrón y vulgar. Ahora domina la consternación porque, en las últimas semanas, lo increíble se ha ido convirtiendo en realidad: Trump parece imparable después de ganar en siete de los once estados que celebraron elecciones primarias este martes.

Ante la creciente popularidad del multimillonario neoyorkino, no solamente sus rivales sino también figuras del partido y comentaristas de prestigiosos medios informativos le acusaron de nazi, lo compararon con Hitler, advirtieron de que es un peligro para la democracia y la constitución del país, para la supervivencia del Partido Republicano, para el comercio internacional por sus tendencias proteccionistas, además de amenazar la posición de Estados Unidos en el mundo y la paz mundial.

Pero todo esto de nada ha servido. “Me gusta la gente poco preparada”, aseguró Trump hace pocos días y está claro que es un amor correspondido y útil: el número de incultos es mayor que el de universitarios y empresarios, lo que le ha hecho immune a cualquier tipo de ataque. No le preguntan cómo cumplirá sus promesas de crear puestos de trabajo, eliminar el déficit comercial norteamericano, impedir el éxodo de las empresas a fábricas tercermundistas y expulsar a los inmigrantes ilegales a quienes acusan de mantener bajos los salarios.

El panorama en torno a Trump no ofrece grandes alternativas, porque, de todos sus rivales, el único que ha podido ganar algo hasta ahora es el senador Cruz, hacia quien las elites del país mostraban la misma o incluso más repugnancia que hacia el empresario neoyorkino.

Cruz, a pesar de su oratoria brillante y su excelente preparación jurídica, ofrece un programa semejante al de Trump cuando promete expulsar a doce millones de inmigrantes ilegales. Apela especialmente a los ultraconservadores religiosos con frecuentes citas bíblicas, pero muchos de ellos forman parte de las “clases incultas” que tanto ama Trump y da la impresión de que el Partido Republicano está abocado a una opción única, por la similitud entre Trump y Cruz, a pesar de su variedad.

Como en las anteriores primarias, el senador de Florida Marco Rubio les va pisando los talones a Cruz y a Trump pero, aunque los resultados indican que tiene su principal apoyo en las concentraciones urbanas de universitarios y profesionales, no ha conseguido ganar más que la primaria de Minessota y va camino de perder incluso en su propio estado, Florida. En Virginia, Rubio quedó tan solo tres puntos por debajo de Trump gracias a las zonas más desarrolladas en torno a Washington, pero este resultado, en vez de darle prestigio, simplemente refuerza la convicción entre las clases trabajadoras de que es un candidato de las elites.

No deja de ser curioso que un millonario de Nueva York, que despegó en su carrera gracias a los millones de su padre, sea el candidato de los pobres frente a Rubio, hijo de emigrantes que trabajaban limpiando y sirviendo en hoteles y casinos.

En la madrugada de este miércoles, aumentaban las especulaciones e incluso los llamamientos a Rubio para que se retire y permita a los republicanos arremolinarse en torno a un candidato con posibilidades de ganar a Trump, en lugar de dividir el voto entre cuatro, pues además de los dos senadores hispanos también compiten el gobernador de Ohio John Kasich y el neurocirujano retirado Ben Carson. Rubio lo rechazó, diciendo que ahora la contienda se dirige a zonas del país que le son más favorables, porque hasta ahora sus pérdidas han sido en el sur, favorables a Cruz y Trump, por su bajo nivel de vida y su fundamentalismo religioso.

Aunque el panorama de los demócratas es distinto y Hillary Clinton está en una posición muy firme en el Partido Demócrata, tampoco su rival Bernie Sanders se da por vencido porque ganó en cuatro de los once estados: Vermont, Oklahoma Massachussets y Minessota, aunque fue derrotado por Clinton estrepitosamente en siete. Sus victorias en dos estados del norte y dos del centro del país le hacen confiar en que ganará en lugares menos desfavorables. Rubio y Cruz ganarían a la ex primera dama, pero antes habrían de imponerse en las primarias.

Entre los demócratas, estas mismas encuestas indican que Clinton perdería ante Cruz o Rubio, pero Sanders se impondría a cualquier rival republicano: igual que Trump apela a las clases populares republicanas, Sanders atrae a los jóvenes y los que se han cansado de la corrección política y de las fórmulas tradicionales del Partido Demócrata y es él, a sus 74 años, quien representa el cambio.

supermartes

Clinton. Alabama, Arkansas, Georgia, Massachusetts, Tennessee, Texas, Virginia y Samoa.

Sanders. Oklahoma, Vermont, Minessota y Colorado.

Trump. Vermont, Massachusetts, Virginia, Georgia, Alabama, Arkansas y Tennessee.

Cruz. Texas, Oklahoma y Alaska.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902