Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

El acusado por la muerte de un camerunés en Irun no aclara por qué estaba su ADN en el arma

Napoleón Ali recibió dos puñaladas en una reyerta durante los carnavales de 2014

Miércoles, 2 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Un hombre observa unas flores en el paseo de Colón de Irun, en memoria de Napoleón Ali.

Galería Noticia

Un hombre observa unas flores en el paseo de Colón de Irun, en memoria de Napoleón Ali.

donostia- El acusado de matar a un ciudadano camerunés de dos puñaladas durante la celebración de los Carnavales de 2014 en Irun no dio ayer explicación alguna sobre la presencia de su ADN en el mango del cuchillo presuntamente usado en el crimen, al ser preguntado sobre este asunto por el fiscal.

La declaración del encausado, un hombre de nacionalidad dominicana que fue detenido en Francia tras el apuñalamiento, centró la atención la segunda sesión del juicio que se celebrará a lo largo de esta semana en la Audiencia de Gipuzkoa, después de que la jornada del lunes concluyera con la elección del jurado y los alegatos previos del fiscal y del abogado de la defensa ante los miembros del tribunal.

Los hechos enjuiciados, por los que el procesado se enfrenta a una petición de 17 años de prisión por parte de la Fiscalía, sucedieron la madrugada del 2 de marzo de 2014, en una zona de ocio nocturno de la localidad fronteriza próxima al paseo Colón, donde el ciudadano camerunés, de 24 años, fue acuchillado durante una reyerta en la que participaron varios compatriotas suyos y otras personas de origen latino.

En su declaración, el procesado, que por entonces tenía 29 años, explicó que aquella madrugada se encontraba en un bar de la zona cuando, sobre las 4.00 horas, una persona le advirtió de que una amiga suya se había visto envuelta en una pelea.

El inculpado precisó no obstante que, para cuando él llegó al lugar, la situación ya se había “calmado” y, cuando se dirigió a su amiga para preguntarle qué había sucedido, tres hombres de origen africano se abalanzaron sobre él y comenzaron a golpearle por lo que se defendió, empleando únicamente las manos, ya que no portaba ningún arma ni cuchillo.

El acusado se enfrenta a una petición de 17 años de prisión por parte de la Fiscalía como presunto autor de dos puñaladas mortales

Cuando todos los participantes en la reyerta se “despegaron”, los africanos “se quedaron hablando”, según dijo el encausado, mientras que él se fue adonde un amigo, porque el bar ya había cerrado, y posteriormente se dirigió a su casa, donde durmió un rato y al día siguiente hizo vida normal, porque nadie se puso en contacto con él para contarle que había un fallecido.

Posteriormente, se marchó a Francia aunque, como se desprende de su testimonio, no lo hizo huyendo de la justicia sino que era una decisión que ya había tomado previamente porque pretendía encontrar trabajo en el país vecino, donde fue detenido después por la Policía en casa de un amigo.

Además de preguntarle sin éxito sobre la presencia de su ADN en el filo del cuchillo presuntamente usado en el crimen, en otro momento del interrogatorio, el fiscal interpeló al acusado por la presencia manchas de sangre de la víctima en los pantalones que llevaba aquel día, a lo que el procesado dijo desconocer “de dónde proceden”. El abogado del acusado, dirigió el sentido de sus preguntas a intentar acreditar que la riña que se produjo aquella madrugada fue “tumultuaria”, lo que dejaría abierta la posibilidad de que cualquier otra persona distinta a su cliente fuera la autora de las puñaladas.

Asimismo, el defensor exploró la posibilidad de conseguir una atenuante al preguntar si aquella noche había ingerido alcohol a su cliente, quien respondió que se tomó cuatro botellas de güisqui junto a otra persona.

Además del imputado, en la sesión celebrada ayer declararon varios policías que recordaron cómo aquella noche vieron a la víctima mientras huía del lugar aferrándose el abdomen, aunque lo confundieron con una persona ebria en plena celebración de los carnavales. Estos ertzainas localizaron asimismo un cuchillo en el suelo, tras seguir el reguero de sangre que la víctima dejó tras de si en su huida.

Otro grupo de agentes explicó que tras los hechos varias personas identificaron sin ningún tipo de dudas al acusado en una rueda de reconocimiento fotográfico.

El juicio se reanudará hoy. - Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902