Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Una banda musical innovadora y una tesis sobre Bernaola, premios UPV-Orfeón

La EMKE de Errenteria y el investigador asturiano Daniel Moro recibirán los galardones el día 11 en Donostia

Juan G. Andrés - Miércoles, 2 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

El investigador, Daniel Moro.

El investigador, Daniel Moro.

Galería Noticia

El investigador, Daniel Moro.La Banda de Música de Errenteria, en una imagen reciente.

Donostia- La Banda de Música de Errenteria y el investigador asturiano Daniel Moro, autor de una tesis doctoral sobre Carmelo Bernaola, son los ganadores de la décimo quinta edición del premio UPV/EHU-Orfeón Donostiarra, cuyo jurado también decidió entregar un accésit a la vizcaina Mercedes Albaina por su tesis Ocio formativo musical. Los galardones, creados para “reconocer la trayectoria profesional en la creación musical e incentivar la investigación”, se entregarán en un acto académico que se celebrará el 11 de mazo en el Auditorio del centro Ignacio María Barriola.

contra “ciertos clichés”El jurado ha distinguido “por su labor y trayectoria destacada en el mundo musical” a la Banda de Música de Errenteria (EMKE), una de las agrupaciones más antiguas de Euskal Herria. Fundada en 1864, está estructurada como un grupo de viento y percusión no sinfónico de unos 58 componentes que ofrecen una media de 20 actuaciones al año bajo la dirección de Carlos Rodríguez Albistur y Alain Ayerdi Gurpegi. Posee un repertorio de estilos diversos que, por supuesto, pasan por el folklore vasco, los pasodobles y las marchas, entre otros ritmos. “Para saber a dónde vas, no puedes olvidar de dónde vienes y nosotros seguiremos ofreciendo conciertos los domingos en el kiosco del pueblo”, dice a este periódico Josu Mitxelena, presidente de la banda desde 1998.

Sin embargo, hace algunos años que la agrupación de Errenteria decidió apostar por la innovación. “Luchamos por quitarnos de encima ciertos clichés y lo cierto es que las bandas de música han evolucionado mucho, especialmente en las dos últimas décadas. Hay compositores nuevos que escriben directamente para banda y tenemos repertorio propio, muy contemporáneo”, aseguró Mitxelena, que también destaca los acercamientos de la EMKE a las big band de jazz, a experiencias teatrales y rockeras o a la música para cine. Así, han tocado en la Quincena Musical, Burdeos, Oporto y París, entre otros escenarios importantes, y han compartido escenario con grupos como Oskorri.

Entre sus citas más inminentes destaca la del próximo día 19 en la parroquia de Fátima (20.30 horas), donde celebrarán el concierto de solistas de la agrupación. “Allí tocarán tres intérpretes de flauta, trompa y fliscorno para demostrar que la banda no son solo esos músicos tan divertidos que vemos en las fiestas patronales, sino gente con mucho más nivel del que algunos piensan y que en unos años podrían acabar en alguna orquesta sinfónica”, advirtió Mitxelena, que también aludió al concierto del 31 de julio en la plaza del Ayuntamiento, donde tocarán junto a Landarbaso Abesbatza en la celebración de su 25º aniversario.

Para este año también preparan una nueva colaboración con la banda de música folk Korrontzi y un “pequeño homenaje” a los Beatles, cuyos temas orquestarán para banda. En 2017, prevén crear un espectáculo que “fundirá música y el patrimonio arquitectónico” de Errenteria: “La idea es ofrecer una nueva cara del casco histórico ofreciendo conciertos con música cercana a ciertos espacios arquitectónicos que reconvertiremos con luz”.

Mitxelena consideró que recibir el premio es un “orgullo tremendo” que llega dos años después de la celebración del 150º aniversario, que supuso “un punto de inflexión en el funcionamiento interno y el nivel de exigencia”. “Estos premios ayudan a que ese camino se consolide”, dijo el presidente de una banda que desde 1952 ha actuado en varias ocasiones con el Orfeón, la última de ellas en la medianoche del pasado 20 de enero durante la Tamborrada que sirvió para inaugurar Donostia 2016.

La “cocina” de BernaolaDaniel Moro (Oviedo, 1983), es doctor en Musicología por la Universidad de su ciudad natal y titulado en grado superior de piano por el Conservatorio Superior de Música del Principado de Asturias. En julio del año pasado obtuvo la calificación de sobresaliente cum laudepor la tesis El compositor Carmelo Bernaola (1929-2002). Contextualización y análisis de su obra en la vanguardia musical española. Según declaró ayer a este diario, su trabajo pretende cubrir las “muchas lagunas” existentes en torno al compositor vizcaino, especialmente en tres aspectos no muy divulgados: “El contexto y la relación con otros autores de su generación, su música religiosa y el análisis transversal de su obra a partir de sus textos manuscritos y los borradores de las partituras, es decir, cubrir la cocina de su composición”.

Hay otros estudios sobre Bernaola y Moro ha utilizado alguno como fuente, aunque a su juicio, no son trabajos “en profundidad, sino biografías al uso”. En cambio, él ha procurado analizar “de forma técnica y definida” la obra del compositor con el propósito de “incentivar la inclusión de su música en la programación de las principales orquestas españolas”. Según lamenta, en España “no se le interpreta lo suficiente”, al menos no tanto como a otros miembros de la Generación del 51como Cristóbal Halffter o Luis de Pablo. “En Asturias, que es lo que mejor conozco, prácticamente no se escucha a Bernaola. Creo que la última vez que se le programó fue en los años 80”, afirma sin saber si atribuir este hecho al “desconocimiento”.

La tesis estudia el desarrollo de las vanguardias musicales en España y la adaptación que Bernaola realizó de corrientes como el dodecafonismo, el serialismo o la música abierta. Además de profundizar en su sistema compositivo, aborda el concepto de identidad en su música y retrata su propia personalidad. En lo referido a su obra religiosa, “corpus poco conocido en el catálogo del compositor”, se acerca a su concepción de los modelos de la música sacra y su aplicación en distintas cantatas como Las siete últimas palabras de Jesús en la cruz (1984) o Euzkadi (1995). “El análisis de estas y otras partituras vocales -en algunos casos inéditas- permitirá la elaboración de futuras ediciones críticas para su inclusión en las programaciones del Orfeón Donostiarra”, asegura el autor de la tesis, que considera que esta “no debe quedarse en algo erudito solo para el público especializado”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902