Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

Los desprendimientos en las carreteras han costado siete millones de euros en cuatro años

Gipuzkoa cuenta con 15.000 anclajes en su red viaria y 250 zonas de control para prevenir derrumbes, pero los técnicos recuerdan que “el riesgo cero no existe”

La Diputación destina 371.000 euros en 2016 al seguimiento de puntos de riesgo

Mikel Mujika - Sábado, 27 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Trabajos de estabilización de un acantilado en lo alto de la N-634, entre Getaria y Zarautz, en 2015.

Galería Noticia

Trabajos de estabilización de un acantilado en lo alto de la N-634, entre Getaria y Zarautz, en 2015.

Cuando la tierra cede

Abierto un carril en la GI-3452. Ayer por la mañana se abrió al tráfico un carril de la GI-3452 que une los barrios de Ventas y Olaberria en Irun. Esta vía quedó intransitable tras las intensas lluvias registradas hace dos semanas y ayer, de modo provisional y hasta que comiencen las obras de estabilización de la carretera, la Diputación abrió un carril. El Gobierno foral aconseja precaución al circular por esta zona, puesto que la solución es provisional.

Tecnología. La Diputación tiene instalados en la red viaria 140 inclinómetros, 22 extensómetros, 37 tensiómetros y centenares de células de carga que miden la presión de los anclajes que sujetan las estructuras de contención.

los 12 meses del año

La directora de Carreteras de la Diputación de Gipuzkoa, Silvia Pérez, asegura que la N-634, sobre todo el tramo entre Zarautz y Getaria, es la que más actuaciones requiere y absorbe buena parte de los recursos de la Diputación.

casos desde 2012

32

Las carreteras guipuzcoanas han sufrido en los últimos cuatro años, desde 2012 hasta 2015, 32 desprendimientos importantes que han requerido de un proyecto y una licitación, aunque a menudo se producen otros muchos corrimientos más pequeños que solventan los equipos de mantenimiento dentro del servicio habitual que prestan. De esos 32 desprendimientos, 14 se produjeron en 2013, un año negro en este sentido, en el que se emplearon 3,3 millones de euros para la reparación de las zonas afectadas. En 2012 fueron seis desprendimientos que costaron 700.000 euros;otros tantos en 2014 por un millón de euros y el pasado 2015 se gastaron otros 1,3 millones en seis casos importantes y otros 700.000 euros en incidentes de menor envergadura.

zonas de riesgo

Carreteras con más problemas

N-634 Zarautz-Getaria

N-I Etzegarate

GI-638 Deba-Mutriku

GI-2637 Otzaurte, Zegama

GI-3361 Faro de Higer, Hondarribia

Donostia- El control de las zonas de riesgo de desprendimiento en las carreteras guipuzcoanas es constante. Es una labor oscura, silenciosa, pero que absorbe muchos recursos del Departamento de Infraestructuras Viarias de la Diputación de Gipuzkoa a lo largo de todo el año. De hecho, la red viaria cuenta con 15.000 anclajes y 250 puntos de control que incluyen inclinómetros, extensómetros, tensiómetros y células de carga que advierten periódicamente a los técnicos de los movimientos de tierra, por leves que sean. Aún así, Gipuzkoa, un territorio propenso a los desprendimientos, ha registrado en los últimos cuatro años 32 casos importantes en sus carreteras. La factura se elevó a siete millones de euros.

Las primeras lluvias de 2016, aunque escasas, han provocado ya algunos incidentes en la red viaria guipuzcoana. Los técnicos y responsables del Departamento de Infraestructuras Viarias coinciden en que es algo inevitable, pese a la cantidad de medidas de prevención que se vienen adoptando desde hace años.

“Las características del territorio, la orografía que tenemos con valles en uve, con los ríos que son el centro del valle y muchas infraestructuras y núcleos poblados” condicionan sobremanera el día a día de los guipuzcoanos, según explican desde la Diputación. “A medida que van creciendo las poblaciones, las carreteras se van desplazando también hacia las laderas, con lo cual las obras de carreteras que se han hecho en los últimos años han requerido grandes movimientos de tierras, grandes viaductos, túneles, y eso al final hace de Gipuzkoa un territorio complejo y con riesgos”, admite la Jefa del Servicio foral de Supervisión de Proyectos y Obras, Susana Luzuriaga.

obras “punteras” desde los 70Según explica Luzuriaga, el “tema geotécnico y geológico se tiene en cuenta desde hace mucho tiempo en Gipuzkoa”. Buen ejemplo de ello es la construcción de la AP-8 entre Bilbao e Irun, que comenzó en 1968 y a principios de los 70 fue “una obra muy puntera”, dice. Y también el origen de las grandes obras de ingeniería en Euskadi. Asimismo, en aquella época se construyó el terraplén de Istiña, en Deba, de 50 metros de altura, obra que “fue reconocida por las dificultades que supuso su ejecución, por la altura, el terraplén inclinado, etcétera”, añade Luzuriaga.

También a principios de los 70 el desdoblamiento de la N-I hasta Tolosa y la variante de Donostia, con varios túneles, contaron con la presencia de geólogos e ingenieros que diseñaron y ejecutaron unos trazados “que no han dado grandes problemas desde entonces”, recuerda.

“El de los desprendimientos es un tema del que estamos muy pendiente y nos preocupa mucho. Se hace un seguimiento importante durante todo el año y en toda la red viaria tenemos unos 15.000 anclajes”, explica, por su parte, la directora de Carreteras, Silvia Pérez.

El despliegue técnico y de control es importante en la red viaria. En total, añade Pérez, en Gipuzkoa “tenemos 250 zonas de las que hacemos seguimiento instrumentado. Estos anclajes son las que apuntalan los taludes, acantilados, terraplenes, muros de contención y también túneles”.

Pero fuera de estas estructuras, también se utilizan otro tipo de instrumentación, como inclinómetros. Hay 140 repartidos por las principales zonas de la red principal de carreteras y controlan los movimientos que se puedan producir en el terreno y la frecuencia de desplazamiento de la tierra. La asiduidad de las mediciones se realiza en función de la zona de riesgo pluviométrica y la preferencia de la carretera. Se tratan de desplazamientos mínimos en torno a los 0,5 milímetros al mes. “Movimientos pequeños y controlados -explica Luzuriaga-, que nos ayudan a planificar las acciones preventivas a realizar en cada zona”.

También hay otros 22 extensómetros repartidos a lo largo del territorio, para controlar movimientos más grandes, y 37 presiómetros, además de cientos de células de carga que miden la presión de buena parte de los 15.000 anclajes que sujetan decenas de estructuras de contención de las carreteras guipuzcoanas. El objetivo, según dice la directora de Carreteras, es que el número de células de carga alcancen el 5% del total de anclajes, es decir, unos 750, que estarían repartidos en “las zonas más representativas para tener controladas las distintas zonas del talud”.

planificar sí;predecir noSolo el seguimiento de estos puntos de riesgo geotécnico cuenta para 2016 con un presupuesto de 371.745 euros. Un presupuesto destinado solo para las labores de ingeniería, al margen de la ejecución de obras.

Pero, ¿ni aún así se pueden predecir los desprendimientos? La respuesta es contundente. “No. No se puede”, coinciden la directora de Carreteras y la jefa de Supervisión de Obras y Proyectos. Ni siquiera en 2013, un año en que Gipuzkoa registró desprendimientos de gran magnitud, es posible con toda esta tecnología predecir con fiabilidad lo que puede pasar. Solo “te ayuda a planificar las labores de estabilización, pero hay ciertos taludes que no te dan avisos”, explica Silvia Pérez. “Además, tenemos muchas kilómetros en redes secundarios de carreteras que no tenemos tan controladas y dan problemas. En los últimos tres años, en la carretera de Gaztelu, en Mártires, en Urrategi ha habido varios desprendimientos. Se hacen inspecciones visuales pero no están instrumentadas y ahí solo contamos con las inspecciones visuales”, concluye Pérez.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902