Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

“De niño tocaba el piano casi todo el día, me parecía un modo normal de vivir”

Lang Lang, uno de los grandes pianistas del mundo, ofrece un recital este domingo en Bilbao de la mano de la BOS

Maite Redondo - Viernes, 26 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:14h

Lang Lang

Galería Noticia

Lang Lang

“La música es muy valiosa para el planeta, contribuye a formar el mundo interior de las personas” “¿Si soñé en alguna ocasión estar donde estoy? Llegó naturalmente, lo he disfrutado”

bilbao- En 2003, Lang Lang, por entonces un prometedor pianista chino, dejó boquiabierto al público bilbaino al interpretar con toda su energía el Tercerode Rachmaninov en el Palacio Euskalduna. Desde entonces, se ha convertido en el mayor fenómeno pianístico de todos los tiempos, inspirador de 40 millones de niños en China que deciden estudiar el piano, motivados por su ejemplo.

El nombre de Lang Lang significa brillante, hombre educado. Toda una premonición porque este joven músico (Shenyang, 1982) arrastra multitudes donde quiera que va. Transformado en una especie de pop starplanetaria, ha desarrollado una carrera meteórica en las salas de conciertos de todo el mundo y se ha convertido en una de las personas más influyentes del planeta. Fue elegido para tocar en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos en Beijing, vista por más de 5.000 millones de personas, entre otros importantes eventos a nivel mundial.

Este domingo día 28 se volverá a subir al escenario del Palacio Euskalduna para ofrecer un recital extraordinario, de la mano de la Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS), en un auditorio en el que se siente “cómodo trabajando y con ilusión”. Y para ello, ha elegido un programa muy especial: los trascendentales cuatro scherzosde Chopin, el Concerto italiano de Bach y Las estaciones de Tchaikovsky. “Amo estas piezas desde que era muy joven. Y además, quería tocar diferentes estilos de obras para el público de Bilbao”, explica a este periódico.

IniciosParece que Lang Lang hubiera estado destinado a ser un pianista de éxito desde antes de su nacimiento. Su madre ya le tocaba música clásica cuando estaba embarazada. Cuando tenía tres años comenzó sus lecciones de piano y decidió que la música clásica era divertida cuando escuchó la Rapsodia Húngara Nº 2, de Liszt, en unos dibujos animados de Tom &Jerry. Cuando apenas alcanzaba los pedales del piano con su pies, ya tocaba a Mozart. “Naturalmente amé la música desde muy niño, desde entonces, ya quise convertirme en pianista”, explica. ¿Y por qué esta pasión por el piano? “Era mi instrumento favorito desde el principio, en China empezó a ser popular en la década de los 80”, responde.

A los cinco años ofreció su primer recital público y ganó el concurso de piano de su ciudad, Shenyang. “¿Qué recuerdo de esos momentos? Estaba muy nervioso por tener que actuar en público”, asegura Lang Lang. Las escasas perspectivas que ofrecía la Revolución Cultural frustró las aspiraciones de sus padres con vocación musical, que acabaron depositando todos sus sueños en su hijo. A los nueve años, su padre abandonó su trabajo de policía y se fue a vivir con su hijo a Beijing, para preparar su entrada en el prestigioso conservatorio de la ciudad. “Desde niño tocaba el piano todos los días, amaba la música, me parecía una forma natural de vivir. Cuando me trasladé a Beijing para preparar mi entrada en el conservatorio, practicaba casi ocho horas diarias”.

No fue una infancia fácil para Lang Lang, sin amigos, sin su madre, que se había tenido que quedar atrás, en su pueblo;sin dinero... “Fueron tiempos muy difíciles, pero yo era joven, así que no lo pasé tan mal como mi padre”, recuerda.

Aunque Lang Lang prefiere no entrar en esta entrevista en este episodio, en su libro Journey of a Thousand Miles(Un viaje de miles de kilómetros), cuenta su relación con su padre exigente y perfeccionista, que le repetía constantemente que tenía que ser el número uno. Sin embargo, era también el mismo padre que se levantaba a las cinco de la mañana para ocupar el baño comunitario y evitar que su hijo, al despertarse, hiciera cola y quien tocaba con él su erhu, el violín chino.

Preguntado si cree que era necesaria tanta presión o piensa que podría haber llegado a donde está por otro camino, Lang Lang no lo duda: “Mi padre es una de las personas más importantes en mi carrera. Ahora, creo que ese fue el mejor camino que puedo imaginar”. Lang Lang agradece a su progenitor su determinación por convertirlo en pianista, mientras confiesa que, a pesar de la fuerte disciplina, “nunca estuve tentado de abandonar mis estudios”.

EstrellatoA los quince años dejó su país y se trasladó a Estados Unidos para estudiar en el prestigioso Curtis Institut. La oportunidad que le lanzó al estrellato y que le convirtió en una joven promesa llegó con 17 años casi por casualidad. Sustituyó a André Watts en el Concierto para piano n° 1 de Tchaikovsky, frente a la Sinfónica de Chicago en 1999. Nacía el fenómeno Lang Lang.

El pianista vive entre Nueva York, Europa y China -está prácticamente todo el tiempo de viaje- ofrece más de cien conciertos al año y su nombre es una marca registrada, una firma que está protegida por la ley china. “¿Si soñé en alguna ocasión estar donde estoy? Llegó naturalmente, lo he disfrutado”, explica Lang Lang, que ha revolucionado también la accesibilidad a la gran música por medio de las nuevas tecnologías. No hay duda de que no es un concertista clásico al uso. Le gusta el rock and roll, lo que le llevó a tocar con la banda Metallica. Los amos del metal interpretaron su clásico Onecon el pianista en la gala de los Premios Grammy, que tuvo lugar en el Staples Center de Los Ángeles en 2014. “Me gusta mucho el rock. Disfruté muchísimo tocando con ellos”, confiesa Lang Lang.

La filosofía zen asegura que en la vida hay que ir peldaño a peldaño. ¿Y cuál es el siguiente paso para Lang Lang? “Voy a dedicar más tiempo a mis proyectos educacionales, incluidas mis escuelas de música y la Fundación musical Lang Lang”. El intérprete ha fundado su propia fundación, dedicada a inspirar a los jóvenes músicos y a recaudar dinero para ayuda humanitaria. Lang Lang quiere enriquecer las vidas de los niños de todo el mundo a través de la música.

Además, en la actualidad se ha convertido en un ídolo para millones de niños que estudian en su país natal. “ Me encanta ver cómo hay tanta gente estudiando piano y estoy contento de poder contribuir con mi experiencia. ¿Qué consejos les daría? Que estudien con un buen profesor y que practiquen muy duro”, insiste.

El joven pianista es también un defensor de los niños, a través de Unicef, el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas y desde 2013 como Mensajero de la Paz de la Unesco. “Me gusta hacer lo que pueda por la paz en el mundo”, señala. Está convencido de que la música es muy valiosa para el planeta: “Contribuye a formar el mundo interior de las personas”.

En corto

Domingo 28. El pianista Lang Lang regresa una vez más a la capital vizcaina para ofrecer un recital extraordinario en el auditorio del Palacio Euskalduna dentro de la temporada de la Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS) este domingo a partir de las 19.30 horas.

Programa. Interpretará para el público las cuatro scherzos de Chopin, el Concierto italiano de Bach y Las estacionesde Tchaikovsky.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902