Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

La Diputación prevé concluir las obras de Deskarga para finales de 2018

El último tramo de la GI-632 tendrá un coste de 33 millones y un plazo de ejecución de 24 meses
El proyecto se licitará en verano y los trabajos comenzarán antes de que acabe el año

Iraitz Astarloa Javi Colmenero - Jueves, 25 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Tras seis meses de trabajos y 2,1 millones de presupuesto, el talud se ha estabilizado, como puede verse en esta imagen tomada ayer.

Galería Noticia

Tras seis meses de trabajos y 2,1 millones de presupuesto, el talud se ha estabilizado, como puede verse en esta imagen tomada ayer.

“Al completar este tramo cualquier pueblo tendrá una vía de alta capacidad a menos de 15 kilómetros “Esta obra va a suponer un sacrificio económico, pero es un gran avance para Gipuzkoa”

bergara- La conclusión de la denominada Rotonda de Gipuzkoa avanza a buen ritmo. Según los datos que maneja la Diputación, las obras del tramo entre Antzuola y Bergara de la GI-632 (Beasain-Durango), conocida como autovía de Deskarga, comenzarán a ejecutarse antes de que finalice el año, con lo que esperan que esta vía esté abierta para finales de 2018. De esta forma, se pondrá fin a más de veinte años de trabajos marcados por innumerables contratiempos logísticos que han obligado a la redacción de diferentes proyectos. Ello ha disparado el coste de la operación. La Diputación estima que el nuevo proyecto costará 33 millones de euros, a los hay que sumar los 41 que se pagaron en la legislatura anterior, lo que da como resultado más 70 millones de euros gastados en un tramo de 4,2 kilómetros. No obstante, una vez concluido, “cualquier pueblo del territorio tendrá a menos de 15 kilómetros una carretera de alta capacidad”, lo que favorecerá la “movilidad y el equilibrio territorial”, destacaron ayer desde el Gobierno foral.

“Se trata de un proyecto estratégico y una de nuestras prioridades para esta legislatura”, volvió a reiterar ayer el diputado general, Markel Olano, quien acompañó a la diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, en la reunión informativa que la Diputación mantuvo con los alcaldes de Bergara y Antzuola, Elena Lete y Beñardo Kortabarria, respectivamente, así como en la posterior comparecencia ante los medios de comunicación.

Según informó Oiarbide, actualmente se está trabajando en la redacción del proyecto del tramo de 4,2 kilómetros que separa ambos municipios, una tarea que la Diputación espera tener concluida en abril. De esta forma, para verano, se pondrá en marcha un proceso de licitación que permitirá adjudicar el proyecto y dar comienzo a las obras antes de que concluya el año.

Respetar estos plazos resulta vital para que la Rotonda de Gipuzkoa, uno de los proyectos estratégicos destacados por el Ejecutivo de Markel Olano en su Plan de Gestión, se complete antes de que termine la legislatura. Según avanzó Oiarbide, “el tiempo de ejecución no superará los 24 meses” y el precio del proyecto será de “32 o 33 millones de euros”, si bien hasta el momento de la licitación no podrá saberse con exactitud.

Tal y como advirtió Olano, el Gobierno foral deberá hacer “un gran esfuerzo económico” en los presupuestos forales de 2017 y también, aunque “en menor medida”, de 2018, si bien se mostró “orgulloso” del “avance” que esta obra va a suponer para Gipuzkoa, donde todas las comarcas quedarán interconectadas por vías de alta capacidad.

Reparación del taludEl primer paso para la conclusión de este proyecto corresponde a la reparación del talud desprendido entre estos dos municipios de Debabarrena.

Aunque la caída de la pared se produjo en julio de 2014, el anterior Ejecutivo no actuó en él, por lo que no fue hasta el pasado agosto cuando las excavadoras empezaron a trabajar en el lugar. Desde entonces, se han invertido 2,2 millones de euros para la retirada del material desprendido, el retaluzado y la estabilización de la zona del talud, así como del área contigua. Además, se ha construido un “importante contrafuerte de escollera” en la parte inferior del talud y se ha reforzado con “potentes anclajes” en la parte superior. Todos estos trabajos se han “concluido en plazo y dentro del presupuesto”, remarcó la responsable de Infraestructuras Viarias.

Oiarbide aseveró que estas obras han sido “prioritarias” para su departamento, ya que la inestable situación de la pared “ponía en serio peligro” a los usuarios de esta carretera. “Afortunadamente, ya no existe ese peligro”, indicó la diputada, que además, destacó las virtudes del proyecto ejecutado. “Cuando se desplomó el talud se tuvo que cambiar el trazado y encontrar un nuevo emplazamiento para el tercer ramal. Además, queríamos conservar la posibilidad de que en un futuro se pudiera completar el desdoblamiento hasta la AP-1 (Eibar-Vitoria). Los parámetros de diseño también han sido importantes y, por supuesto, debía ser una solución competitiva económicamente. En el proyecto que estamos redactando también se mejora la GI-632, suavizándose las curvas para que la seguridad sea mayor”, explicó.

Paralización y disparo del costeAsí, parece que comienza a verse luz en el túnel que ha supuesto la construcción de la autovía de Deskarga, tras años de complicaciones y retrasos.

Los problemas en esta obra se precipitaron en octubre de 2014, cuando este periódico avanzó que el Departamento de Infraestructuras Viarias, que entonces dirigía Larraitz Ugarte, paralizaba el 70% de las obras durante cuatro meses sin ofrecer explicación alguna. No fue hasta febrero del año siguiente cuando Ugarte anunció que su departamento rompía el contrato adjudicado a la UTE Lapatza debido a que “las modificaciones necesarias que requería el proyecto superarían el 10% del desvío que permite la Ley de Contratos Públicos”.

Ya entonces, el sindicato ELA denunció que el precio de adjudicación de la obra partía de una rebaja del 37% sobre el precio de licitación (48,4 millones en vez de los 68 licitados), dejando ver que en esta disminución estaba el origen del incumplimiento de las normas de seguridad de la obra, que se cobraron la vida de una persona en septiembre de 2013.

De esta forma, la legislatura de Martin Garitano concluyó con la apertura de un tramo de 2,7 kilómetros que incluye el túnel de Deskarga, mientras que el resto de las obras quedaron suspendidas hasta la nueva readjudicación, que se producirá ahora.

las claves

70

Millones. Es el coste final de este tramo. Pese a que la Diputación estima la adjudicación en 33 millones, a estos hay que sumar los 41 que el Ejecutivo de Bildu gastó en unas obras que no concluyó.

Suspensión del proyecto. Según la anterior responsable de Infraestructuras Viarias, Larraitz Ugarte, las modificaciones en el anterior contrato obligaban al Gobierno foral a aceptar un sobrecoste inasumible, por lo que en febrero de 2015, su departamento decidió suspender el contrato adjudicado a la UTE Lapatza. La constructora acabó cobrando 41 millones por los trabajos realizados en la zona (35 correspondientes a las obras propiamente dichas y 6 adicionales que la Diputación abonó para evitar que la suspensión del contrato fuera llevada a los tribunales).


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902