Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

El PSOE diluye su ‘tercera vía’ para Catalunya

El pacto con Ciudadanos pide aclarar el reparto de competencias, pero su único guiño para el independentismo es la reforma del Senado y, además, rechaza frontalmente un referéndum

Míriam Vázquez - Jueves, 25 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:10h

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d) conversa con el vicepresidente Oriol Junqueras (i) , durante la primera sesión de control al nuevo gobierno catalán que se celebra en el Parlament.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d) conversa con el vicepresidente Oriol Junqueras (i). (EFE)

Galería Noticia

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (d) conversa con el vicepresidente Oriol Junqueras (i) , durante la primera sesión de control al nuevo gobierno catalán que se celebra en el Parlament.

Donostia- Desde que estalló el proceso independentista catalán, los socialistas han tratado de presentarse como una vía intermedia para resolver el contencioso frente al inmovilismo del presidente Mariano Rajoy, que se limitaría a acudir a los tribunales para intentar detener el desafío. Una tercera vía en forma de reforma federal de la Constitución para mejorar el encaje de los catalanes en el Estado y que no deseen la independencia, aunque también valdría para los vascos. Se apuntó una mejora de la financiación y el blindaje del catalán en las escuelas, aunque la iniciativa ha sufrido varios vaivenes y sus contenidos nunca han llegado a estar claros. En el pacto suscrito ayer por PSOE y Ciudadanos para la investidura de Pedro Sánchez, se cita una sola vez la reforma federal, sin demasiado desarrollo, y sin vincularla en ningún momento a Catalunya, que no aparece citada ni una sola vez. El único gesto es la reforma del Senado para que verdaderamente sea una institución territorial, un punto que los soberanistas catalanes ya vieron en su momento del todo insuficiente. Para más señas, la reforma depende del aval del PP. Además, si en las últimas jornadas PSOE y Ciudadanos habían anunciado su compromiso con la unidad de España para referirse indirectamente a su negativa a convocar un referéndum independentista, en el texto de ayer el rechazo a la consulta figura tajante con todas las letras.

PSOE y Ciudadanos proponen que el Senado se centre en debatir la financiación autonómica, los planes estatales de infraestructuras o unos niveles comunes en los servicios públicos. Tendrá como máximo cien senadores. No se menciona su traslado a Barcelona, una de las propuestas más simbólicas del socialismo. En cuanto a la revisión del título octavo de la Constitución, piden incorporar el nombre de las comunidades, garantizar la “igualdad de trato de todos los españoles”, fijar los principios de la financiación, aclarar las competencias del Estado y los territorios y, de manera críptica, “la incidencia en las mismas de los hechos diferenciales reconocidos en la Constitución”.

Nada que seduzca a Catalunya, que además recibe un jarro de agua fría en los últimos párrafos, donde los firmantes acuerdan “oponerse a todo intento de convocar un referéndum con el objetivo de impulsar la autodeterminación de cualquier territorio de España”. Además, si no prosperara la reforma del Senado, directamente pedirían su eliminación.

El acuerdo parece concebido para la abstención del PP y está muy lejos de las exigencias de Podemos, que pedía un referéndum. Esa exposición ambigua parece una consecuencia inmediata del pacto con Ciudadanos, una formación muy centralista que aboga por la máxima igualdad entre territorios, aunque en esas circunstancias puede considerarse un logro que la alusión al federalismo haya sobrevivido en el texto. Están por ver las fricciones que podrían surgir en el futuro entre los socios si Sánchez llegara a gobernar y a plantear la tercera vía. Esa redacción abierta evita que se interprete el documento como una cesión al independentismo catalán, a quien Sánchez no quiere pedir ni su abstención para que la derecha mediática española no deslegitime su alternativa de gobierno. Las presiones centralistas le llegan incluso desde las federaciones extremeña o andaluza de su propio partido.

reformaEl pacto menciona el cambio constitucional pero recurre a paños calientes, matizando que se apuesta por una reforma “parcial” y que no se pretende “abrir un proceso constituyente sino mantener los principios e instituciones esenciales”. Es más, la reforma federal no es tampoco una prioridad dentro de la modificación constitucional, de carácter más amplio, que contempla blindar los derechos sociales, suprimir la preferencia del varón en la sucesión de la Corona, revisar el sistema electoral e incorporar alusiones a la Unión Europea. En cuanto al modelo territorial, se plantea la reforma como una consecuencia natural de que esa cuestión no quedara cerrada en 1978. Se apuesta por actualizar el modelo “para mejorar la convivencia”.

reacción del govern

Sin comentarios. El vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, acogió sin “sorpresa” el acuerdo de legislatura entre PSOE y Ciudadanos que, entre otras cuestiones, se opone a convocar un referéndum de autodeterminación. “Ninguna sorpresa”, zanjó, aunque en tono irónico admitió que no podía aportar ninguna “interpretación innovadora” sobre el “cálculo aritmético” de la investidura, en alusión a que PSOE y C’s no suman suficiente.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902