Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Raphael Cantante

“Es un milagro que un artista guste a cinco generaciones seguidas”

Raphael regresa mañana al Auditorio Kursaal (21.00 horas) acompañado por la Orquesta Sinfónica de Bilbao para repasar sus éxitos en clave sinfónica

Carlos González - Miércoles, 24 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Raphael.

Raphael.

Galería Noticia

Raphael.

Donostia- La gira Raphael sinphónicocelebra los 55 años del artista sobre los escenarios y llega en un momento de aguda crisis para el sector musical que a él parece no afectarle.

¿Es este su do de pecho?

-Bueno, es cumplir un sueño de toda la vida. A lo largo de mi trayectoria he tenido la suerte de cantar con orquestas sinfónicas varias veces, pero siempre han sido cosas puntuales. Pero tenía el anhelo de hacer una gira mundial, como estoy haciendo ahora, con orquesta sinfónica. Quería hacerlo con las agrupaciones de cada ciudad o, cuando una localidad no tuviera su orquesta, con una formación cercana. El público está saliendo entusiasmado. Era el momento de hacerlo.

¿En qué sentido?

-Cuando tienes 25 años, este tipo de cosas no cuadran bien. Hay que hacerlas cuando ya tienes mucho escenario detrás. Hombre, cuando tienes mucha experiencia, normalmente no te acompañan las facultades. Pero a mí no me ha ocurrido eso: tengo la suerte de estar muy en forma, con mucha fuerza, con mucha ilusión y pasión por las cosas. Así que aquí tienes a un chico de 30 con la visión y el aprendizaje de muchísimos años.

Mañana actúa en Donostia, pasado en Vitoria y el sábado en Bilbao. Muchos músicos más jóvenes que usted que ya no hacen tres fechas seguidas ni por asomo...

-Eso depende de las facultades de cada uno. Yo estoy muy acostumbrado a hacer giras muy largas, a estar en Madrid actuando un mes seguido.

Pero quizá tiene algo que ver también el carácter, el ser un poco, si me lo permite, ‘echao p’alante’.

-También, no te lo discuto. Tiene que ver eso y la ilusión que tienes por las cosas. Hay gente que se cansa y no es que se retire de la música, pero hay quien llega a un punto en el que está aburrido. Cada persona es de una manera. En mi caso, cada día que pasa tengo más ganas e ilusión por hacer cosas importantes para devolverle al público todo lo que me ha dado. Quiero demostrarles a los espectadores que acertaron al confiar en mí en su día.

En sus actuaciones hay espectadores de 70, 50, 40, 20... ¿Cómo atrapar a personas de tan distintas generaciones?

-La verdad es que se han dejado atrapar muy bien. (Risas) No sé, sobre todo con los más jóvenes tengo la sensación de que igual han sido atrapados por sus padres, aunque cuando digo esto mucha gente se enfada porque me dice: “No, yo he venido a verte porque me gustas, no porque me haya obligado nadie”. Pero no me preguntes la razón por la que pasa eso, por la que personas de edades tan distintas acuden a mis conciertos y me siguen. Se ha producido un milagro. Es así, es un milagro que un artista guste a cinco generaciones seguidas.

Volviendo a ‘Raphael Sinphónico’, ¿fue muy complicado seleccionar las canciones que se iban a adaptar y realizar el proceso de arreglos?

-Sí, pero ese problema de seleccionar el repertorio lo tengo cada vez que me planteo un nuevo concierto. ¿Qué dejo atrás? La respuesta es muy complicada porque tengo la inmensa suerte de tener un repertorio enorme y exitoso. Lo lógico en otro cantante es tener cinco o seis éxitos imprescindibles dentro de su carrera y luego viene el relleno. Pero es que yo soy al revés, tengo docenas de canciones de éxito y dejar cosas fuera me cuesta mucho. Es como jugar una partida de ajedrez.

“Cada día que pasa tengo más ganas e ilusión por hacer cosas importantes para devolverle al público todo lo que me ha dado”

¿Hay alguna canción con la que piensa: “Ójalá dejen de pedir este tema porque no me gusta”?

-Me ha ocurrido, no te lo voy a negar. Y cuando me ha sucedido, dejo de cantar el tema. Ya está. Lo que sucede es que pasado un año o unos meses, me viene a la memoria y al corazón esa canción y me digo: “Tienes que volver a cantarla”. Hay cosas que cuando las dejas reposar un poco, notas rápido que las necesitas.

A todo eso, regresa usted al País Vasco y es un vasco, Álex de la Iglesia, quien le ha devuelto al cine después de muchos años con ‘Mi gran noche’.

-Mi amigo Álex. Es un personaje maravilloso, divertido, muy buen director, muy disciplinado aunque haya gente que no se lo crea. Se enfada también de vez en cuando, pero es que debe hacerlo.

¿Después de la experiencia, le quedan ganas de volver de nuevo a la gran pantalla?

-Sí, por supuesto.

Por cierto, ¿cómo es Raphael como director, con la batuta en la mano?

-Digamos que es Raphael. (Risas) No creo que sea ningún director de renombre pero tengo mi aquel. Soy un director con mucho vigor, eso sí.

¿Habrá un ‘Sinphónico’ segunda parte?

-No. Tenía claro desde el principio que esto era solo una vez. Además, tengo que hacer otras cosas porque quiero llevar a cabo varios proyectos.

A estas alturas, ¿la música le tiene todavía algo que enseñar?

-Mucho. Si crees que ya lo sabes todo, en realidad, tu profesión te ha dejado de importar. Soy un eterno debutante, me gusta debutar todos los días. Soy aprendiz de todo y maestro de nada, siempre lo he dicho. Así lo siento y así tiene que ser.

Si en el concierto mañana, por ejemplo, aparece un joven y le pide un consejo porque se quiere dedicar a esto...

-Eso es muy difícil. Dar consejos en algo tan importante como es subirte a un escenario es muy complicado. Hay que mirarse en ese espejo que todos tenemos, no el que está en el baño donde nos afeitamos, sino en el que está dentro de cada uno y decir: “Bueno, vamos a ver, yo quiero ser esto, pero ¿sirvo?” Hay mucha gente que se empeña en cosas que no pueden ser. Pero eso no pasa con la música solo, sino con todas las profesiones. Por eso te decía que es muy difícil dar consejos.

¿Hay también mucho político que no ha nacido para esto?

-Pues también. (Risas) En todas las profesiones hay gente que ha encontrado su hueco en la vida y hay otros que andan de aquí para allá. Mira, lo más grande de este mundo es que puedas desarrollar tu profesión porque es lo que más te gusta y, encima, tener éxito en ella.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902