Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

“Simplemente tenía una voz y quería que fuera escuchada”

El festival Zinegoak premia a Rose Troche por hacer visible a la mujer en el cine

Leyre Eguskiza - Martes, 23 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:12h

La cineasta Rose Troche recibió ayer el premio honorífico del festival Zinegoak en el Teatro Arriaga.Foto: Oskar Martínez

La cineasta Rose Troche recibió ayer el premio honorífico del festival Zinegoak en el Teatro Arriaga.Foto: Oskar Martínez

Galería Noticia

La cineasta Rose Troche recibió ayer el premio honorífico del festival Zinegoak en el Teatro Arriaga.Foto: Oskar Martínez

Bilbao- Resulta curioso cómo una película sin una sola palabra puede, en ocasiones, decir tanto. Tras tomarse un año sabático para decidir por qué camino discurriría su vida, finalmente fue el impactante documental Life Out of Balance(1982), dirigido por Godfrey Reggio, el que puso a una joven Rose Troche (Chicago, 1964) en la senda de la creación cinematográfica. Esa potente carga emocional transmitida sin usar el lenguaje ejerció una gran influencia sobre ella y le hizo entender que “eso era lo que quería hacer, quería crear películas”.

Tres décadas después de este decisivo encuentro con la gran pantalla, el Festival Internacional de Cine gaylesbotrans de Bilbao, Zinegoak, ha decidido rendirle homenaje otorgándole el premio honorífico de su decimotercera edición. Un galardón que la directora, productora y guionista recibió ayer en el Arriaga, como colofón a la gala que dio inicio de forma oficial a la edición de este año.

Pau Guillén, director de Zinegoak, explicó ante los medios de comunicación que el festival quiere así “visibilizar el trabajo de las mujeres en una industria muy masculina, la audiovisual, donde los puestos de responsabilidad en la creación, la producción y la dirección suelen estar en manos de hombres”.

En contra de lo establecido, Troche ha logrado crear “un espacio donde la mujer lesbiana es una mujer normal y corriente, con sus problemas, sus amores, sus desamores...”, apuntó Guillén. Esto ha supuesto, según sus palabras, “un soplo de aire fresco para muchas de ellas, que han encontrado un referente con el que sentirse identificadas”.

Desde Zinegoak han agradecido su contribución a la construcción de “una identidad lesbiana diferente” con su opera prima Go Fish (1994), “todo un referente” en una época en la que “el cine sobre mujeres lesbianas solo hablaba de historias dramáticas”.

Troche recordó con cariño su primera incursión en el cine, tras curtirse en la realización de cortometrajes experimentales, donde ella misma se encargaba de todo el proceso de creación. Estos trabajos derivaron “de forma natural” en su primera película de ficción, donde reconoce haberse introducido “sin tener ni idea de cómo era la industria cinematográfica del momento” y contando con un presupuesto realmente modesto.

“Lo que me llevó a hacer el filme fue el simple hecho de hacerlo, el amor por crear algo nuevo”, relató la cineasta, aclarando que no perseguía la fama sino que simplemente buscaba “hacer escuchar” su voz y crear “algo bonito” dedicado a la comunidad LGBT. “Go Fish fue hecha por, para y sobre mujeres, pensando que tendría su distribución en ese colectivo y no saldría de ahí”, reconoce. El inesperado éxito que cosechó el filme, por el contrario, generó una oleada de reacciones positivas que “desbordaron todas las expectativas” y que animaron a muchas mujeres a hacer pública su condición homosexual. “Una chica me reconoció en el metro y me dijo que había llevado a su madre a ver la película y a la salida le confesó que era lesbiana”, recordó Troche. Otras anécdotas similares le hicieron darse cuenta de la “profunda importancia de contar historias y de la manera en la que las recibe el público”.

cine y televisión Tras Go Fish llegaron Bedrooms and Hallways y The Safety of Objects, con las que siguió desarrollando su faceta como directora. Esta tercera película, no obstante, generó en ella la necesidad de “dar un toque personal” a sus trabajos, lo que le llevó a dar el salto a la televisión. En la pequeña pantalla participó en series de éxito como Ley y Orden, A dos metros bajo tierra o Ugly Betty y creó The L Word, que narra la vida de unas lesbianas en California.

Este proyecto surgió como un intento de crear “una versión inspiradora de la vida de una mujer lesbiana” y repitió el éxito que Go Fish había cosechado años atrás, convirtiéndose en una serie de culto y un espejo en el que se miraban muchas mujeres. Tras seis años al frente de esta producción, Troche decidió atesorar el conocimiento adquirido y “llevármelo al cine independiente”, un cambio que dio como fruto su película Concussion, con la que volvió a Sundance.

En la actualidad, la directora se mueve entre diferentes plataformas, centrada en sector de la realidad virtual. Ese es, según sus palabras, el secreto del éxito: “la capacidad de adaptación” a diferentes medios. Durante su intervención, Troche mostró su decepción respecto a la manera en la que gira la rueda de la industria cinematográfica, donde “hay que tener todo un complejo previo en Instagram, Facebook... incluso antes que la pieza que vas a crear”. En su opinión, “lo mejor de uno mismo sale de una parte pura, y todo eso puede pervertir que salga fuera”. Sobre esa preocupación versará su próximo “proyecto de ficción experimental”, en el que tratará de reflejar su percepción sobre el funcionamiento del sistema.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902