Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Manikkalingam encargado de constatar el desarme de ETA

Sin rastro de los verificadores

EL EQUIPO DE MANIkKALINGAM ENCARGADO DE constatar EL DESARME DE ETA NO HA regresado A EUSKADI DESDe QUE HACE justo DOS AÑOS TUVo QUE DECLARAR ANTE EL JUEZ;eso sí, MANTIENE CONTACTOS CON LA organización ARMADA

Un reportaje de Humberto Unzueta - Domingo, 21 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Los verificadores Ram Mannikalingam y Ronnie Kasrils, tras declarar ante el juez de la Audiencia Nacional, el 23 de febrero de 2014.

Los verificadores Ram Mannikalingam y Ronnie Kasrils, tras declarar ante el juez de la Audiencia Nacional, el 23 de febrero de 2014. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Los verificadores Ram Mannikalingam y Ronnie Kasrils, tras declarar ante el juez de la Audiencia Nacional, el 23 de febrero de 2014.

La última vez que los miembros de la Comisión Internacional de Verificación (CIV) se dejaron ver por Euskadi fue hace justo dos años en la multitudinaria rueda de prensa en el hotel Carlton de Bilbao informando sobre sus gestiones para el desarme de ETA y presentando un vídeo en el que dos encapuchados entregaban un pequeño arsenal de armas y material para cargar explosivos a Ram Manikkalingam, jefe del equipo, y Ronnie Kasrils, otro de los miembros del grupo. La comparecencia les costó la llamada del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno que les citó dos días después, un 23 de febrero de 2014, a declarar por si su actuación constituía delito. El magistrado los dejó marchar sin ningún reproche penal, pero el susto para los dos experimentados y reputados facilitadores en procesos de paz fue morrocotudo y el disgusto por verse con sus huesos ante el juez, mayor aún tras padecer la pena de telediario cuando su aterrizaje en el denominado conflicto vasco es bienintencionado y neutral. A la salida del juzgado los esperaban el lehendakari Iñigo Urkullu y el secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández, para trasmitirles su apoyo y tenderles la mano para nuevas visitas a Euskadi. Abandonaron la calle Prim de la capital madrileña, sede de la Audiencia Nacional, en dirección al aeropuerto para subirse al avión que les llevó a la sede central de su organización en Amsterdam. Y no han vuelto, ni tiene previsto hacerlo.

Eso no significa que hayan tirado la toalla y desistan en su cometido de impulsar el proceso de desarme de ETA. Según ha podido saber este diario de fuentes próximas al CIV, los verificadores internacionales siguen “trabajando sobre el terreno”. Es difícil precisar a qué se refieren con esta expresión -si no dan más detalles es para no comprometer la seguridad de sus operaciones- pero los últimos movimientos de la organización armada en esta materia están enfocados hacia el sellado de su arsenal, paso previo a la futura destrucción o entrega de las armas. Los intermediarios liderados por Manikkalingam mantienen viva su agenda de contactos con el Gobierno vasco, así como con los agentes políticos del conjunto de Euskadi a ambos lados de la muga. De hecho, en algún caso, ambas partes han confirmado a este diario que han intercambiado información recientemente.

El grupo de verificadores también “mantiene” su contacto con ETA, actualmente implicada en el sellado de su armamento concentrado mayormente en zulos de Francia. En varios comunicados la organización armada ha dado cuenta de su intención de proceder al sellado y luego acometer el desarme en tiempo, forma y ante fedatarios no determinados. En el camino se ha encontrado con muchas dificultades, lo que les deja un estrecho margen de maniobra para poder desarrollar su labor sobre el terreno.

Simulacro de entregaLas dificultades comenzaron precisamente aquel infausto día para los verificadores del 21 de febrero de 2014, con la fallida escenificación en el hotel bilbaino donde Manikkalingam mostró el vídeo con los encapuchados en una casa de Toulouse (Francia) entregándole a él y a Kasrils una pequeña cantidad de armas y explosivos. Insospechadamente, los facilitadores internacionales sintieron en su cogote el aliento de la Audiencia Nacional, un incidente sin precedentes en el currículum de este grupo que en la última década ha intermediado en varios procesos armados y nunca han pisado un juzgado. Las fuentes consultadas próximas al grupo de facilitadores aseguran que aquel incidente no pasó a mayores y no han vuelto a tener noticias del juez Ismael Moreno, pero aún mantienen en su memoria aquel día “desagradable”. No es la única razón que explica que los verificadores estén ‘desaparecidos’. Desde el otro lado, ETA sigue sin progresar en el desarme, aunque insiste en que avanza en el sellado de sus arsenales. El Gobierno de Mariano Rajoy se ha negado a facilitar esa vía y ha intentado durante la pasada legislatura acelerar por vía policial el desarme antes de las pasadas elecciones generales del 20 de diciembre y ha trabajado en estrecha colaboración con la policía francesa para abortar cualquier intento de la organización armada de inutilizar su armamento. En junio de 2015 la gendarmería gala desmanteló un almacén en un palacete de Biarritz donde la banda acumulaba armas que pretendía utilizar para algún nuevo gesto de escenificación del desarme. Un mes después, las fuerzas de seguridad francesas detuvieron a dos de los presuntos máximos responsables del precintado de las armas.

Estas operaciones policiales han alertado a los militantes de ETA que preparan el desarme ante el riesgo de que la policía tenga balizados los escondrijos y conozca la localización de algunos de los zulos y, en consecuencia, sus movimientos pueden ser detectados y acabar en prisión. En las últimas semanas se han disparado las especulaciones sobre un inminente e importante gesto de ETA sobre esta cuestión. La celebración del Foro Social el pasado 30 de enero en Gernika-Lumo con la participación del mediador sudafricano Brian Currin y otros expertos en procesos armados ha alimentado la rumorología que predice un movimiento de la banda posterior a las conclusiones del Foro sobre aquel cónclave que se espera que salgan pronto a la luz.

DivisiónSin embargo, en el seno de la izquierda abertzale y entre los presos las cosas no están tan claras y la división sobre este tema es notable y notoria, como lo es en la cuestión de los presos y su aceptación a las salidas individuales a su situación y el acceso a beneficios penitenciarios hasta ahora negados por ETA y por el sector social y político que la ha apoyado durante décadas. La izquierda abertzale necesita sacudirse la imagen que le vincula a la violencia y eso pasa, entre otras cosas, por el desarme de ETA cuanto antes si quiere llegar a las elecciones autonómicas previstas para octubre con un plumaje nuevo.

ETA espera a que un nuevo Gobierno español, si es que finalmente lo hay y no se deben repetir las elecciones , adopte otra posición respecto al desarme y se avenga a una negociación. Mientras tanto, el Gobierno vasco y el Comité Internacional de Verificación se han comprometido a verificarlo con la condición de que sea un proceso unilateral, incondicional, verificable y completo, no a plazos, una opción que no entra en los planes de la organización armada que no quiere dar esa baza al Ejecutivo vasco. El Gabinete Urkullu también ha pedido reiteradamente sin éxito al Gobierno del PP que se comprometa en el desarme y lo volverá a hacer con el nuevo inquilino de La Moncloa. Mientras tanto, seguiremos sin noticias de los verificadores internacionales.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902