Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Miguel Ángel Oliver Moderador de ‘toma partido’ en cuatro

“Todos tenemos un ‘depende’, pero el punto de partida va a ser ‘sí’ o ‘no’, posiciones netas”

Hace un año y medio pasó del informativo del fin de semana a editar y presentar ‘Noticias Cuatro 20h’. A este cometido suma ahora el debate ‘Toma partido’

Merche Peña - Domingo, 21 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:09h

Miguel Ángel Oliver.

Miguel Ángel Oliver. (Mediaset)

Galería Noticia

Miguel Ángel Oliver.

donostia- Trabajó en Radio Bilbao de 1984 a 1989. Sus compañeros le llamaban con cariño Mikel Aingeru Olivergoitia. Tras 22 años en la Cadena Ser entró en Cuatro desde su nacimiento y mañana empieza allí otra aventura. EnToma partido, cuatro colaboradores elegirán por parejas una posición sobre las preguntas que les formulen, pero sólo a favor o en contra. Sí o no. Además habrá cien personas en el plató que tendrán la oportunidad de intervenir. “No será un público aplaudidor, tendrá posibilidad de decantarse. También se establecerán cauces para los espectadores en las redes sociales”.

Buen título para un debate...

-A mí me gusta mucho porque refleja la situación en la que estamos. Hay un momento en cualquier conversación en que hay que decir “sí” o “no”, vamos a dejar de marear la perdiz. Creo que ése es el momento que estamos viviendo.

Según la entonación puede ser una petición de movilización, de definición, o algo como ¡anda ya!...

-Para mí es “posiciónate”. La virtud social de tomar partido nos tiene que movilizar hacia el encuentro de algo que nos permita convivir. De momento es una respuesta a la polarización, un programa que puede definirla más, sin disimulo, pero no para ir a la guerra. Me gustaría que tomar partido fuera movilizarse para convivir.

¿No sorprende el cambio en esa franja: de ‘Gym Tony’ a un formato de cariz informativo?

-Es un cariz político y social, un espacio para la discusión. Es verdad que la opinión está directamente asociada a la información porque se opinará sobre lo que ocurre, básicamente el combate político. El access prime time es la hora de los gigantes. Es una apuesta tan valiente que me genera mucho morbo.

¿Cuál va a ser el horario?

-Empezará después de la información meteorológica y deportiva, aproximadamente de nueve y media a diez y media, de lunes a jueves.

¿Nace con vocación temporal, hasta que haya Gobierno?

-No lo sé. Ninguna televisión quita un programa si tiene un rendimiento razonable. De momento, la situación nos proporciona un colchón y el tiempo político que tenemos por delante nos conduce por lo menos hasta el verano. Incluso si se forma Gobierno habrá muchos temas de debate y quién sabe lo que ocurrirá después de las vacaciones.

¿Va a ser un moderador clásico? ¿Usted no tomará partido?

-Exacto, el árbitro de boxeo no pega guantazos. Evita las marrullerías, controla los tiempos, establece las normas y las hace cumplir... Va a ser un tiempo de juego televisivo que tendrá sus reglas. Queremos jugar con algunos elementos que le den viveza, que sea un producto intenso pero agradable de ver, que no expulse a los jóvenes de la política. Creo que nos ha ocurrido como en las aguas del Mar Rojo: hemos ido cada uno a un lado. Yo seré el que se queda en medio.

En su trayectoria, ¿ha estado al frente de muchos debates?

-En una televisión nacional y en un horario como éste es la primera vez, pero conduje debates en Telemadrid en 1997 y en Localia a principios de los años 2000. Pasé mucho tiempo dedicado a la radio y la televisión era un complemento. No me he pasado la vida en programas de debate pero puedo decir que tengo los músculos preparados por los que he hecho en ambos medios. Es un formato que me gusta mucho.

¿Tertulia y debate son lo mismo?

-Las tertulias derivan en debate en ocasiones porque los temas lo piden y porque hay debatientes dentro de los contertulios. Hay gente muy pacificadora y gente a la que se le hincha enseguida la vena. Creo que dentro de la legítima búsqueda del entretenimiento televisivo, se nos pide que pongamos cierta emoción. No buscamos una tertulia de pacificadores sino de argumentadores, en la que la vehemencia no se coma el argumento pero que haya calor. Yo veo Toma partido más como debate que como tertulia. Un debate flambeado, con llama.

Los participantes elegirán entre ‘sí’ o ‘no’. ¿Y si dicen que ‘depende’?

-El “depende” o el “según” tienen que estar ahí aunque no los busquemos. Definen la cultura del entendimiento. Nos hacen pensar que todo depende de la perspectiva desde la que mires cualquier acontecimiento. Todos tenemos nuestro “depende”, pero el punto de partida de los invitados será “sí” o “no”, que eso genere un rápido cuadrilátero argumental. Posiciones netas.

Sin eternizarse...

-Hay un momento en la política en el que se necesita llegar al final del soneto, que el último terceto defina: “polvo serán, más polvo enamorado”, ya está. Si no, parece que estamos en un bucle eterno en el que nada se termina de decidir. Tengo la impresión de que la política española se acerca a ese momento de definición de ideas claras sobre asuntos larvados a lo largo de décadas y que ahora han aflorado. Por eso la gente está polarizada, porque cree que ha llegado algo parecido al final de la historia. Tenemos la necesidad de definir, de decantar ya el vino que se ha guardado en la bodega los últimos cuarenta años.

¿Y si a Quevedo los invitados le responden con Machado: “Nada es verdad ni es mentira”?

-Les regañaremos: Vienen a “sí” o “no”. Tenemos intención de invitar a personas que sabemos que se definen. Siendo fantástico el argumento elaborado, lo que queremos es elaboración de argumentos muy definidos, muy en cada polo de la sociedad. Ahí se forjan los héroes sociales y salen liderazgos de opinión. Aparte de los que ya son grandes opinadores, me gustaría que Cuatro descubriera nuevas voces. ¡Ojalá encontremos algún diamante!

¿Procurará que acudan políticos?

-¿Sí o no? Pues por mí, no. Pero la televisión es muy coral y la nómina de invitados depende de más gente. Los políticos, que son precisamente los que están más en los polos, en el Ártico y en la Antártida;tienen el pecado original de pertenencia clara, de filiación. Es difícil que se desvíen un milímetro del catecismo de cada día que les da su partido. Un periodista, en cambio, puede opinar una cosa en lo económico y otra en lo social. La imprevisibilidad debe jugar a favor del programa.

Tome partido: ¿En junio habrá nuevas elecciones?

-Sí, estoy absolutamente convencido, pero depende... (se ríe)


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902