Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

No es país para titiriteros

Por Adolfo Roldán - Sábado, 20 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:12h

La película de los hermanos Coen No es país para viejos me ha sugerido el título del artículo de hoy. España no es país para titiriteros. A sus autoridades les priva suspender sus funciones e incluso encarcelarlos. No les gustan los titiriteros, ni sus muñecos atípicos, hechos seguramente con madera de cepa, retorcidos, mordaces y deslenguados. Con guiones inconvenientes, críticos y malintencionados. Otra cosa fue doña Rogelia, Rockefeller, Macario y, no digo nada, de Doña Ruperta. España, me refiero a sus dirigentes, es un país serio, muy serio, de los que aborrecen el sentido del humor, salvo las caídas por cáscaras de plátano. A los ministros de Interior, a algunos jueces, a muchos medios de comunicación no les gustan las tribus de titiriteros. Los cómicos para los mandamases, no son de fiar son gentes de mal traer y de peor llevar. Son peligrosos antisistemas, conjurados para derribar la legalidad vigente. Sus muñecos pueden, en un momento dado, esgrimir armas de destrucción masiva y levantarse contra la autoridad competente. Los titiriteros, aunque tienen un nombre tartamudo, hablan demasiado claro. Es mejor desacreditarlos, mandar a la policía y, si su señoría lo estima, encarcelarlos. Como ocurrió con Raúl García y Alfonso Lázaro, los títeres de Tetuán, en Madrid. Y lo que se pretende con Rita Maestre, la portavoz del Ayuntamiento de Madrid. A mí me ha parecido todo una parodia. Rita era la titiritera, que montó una sesión críptica, para el buen entendedor. En su espectáculo denunció los privilegios y prevendas de que goza la iglesia católica en un Estado láico. El último ataque a los titiriteros lo acaba de protagonizar el Ayuntamiento onubense de Cartaya, formado por independientes apoyados por el PP. Han censurado la obra La mirada del otro, escrita por María San Miguel y Choni Martin. Llevan a escena el diálogo entre un exetarra de la Vía Nanclares y un familiar de víctima. Se ha representado en 23 teatros desde abril de 2015. Pero en Cartaya, sus ediles han creído que era otra función de títeres.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902