Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Los candidatos acuden al examen de la ‘nación sureña’

Las encuestas no prevén ninguna sorpresa en las primarias de Carolina del Sur

Sábado, 20 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Los candidatos apuran las últimas horas antes de las votaciones para convencer a los indecisos.

Los candidatos apuran las últimas horas antes de las votaciones para convencer a los indecisos. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Los candidatos apuran las últimas horas antes de las votaciones para convencer a los indecisos.

Los norteamericanos acuden hoy a la tercera convocatoria de las primarias presidenciales en medio de una confusión generalizada, tanto entre demócratas como republicanos. Los dos bandos parece muy diferentes, con dos candidatos solamente en el demócrata, Hillary Clinton y Bernie Sanders, y media docena entre los republicanos donde, además, el millonario Donald Trump, que lleva la delantera, parece a veces poco identificado con los principios tradicionales del partido.

Si los senadores Clinton y Sanders están muy igualados en intención de voto, las encuestas ponen a Trump muy por delante de sus rivales, tanto a nivel nacional como en las primarias de Carolina del Sur.

Es inútil interpretar las primarias norteamericanas a nivel nacional, porque los votos se hacen por estados y allí lo que se decide es la preferencia de los residentes locales, que, en cada uno de los estados, forman lo que se puede llamar una nación. Estados Unidos, con sus grandes dimensiones y con una población diversa, no es un país uniforme sino un continente, formado por varias naciones con una idiosincrasia y una historia peculiar.

Hasta ahora, Trump ha ganado ya en New Hampshire, quedó en segundo lugar en Iowa, donde jugaba con una cierta desventaja porque allí hay un gran número de fundamentalistas, atraídos naturalmente por los discursos moralistas del senador Ted Cruz, va camino de sumar otra victoria en Carolina del Sur y las encuestas lo ponen aún más por delante en Nevada.

Los resultados le son favorables así en cuatro naciones: la yanqui New Hampshire de querencias intelectuales y puritanas, la midland de Iowa, situada geográfica e ideológicamente en el centro del país, la sudista de Carolina del Sur, de tradiciones aristocráticas en la etapa de esclavitud, además del lejano oeste, una nación donde las condiciones ambientales se imponen a las tradiciones culturales.

Decir que Trump va por delante es innecesario, pero sigue siendo difícil de explicar porque continúa siendo un irritante para los millones de ciudadanos que encuentran insoportable su vulgaridad y fanfarronería, aparte de la falta de substancia y consistencia en sus argumentos.

En realidad, hay muchas cosas sorprendentes en estos comicios: el país está realmente en una transición, tanto generacional como económica y, como en cualquier etapa de evolución rápida, nadie entiende bien lo que ocurre, dada la inevitable falta de perspectiva.

Los sociólogos tratan de comprender contradicciones de todo tipo, empezando por cuestiones económicas que son las que más afectan al electorado: la caída de los precios del petróleo ha abaratado la gasolina de forma espectacular pero, en vez de resultar un estímulo económico, se ha convertido en una losa. O el paro, que ha bajado a menos del 5%, pero el estado de ánimo popular sigue siendo sombrío. O la inflación, prácticamente nula, que normalmente impulsaría la economía, pero que ahora se ha convertido en un freno, empezando por los problemas que trae a los millones de pensionistas que no cobran intereses por los ahorros que financian su jubilación.

Hay algunas explicaciones. ¿Para el petróleo? Porque se produce en EEUU y el derrumbe de precios ha arruinado a miles de empresarios que antes vendían el barril a 130 dólares y ahora no cobran ni 30 dólares, con la pérdida de millones de puestos de trabajo. ¿Para el desempleo? Que tal vez haya bajado porque en realidad muchos ni siquiera buscan trabajo y el total de población activa ha disminuido. ¿Para la inflación? Que es realmente una deflación y eso apunta a una recesión en ciernes.

Pero quizás la mejor explicación para estas y otras contradicciones sea el estado de ánimo, realmente agrio, en grandes sectores de la población que no ven reflejadas en sus bolsillos las mejoras de la macroeconomía. Son millones de personas cuyos ingresos hoy están al nivel de 1995 y se consideran ya como grupos desfavorecidos, especialmente ante las riquezas amasadas por los nuevos multimillonarios

MINORÍASEstos grupos no se benefician de lo que algunos llaman la cuarta revolución industrial, sino que aún están sufriendo las consecuencias del fin de la segunda revolución que trasladó el trabajo de miles de fábricas a países del Tercer Mundo, o de la tercera revolución, basada en la informática. En este bando no hay ya solo minorías, como negros o los inmigrantes recientes, sino una mayoría de blancos pobres, que no tienen a nadie que les represente. Hace 35 años hubo los demócratas de Reagan que veían en él la esperanza de un futuro mejor. Ahora, hay seguidores de Trump en los dos partidos.

A la confusión se añade ahora un pleito contra Cruz cuestionando su derecho a la candidatura por haber nacido en Canadá. Pero no se limita a los republicanos, sino que se nota en las oscilaciones entre Clinton y Sanders, que tienen aproximadamente cada uno la mitad de la intención de voto demócrata. Otro tanto ocurre con las grandes cuestiones del momento, como en el caso del nombramiento para cubrir la recién surgida vacante en el Tribunal Supremo: la mitad del país quiere que el presidente Obama nombre un sucesor, la otra mitad prefiere esperar al próximo presidente.

A esto se suma la evolución demográfica. Durante mucho tiempo, el mayor grupo era el de los llamados baby boomers, las personas nacidas entre 1946 y 1964, pero ahora les supera ligeramente la generación de milenarios, nacidos entre 1980 y 2000, con expectativas y costumbres realmente nuevas y de los que nadie sabe con certeza cómo responden.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902