Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

“Es un halago que digan que mi música no es música”

El compositor Helmut Lachenmann participa en las actividades organizadas por Musikene

Ana Burgueño/Efe - Viernes, 19 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Lachenmann, en el Palacio de Miramar, sede de Musikene.

Lachenmann, en el Palacio de Miramar, sede de Musikene. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Lachenmann, en el Palacio de Miramar, sede de Musikene.

Donostia- El alemán Helmut Lachenmann es uno de los compositores centrales del último tercio del siglo XX, casi un desconocido para el gran público que rehuye calificativos como genio o leyenda y que asegura que cuando alguien le dijo que su música “no era música” fue el “mayor halago” que le pudieron hacer. Puede parecer presunción, pero lo afirma como heredero de la tradición musical europea, “que siempre ha buscado cambiar el horizonte, mirar e ir siempre más allá”.

“Cada nueva música debe renovar el término de qué es la música. La de Wagner sería una música imposible para Bach, lo mismo que la de Schönberg trasciende a la de Mahler. Y esto no ocurre necesariamente en otras culturas, en las que la música puede permanecer inalterable a lo largo de mucho tiempo”, comenta el compositor en una entrevista con Efe.

Lachenmann (Sttutgart, 1935) se encuentra esta semana en Donostia para participar en un ciclo que Musikene, el Centro Superior de Música del País Vasco, pone en marcha con él para acercar al público a los autores vivos más importantes. En Musikene, profesores y alumnos ven en esta visita un gran acontecimiento, especialmente porque están disfrutando todos estos días del maestro, quien también acude a los ensayos del concierto con el que la orquesta del centro cerrará el ciclo este domingo en el teatro Victoria Eugenia. Antes de esta actuación, dirigida por Arturo Tamayo y que concluirá con su pieza Schreiben, Lachenmann participará en una charla-tertulia en el teatro abierta al público.

“hay método en la locura”El compositor, al que siguen varios cámaras alemanes que están grabando un documental y al que se ha dedicado una programación internacional con motivo de su 80º cumpleaños, es consciente de que sus obras, con las que indaga el ruido y la materia sonora a partir de la tradición instrumental europea, no son aceptadas de forma mayoritaria. Su música concreta instrumental, como él la define, es compleja. Cuenta que el príncipe Carlos de Inglaterra le dijo hace dos años que las composiciones contemporáneas son “difíciles”, a lo que él le respondió con una sentencia del Hamlet de Shakespeare: “Hay método en su locura”. “Creo que el público percibe ese método, que no me río de ellos, que lo hago completamente en serio y no es ninguna payasada”, afirma Lachenmann.

A su juicio, “es importante dar al público pistas sobre dónde tiene que poner la antena”. Autores como Stockhausen y Pierre Boulez dieron a sus obras “títulos que nombraban lo que la música contiene”, como Kontakte, el primero, y Structures, el francés. En su caso, lo ha hecho con piezas como Air o Pression y con la que se escuchará el domingo en Donostia, cuya traducción al castellano es Escribir, en la que “lo que se recoge es el ruido del lápiz al escribir, la fricción del lápiz con el papel, que se puede producir de forma acelerada o ralentizada”.

“La gente normalmente lo entiende, lo que no quiere decir que esté de acuerdo. A veces el contexto nuevo que deseo establecer puede resultar irritante para el público, que entonces tiene dos opciones: cerrarse en banda y decir que no le gusta, o abrirse a esa nueva belleza, entenderla y compartirla”, destaca. Afirma que “un ruido detrás del puente en el violín puede ser hermoso”, pero “la idea de belleza está estandarizada”: son los medios los que la dictan. “Cada cosa que es intensa es bella. La cara de mi madre llena de arrugas es tremendamente hermosa al lado de una cara que no me interesa como la de Pamela Anderson, u otras que llegan a través de la publicidad”, recalca.

Lachenmann asegura que con sus obras no pretende “manipular los sentimientos” de la audiencia, pues entiende que el compositor “no debe decir nada”, sino limitarse a “hacer”. “No hago especulaciones sobre el público, que puede ser Donald Trump, Ronaldo, mi mujer o un taxista. Lo que hago es como un árbol o como las nubes, que no se preguntan si la gente piensa en ellos, aunque la diferencia es que un compositor se enfrenta a la idea preconcebida que el oyente tiene sobre la música”, explica.- Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902