Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Londres no aceptará un acuerdo que no recoja sus peticiones

Dos días cruciales para el futuro de Europa
Schulz alerta de inquietud de la Eurocámara en varias propuestas

Viernes, 19 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:12h

El presidente del Consejo de Europa, Donald Tusk, y el primer ministro británico, David Cameron, se sientan en la mesa.

Galería Noticia

El presidente del Consejo de Europa, Donald Tusk, y el primer ministro británico, David Cameron, se sientan en la mesa.

bruselas- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) y el primer ministro británico, David Cameron, iniciaron ayer dos días de negociaciones en los que intentarán cerrar un acuerdo que motive la permanencia del Reino Unido en el club comunitario. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien mantuvo antes del encuentro a veintiocho una reunión bilateral con Cameron, aseguró que se trata de una cumbre en la que se afianzará la construcción europea o se producirá una ruptura.

David Cameron advirtió, antes de la reunión, de que no aceptará ningún acuerdo que no recoja las necesidades del Reino Unido y destacó que es más importante hacerlo bien que rápido. “Voy a pelear por el Reino Unido. Si podemos lograr un buen acuerdo lo aceptaré, pero no aceptaré un acuerdo que no recoja lo que necesitamos”, sostuvo Cameron a su llegada al Consejo Europeo que finaliza hoy en Bruselas. Cameron destacó que “es mucho más importante hacerlo bien que hacer nada con prisas”. El primer ministro británico, David Cameron reconoció que queda “trabajo duro” por delante, pero confió en que con “buena voluntad” se pueda lograr un “mejor acuerdo” para el Reino Unido.

Minutos antes del inicio de la cumbre, el primer ministro británico conversó de manera distendida con sus homólogos, pese a que algunos líderes todavía quieren ciertas aclaraciones antes de estampar su firma en un eventual acuerdo. La presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaité, ironizó con que “todo el mundo hará su propio drama” en estas negociaciones, pero consideró que después se logrará un acuerdo con Londres.

El presidente francés, François Hollande, dijo que quiere que el Reino Unido continúe en la UE, pero recalcó que esto debe lograrse sin impedir al bloque comunitario avanzar. Afirmó que “ningún país debe tener derecho a veto”, ni “quedar excluido de las reglas comunes o de las autoridades comunes”, en referencia a las exigencias de Londres de tener voz en las decisiones de la eurozona que afectan a su país y de recibir salvaguardas para la City en las reglas para la banca.

La canciller alemana, Angela Merkel, señalo que aún quedan “bastantes” elementos que aclarar antes de llegar a un acuerdo, pero resaltó que está dispuesta a hacer “de buena gana todo para crear las condiciones que permitan la permanencia” del Reino Unido en la Unión.

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, rehusó aclarar si su país quiere negociar un acuerdo bilateral con Londres para que no se aplique a los ciudadanos irlandeses las restricciones que el Reino Unido pretende imponer al resto de trabajadores comunitarios en materia de acceso a los beneficios sociales.

David Cameron advirtió que no aceptará ningún acuerdo que no recoja las necesidades del Reino Unido

Por su parte, el jefe del Gobierno belga, Charles Michel, expresó su voluntad de “hacer todo lo posible” para que el Reino Unido se quede en la UE, pero, recalcó en línea de Hollande, “sin renunciar a mis valores europeos, como permitir que la eurozona pueda ser reforzada por el interés del empleo y del poder adquisitivo”.

optimismoSu colega holandés, Mark Rutte, confió en lograr un acuerdo, al igual que el italiano Matteo Renzi. “Soy bastante optimista, yo creo que habrá un acuerdo, lo veremos en las próximas horas, pero creo que será un acuerdo que permita a Cameron afrontar y, esperamos todos, vencer el referendo” sobre la Unión, indicó.

Su homólogo estonio, Taavi Roivas, aseguró que se está trabajando duro para lograrlo. El mandatario griego, Alexis Tsipras, pidió solidaridad no solo con el noroeste de Europa, en referencia a la negociación con el Reino Unido, sino también hacia el sureste, el Mediterráneo. Recordó que Europa vive un momento crítico al tener que hacer frente a tres crisis en paralelo: la financiera, la de seguridad y la de refugiados.

El presidente del Parlamento Europeo (PE), Martin Schulz, advirtió ayer a los líderes comunitarios de que la institución tiene preocupaciones sobre varias de las propuestas que negocia la cumbre europea para alcanzar un acuerdo con el Reino Unido y que habrá que resolverlas antes de que llegue al pleno.

En su intervención ante los jefes de Estado y de Gobierno, el socialdemócrata alemán Schulz les explicó que hay que evitar malentendidos antes de que la Eurocámara tenga que debatir y adoptar el acuerdo. En primer lugar, Schulz recalcó que el concepto de una “Unión cada vez más estrecha” consagrada en el Tratado no debe ser solo sobre el pasado, sino también sobre el futuro, es decir una mayor integración, justo lo que Londres quiere descartar y aclarar, dado que no quiere avanzar hacia una mayor unión política.

En segundo lugar, criticó que el primer ministro británico, David Cameron, quiera crear una “unión de múltiples monedas” porque el Tratado es muy claro al respecto: “La moneda de la UE es el euro” y su país ya tiene garantizado no sumarse al euro. “¿Por qué habría que tener alguna necesidad de aclarar esto?”, se preguntó. Está todo “clarísimo”, agregó Schulz, para quien abrir este capítulo podría crear el riesgo de ambigüedades e ir en detrimento del funcionamiento de la Unión Económica y Monetaria. “Tenemos que evitar un veto de facto de algún Estado miembro en el Consejo Europeo sobre asuntos de la eurozona”, recalcó, en referencia al mecanismo que se pretende crear para dar voz a los países de fuera del euro cuando les afectan decisiones de los diecinueve países de la moneda única.

Además, añadió ante los líderes comunitarios, hay que evitar crear “nuevas uniones paralelas e instituciones paralelas” y dividir la UE en diecinueve países del euro y en nueve no miembros. Para Schulz, el lema “Ninguna desventaja para miembros de fuera del euro” no puede traducirse en “ventajas para los no miembros”. - Efe

juncker


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902