Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Descubren papeles que señalan a Walesa como confidente de la policía comunista

Han sido incautados a la familia del último ministro del Interior del régimen pero él lo niega

Viernes, 19 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Walesa, ayer en venezuela en apoyo a los opositores al chavismo que están presos.

Galería Noticia

Walesa, ayer en venezuela en apoyo a los opositores al chavismo que están presos.

VARSOVIA- El director del Instituto de la Memoria Nacional de Polonia, Lukasz Kaminski, aseguró ayer que los documentos incautados a la familia del último ministro del Interior del régimen comunista, Czeslaw Kiszczak, confirman que el premio Nobel de la Paz Lech Walesa fue espía de la policía del régimen en los años setenta.

Kaminski señaló que los informes en poder de Kiszczak son auténticos y en ellos se recoge que Lech Walesa fue un informador de los servicios secretos polacos (SB) entre 1970 y 1976 bajo el pseudónimo de Bolek, a cambio de dinero.

El director del Instituto de la Memoria Nacional (IPN), una institución pública encargada de investigar los crímenes cometidos durante el periodo de ocupación nazi y el régimen comunista, dijo que entre los documentos disponibles se encuentra la firma de Lech Walesa como Bolek, además de una confirmación de un pago.

Walesa, héroe de la lucha contra el comunismo en Polonia, admitió en el pasado la firma bajo presión de un compromiso para convertirse en informador de los servicios secretos, pero ha insistido en que nunca actuó como tal ni recibió dinero de los SB.

Los archivos han salido a la luz después de que la viuda de Kiszczak ofreciese vender al IPN informes de los servicios secretos elaborados durante los años 70, según explicó ayer la portavoz del Instituto para la Memoria Nacional. Por el contrario, la familia de Kiszczak sostiene que el IPN les ofreció dinero por esos documentos tras la muerte de Czeslaw Kiszczak en noviembre del pasado año.

En todo caso la ley polaca obliga a entregar este tipo de documentos al Instituto. Algunos historiadores, como Piotr Gontarczyki y Slawomir Cenckiewicz, ya habían sostenido que Walesa, líder del legendario sindicato Solidaridad y expresidente de Polonia tras la caída del comunismo, fue espía de la policía del régimen.

Esos dos historiadores identificaron a Walesa con Bolek, un agente que a finales de 1970 fue captado por los servicios secretos, a los que informó durante algunos años de las actividades subversivas de sus compañeros de los astilleros de Gdansk (norte de Polonia), a cambio de lo cual recibió pagos.

Gran parte de las evidencias de que Walesa fue Bolek se perdieron en los años 90, con la llegada de la democracia, cuando el líder de Solidaridad se convirtió en el primer presidente del país tras la caída del Muro.

walesa defdenrá su honor Walesa prometió ayer que se defenderá en los tribunales de las acusaciones de que colaboró con los servicios secretos en la época comunista. Walesa, de 72 años de edad, aseguró en un comunicado que él nunca firmó un documento así y sugirió que ha sido falsificado. “Lo demostraré en los tribunales”, prometió.

El viceprimer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, ha dicho esta semana que Walesa tiene “un pasado como agente”. “Desde luego que lo tiene”, subrayó. “Durante los últimos 27 años, no solo lo sospeché sino que estaba casi seguro”.

El Instituto Nacional de la Conmemoración de Polonía es una institución próxima al partido Justicia y Desarrollo (PiS), un partido de extrema derecha y ultraconservador que gobierna el país bajo la vigilancia de la Unión Europea por una serie de leyes que podrían conculcar las bases de la democracia. Estas nuevas acusaciones contra Walesa llegan dos meses después de que acusara a este partido de estar actuando para socavar la democracia polaca desde que ganó las elecciones en octubre de 2015.

El líder del PiS, Jaroslaw Kaczynski, es un ex alto cargo de Solidaridad pero lleva enfrentado a Walesa desde hace años. Su enfrentamiento se remonta a 1990, cuando Walesa, poco después de ser elegido presidente, cesó a Jaroslaw y a su hermano gemelo, Lech, de los cargos que ocupaban. Desde entonces, Jaroslaw Kaczynski mantiene que Walesa colaboraba con el régimen comunista.

La tensiones resurgieron en diciembre cuando Walesa, que sigue siendo una figura con mucha influencia en la opinión pública polaca, reclamó la convocatoria de elecciones anticipadas para poner fin a las políticas de amenaza a la democracia que desarrolla, a su juicio, Justicia y Desarrollo. -Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902