Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Condenado por abusar de su hija de tres años a la que realizaba tocamientos sexuales

Aprovechaba la visitas tras el divorcio para aprovecharse de la menor

Martes, 16 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:13h

donostia- Un hombre ha sido condenado a dos años de cárcel acusado de abusar sexualmente de su hija de tres años, a la que sometió a distintos tocamientos en sus genitales, durante las visitas a las que le daba derecho la sentencia de divorcio acordada con la madre de la pequeña. Según la sentencia del caso, el matrimonio se separó el 27 de junio de 2008 (cuando la niña tenía dos años y medio) mediante un acuerdo legal que regulaba el régimen de encuentros y estancias del padre con la niña.

La resolución precisa que, gracias a este régimen de visitas, en tres días diferentes del verano de 2009, el acusado sometió a la pequeña a distintos tocamientos en sus partes íntimas “reiteradamente con la mano” y “actuando con ánimo libidinoso”, “aprovechando” que algunos de los encuentros “se hacían a solas con la niña en su domicilio”.

El escrito judicial aclara que, en el momento en que sucedieron estos hechos (cuando la niña tenía tres años), el procesado era “adicto a las sustancias estupefacientes y al alcohol”, sustancias de las que “todavía no había logrado deshabituarse”.

Para la condena, el texto otorga total credibilidad a la declaración prestada por la niña, así como a su “persistencia” incriminatoria contra el padre pues, aunque su testimonio “muestra algunas variaciones a lo largo del tiempo, estos cambios no pueden hacer perder de vista” el dato “esencial” de que “siempre ha mantenido que su progenitor le tocaba”.

La sentencia destaca el dato de que la menor haya mantenido su versión “tanto ante su madre como ante su abuela”, así como en la exploración judicial que se le practicó en la fase de instrucción, que incluye “expresiones sexuales llamativas en una niña”. “Si a eso añadimos que la psicóloga forense no detectó que las emociones de la niña fueran incongruentes con lo que expresaba y que en una pequeña de tan corta edad es prácticamente imposible inducir un testimonio de ese tipo, ha de concluirse que los abusos se produjeron y, en consecuencia, debe dictarse una sentencia condenatoria”, recalca el escrito judicial.

La extensa resolución, de 72 páginas, se apoya también en las declaraciones de la madre y de la abuela, especialmente la de esta última, a las que la niña relató los tocamientos y sus quejas, que coincidían con las visitas paternas.

“mala fe”Durante la vista por estos hechos, celebrada en un Juzgado de lo Penal de Donostia, el imputado negó “tajantemente” haber realizado cualquier tipo de tocamiento a su hija, “más allá de los imprescindibles para su aseo”. Asimismo, el hombre atribuyo la denuncia interpuesta en su contra a “la mala fe” de su expareja quien, según la versión del acusado, habría elaborado una “farsa” con la intención de “perjudicarle y atacarle” con el fin de “evitar que la custodia fuera compartida después de que la niña cumpliera los cuatro años”.

La sentencia también dedica un amplio apartado a argumentar por qué, siguiendo los criterios del Tribunal Supremo y la Audiencia de Gipuzkoa, se rechazó la pretensión de la Fiscalía de que la niña tuviera que declarar en el juicio oral.

grave perjuicioEl documento recuerda, en este sentido, que cuando sucedieron los abusos la pequeña tenía tres años y que la vista oral no se celebró hasta seis años después, un contexto en el que “obligar a una niña a recrear algo desagradable que pudiera haber sufrido al inicio de su vida es, no sólo contraproducente y perjudicial para ella, sino francamente inútil en términos probatorios”.

“El sentido común evidencia que nada bueno puede reportarle a una niña de nueve años tener que dar explicaciones sobre una vivencia negativa relacionada además con su padre”, agrega el escrito, que se remite a la “prueba preconstituida” durante la instrucción, cuando el testimonio de la menor ya fue recogido “salvaguardando los derechos de la defensa”.

Por todo lo expuesto, la sentencia considera al padre responsable de un delito de abusos sexuales, agravados por la edad de la víctima y el parentesco que le une a ella, y le condena a dos años de cárcel. Además, le impone la prohibición de aproximarse a su hija, a su domicilio, colegio y lugares de ocio durante cinco años, le retira la patria potestad durante el mismo tiempo y le obliga a indemnizar a la madre con 6.000 euros. - Efe

Violencia machista

teléfonosServicio de atención a víctimas En la CAV: 900 840 111.

En el Estado: 016.

Emergencias. 112.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902