Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Aztertuz

Botar un barco o agarrarse a un bote

De Iruñea sale un proyecto social y político que encara retos complicados con soluciones no inmediatas;pero los afronta

Iñaki González - Lunes, 15 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Galería Noticia

Concluyó la Asamblea Nacional del PNV en Iruñea sin sorpresas. Los guiones de los actos de los partidos suelen estar bien trabajados y no hay zozobras en las filas jeltzales que sugirieran que no fuera a ser así. Si la definición de las líneas estratégicas incluye a las bases (en este caso las juntas municipales) el camino es más firme.

No hace falta resolver las cosas a la búlgara ni verticalizar la toma de decisiones. Pero sí mantener un criterio coherente que evite bandazos y golpes de autoridad. Eso que llaman la nueva política está por aprenderlo porque su emblema puede ser la participación, pero algo falla si acaba dictando a las filas locales los perfiles de quienes las van a dirigir, como está a punto de pasar en la nueva izquierda española y en su sucursal vasca.

El interés de fondo, más allá de la tramoya propia de estos eventos, es que define una línea de acción nítida: con perfil de reivindicación nacional, pero también social;con un mensaje exigente del reconocimiento de la especificidad, pero también con la advertencia de la necesaria voluntad de integración del diferente o del recién llegado, del que ya está y del que vendrá.

Hay un ejercicio de sinceridad en la admisión de que el derecho y su reclamación (en el caso del de decidir) no implica su materialización automática. Esto diferencia el discurso de Andoni Ortuzar de otros mensajes en los que la retórica deja en el aire la presunción de que lo que no se consigue es porque no se busca;de que la unilateralidad basta para que se abran las aguas del Mar Rojo. No hace falta ahogarse para descubrir que eso no va a ocurrir. Debería bastar ver que el agua llega a la cintura para entender que ciertas travesías no se pueden hacer a pie.

Hay que botar un barco. Y el del PNV es respetuoso con la capacidad de decisión de los que se quieran subir a él. Cabe la CAV, cabe Nafarroa y cabe Iparralde, pero no se lanza al agua con la presunción de que ya están dentro o de que están obligados a entrar en él. Es algo que no parece tener claro la izquierda abertzale cuando predica una unilateralidad cuyo sujeto no concreta: cuántos territorios van a actuar unilateralmente y con qué mayorías sociales.

El modelo proyectado hacia el futuro desde Iruñea habla del Estado del bienestar como eje de la acción social sostenible. Propone afrontar una realidad incómoda: la suficiencia de las pensiones futuras no está garantizada en Euskadi. Ni en España. Son lógicos los recelos sobre la flotabilidad del barco del sistema de solidaridad y suficiencia económica de las ayudas sociales y las pensiones.

Incluso desde el prejuicio sobre un modelo mixto con prevención complementaria que se asocia con privatizar, lo mínimo es afrontar los números reales y concluir que no dan. Pero es un engaño sostener que la coyuntura obliga a aferrarse a la Seguridad Social española. Ésta es hoy un bote que se deshincha en mitad del océano. Cuando pierda el aire -el Fondo de Reserva-, arrastrará al fondo al que no busque una fórmula que no sólo flote durante cuatro años sino que permita llegar a algún lado en las próximas décadas.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902