Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Y tiro porque me toca

Libertades y terrores

Por Miguel Sánchez-Ostiz - Domingo, 14 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:15h

en Madrid han salido a la calle los titiriteros encarcelados días pasados, acusados de enaltecimiento del terrorismo, por una obra de títeres de cachiporra en la que aparecía una pancartilla con la expresión, ya popular, de Gora Alka-eta. Un abuso que ha puesto en marcha una querella criminal contra el juez que dictó el auto de prisión y contra el fiscal que lo apoyó, a sabiendas de que era desproporcionado y dudosamente ajustado a derecho. Querella que dudo mucho el Tribunal Supremo admita, amparando con ello el abuso cometido.

Jueces para la Democracia ya ha declarado que no hay ensalzamiento del terrorismo alguno en la obra de los titiriteros, denunciados por unos padres obtusos, envenenados por la propaganda gubernamental del “Todo es ETA”. Dicho esto al margen de que no parece que nadie haya visto entera la obra de títeres o sepa realmente de qué trata. Poco importa, lo que cuenta es la oportunidad de dar palo.

Libertades. Otra. En Palma de Mallorca, escenario del juicio que tiene en el banquillo a la hermana del rey, ha sido puesto en libertad un ciudadano holandés, de nombre Van der Dussen, que ha permanecido doce años y medio en prisión acusado y condenado por unos delitos de violación que no cometió. Las circunstancias hacen ver una perversidad policial y judicial que mete miedo, porque de lo contrario tiene difícil explicación lo sucedido. ¿Cómo se explica que si desde el año 2007 le constaba a la policía que el ADN del encarcelado no coincidía con las muestras de una de las víctimas, siguiera Van der Dussen en prisión? o ¿cómo seguía en prisión cuando otro recluso confesó ser el verdadero autor de la violación de la que se le acusaba? ¿En qué manos estamos? ¿Qué ruleta, amañada, de la fortuna es nuestra justicia? ¿Errores judiciales o mala intención y falta de elemental ética? Cómo saberlo. No creo que haya voluntad alguna de investigarlo. Van der Dussen dice no perdonar, y hace bien, pero en cierta manera exculpa a las mujeres que le identificaron porque su identificación fue inducida por la Policía, eso sostiene.

Un caso terrorífico que viene a sumarse a otros, como el de los marroquíes Ahmed Tommouli y Abderrazak Mou-nib, que permanecieron en prisión, pese a la petición fiscal de indulto basada en serias dudas de la autoría y la basura procedimental. Casos que cayeron en el silencio y en el olvido. ¿Errores judiciales? Me temo que no lo son porque falta voluntad de investigar los motivos y las causas del atropello, y señalar a los autores de los daños. El Estado no debe encubrir conductas dolosas de sus funcionarios, aunque pueda y lo haga de manera tan habitual que parece preceptiva.

Los titiriteros han salido de prisión en olor de multitudes, el holandés sosteniendo que no perdona y que va a reclamar al Estado español porque “me han jodido la vida”. A los primeros les espera la atención social y mediática, hasta que su historia se desgaste, al segundo el olvido, las cloacas, porque lo suyo no da cámara, y ese no dar cámara que induce al olvido inmediato ampara a quienes le han “jodido la vida”.

Y vuelvo a los titiriteros y a la acusación de enaltecimiento del terrorismo. Gracias a nuestra modélica Transición un policía del franquismo puede ser juez de la democracia y, con claro ejemplo de escarmiento vengativo, enviar a prisión de manera abusiva a dos titiriteros: Ismael Moreno. De haber habido un mínimo empeño en depurar el aparato franquista, esto no habría sucedido. Pero sucede y con el aplauso de una parte significativa del público. ¿Hasta cuándo? Pues mientras el terrorismo de ETA siga siendo la única baza política del partido todavía en el Gobierno para encubrir la abrumadora corrupción que lastra su imagen pública.

Item más: llama la atención la mendacidad y mala fe del candidato Pedro Sánchez, que hace unos meses declaraba que si su partido llegaba al poder derogaría la ley Mordaza, y que ha visto que puede servirse de ella y olvida sus promesas electorales. El régimen policiaco es un gran amparador de negocios, objetivo primordial del Partido Socialista. ¿Cambio? ¿Qué cambio?

Llama la atención la mendacidad y mala fe del candidato Pedro Sánchez, que hace unos meses declaraba que si su partido llegaba al poder derogaría la ley Mordaza, y que ha visto que puede servirse de ella y olvida sus promesas electorales


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902