Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mirar hacia otro lado

Negociando un acuerdo de gobierno

Mikel Mancisidor - Domingo, 14 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:15h

Miekl Mancisidor

Galería Noticia

Miekl Mancisidor

Ahora que estamos en plenas negociaciones para constituir nuevo gobierno en Madrid, me pregunto qué negociaría yo, si fuera un partido vasco, nacionalista o no nacionalista, pero con vocación de participación vasca en los espacios internacionales. Me pregunto qué objetivos pondría sobre una mesa para conseguir avances importantes en la capacidad vasca de acción exterior.

No estoy hablando de objetivos que requirieran grandes cambios legislativos o constitucionales o que supusieran alteraciones en el estatus internacional de nuestro país. Estos cambios deben venir -o no venir- en su caso, por otra vía, por el acuerdo entre vascos primero, por el ejercicio de la bilateralidad con el estado después, y en todo caso con respeto a las normas vascas, españolas e internacionales, tanto en el fondo, como en el procedimiento.

Buscaría en cambio objetivos realistas, jurídicamente sencillos pero al tiempo políticamente ambiciosos. Buscaría primero garantías de respeto a las competencias vascas en materia de acción exterior, para blindarlas contra leyes que, como hemos visto recientemente, busquen limitarlas.

Buscaría después un par de hitos que marquen una diferencia de interlocución vasca en los organismos internacionales pero sin suponer cambios que, repito, no corresponden al ámbito de negociación que estamos considerando ahora.

Imagino para empezar una Comisión Vasca de la UNESCO que, con respeto a las competencias estatales y a la constitución de la UNESCO, pueda servir de vínculo directo entre este organismo internacional y la sociedad vasca y sus instituciones.

Recordemos que la UNESCO es la organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia, la Cultura y la Información, y que muchos de los contenidos que trabaja este organismo corresponden a competencias propias: cultura, lengua, educación, espacios naturales, patrimonio… Recordemos que ha habido relaciones oficiales de la UNESCO con el Gobierno Vasco desde hace 20 años, desde tiempos del Lehendakari Ardanza.

Recordemos igualmente la importante tradición de colaboración civil vasca con este organismo (el Centro UNESCO cumple este año 25 años, pero se le pueden trazar antecedentes, con muy ilustres actores, hasta la propia constitución de la UNESCO) y recordemos la importante red de organizaciones vascas reconocidas, de una u otra forma, por la UNESCO y constituidas ya como Red Vasca de la UNESCO. Pienso que el trabajo de fondo está, de alguna manera, hecho.

Pensemos que Bélgica no tiene una comisión nacional para la UNESCO, sino dos, la flamenca y la francófona. Los canadienses tienen otro modelo, con una sola comisión nacional, pero varios representantes quebequenses en la delegación ante la UNESCO, con rango de consejero principal uno de ellos, que puede actuar como representante del país en ausencia del embajador. Es otro modelo.

No se trata de copiar el modelo belga o canadiense, sino de imaginar e inventar el propio, con respeto a las competencias constitucionales españolas, estatutarias vascas y a las normas de la UNESCO.

Imagino además, como segundo hito, una Institución Nacional Vasca de Derechos Humanos reconocida por la ONU como tal Institución Nacional de Derechos Humanos. Estas instituciones funcionan como enlaces entre la ONU y los distintos países para determinadas materias. En caso de acreditar determinados requisitos de independencia y de atribuciones y recursos (llamados Principios de París) estas instituciones son reconocidas por la ONU como Instituciones Nacionales de Derechos Humanos.

Normalmente hay una institución Nacional por estado, pero hay también otras fórmulas. Escocia e Irlanda del Norte tienen, por ejemplo, sendas comisiones nacionales con el máximo reconocimiento internacional y la máxima categoría ONU. ¿Porqué no una vasca?

Como decía son objetivos posibilistas pero ambiciosos. Son realistas porque su ejecución sería posible sin grandes cambios legales y con escrupuloso respeto a las competencias estatales y a las normas de los respectivos organismos internacionales. Son ambiciosos por que significarían un gran avance de la participación vasca en el ámbito del multilateralismo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902