Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

La “desilusión” y “falta de cohesión” de la IA motivan impulsar Abian

Uno de los anexos de debate de la izquierda abertzale describe la situación de la militancia

Jurdan Arretxe Javi Colmenero - Sábado, 13 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:15h

donostia- La izquierda abertzale califica de éxito poner en marcha el proceso que le separó de la estrategia político-militar de décadas, denominado Zutik Euskal Herria!, pero seis años después se ve con “desilusión” por no haber acertado en sus previsiones y estar en una situación de “indefinición” ahogada entre la anterior época y la próxima, y de “bloqueo”. Esa es la radiografía principal que se deduce de las más de 700 aportaciones de los militantes a Abian.

La introducción de uno de los anexos (Aportaciones generales) del documento principal que presentaron el miércoles Marije Fullaondo e Igor Arroio es muy claro al sentenciar que “una de las ideas más repetidas” entre las recogidas en la fase de escucha inicial es “la necesidad de Abian. Se percibe claramente que el proceso es muy importante para la militancia. Una gran mayoría opina que, además de ser un ejercicio psicológico colectivo, servirá para cohesionar a la izquierda abertzale”.

No es para menos. En una línea más evidente de la que ya recoge el informe de 50 páginas, que será el de debate, se acentúan los logros desde 2010 (desde el propio Zutik Euskal Herria! que “sirvió para alejarnos del camino que nos llevaba al precipicio” hasta la potencialidad de la unilateralidad y la acumulación de fuerzas), pero también las “carencias”. Si los primeros se enumeran hasta 14, los segundos llegan a 27.

“La idea más repetida es que en la izquierda abertzale falta ilusión en el proceso. (...) Se comenta que la principal causa es que no hemos acertado en nuestras previsiones. No se han cumplido las expectativas iniciales”, resume el grupo promotor de Abian antes de recoger otras aportaciones como la “falta de cohesión” interna, la ausencia de una “hoja de ruta” que ha provocado una actuación “a la defensiva y con complejos” y el bloqueo en la resolución de las consecuencias del conflicto (“en muchas aportaciones se dice que será difícil avanzar si no conseguimos algo en ese terreno”).

En el documento que dibuja el estado de ánimo de la militancia con ideas que llegan en algún extremo a contradecirse (hay quien denuncia que la izquierda abertzale ha estado demasiado centrada en las consecuencias del conflicto y, otros, en cambio, en la independencia frente a las demandas sociales), algunos llegan a calificar de “error acatar la Ley de Partidos”.

Existe una “desmoralización” tras poner “todas las fuerzas en las instituciones y eso ha repercutido en el ámbito movilizador”. La izquierda abertzale, que en el informe central apuesta por revitalizar los movimientos populares, ha pasado “de ser un movimiento político a funcionar como un partido clásico. Sortu ha practicado una política convencional y su estructura política se ha distanciado de la militancia”.

El partido político que dirige Hasier Arraiz y que entre mayo y junio celebrará un congreso extraordinario, tal y como anunciaron ayer Amaia Izko y Pernando Barrena, recibe críticas: “Mucha gente no está de acuerdo con el actual modelo organizativo, que necesitaría una renovación”. Las bases censuran que “su estructura es vertical y las bases tienen pocas oportunidades de dar su opinión”, no le ha dado “importancia a la manera de tomar las decisiones”, presenta “carencias a la hora de ejercer la dirección. Falta de previsión, ausencia de autocrítica” y una “falta de capacidad para integrar diferentes puntos de vista”.

Más aún, “salvo la militancia muy cercana, mucha gente percibe Sortu como algo oscuro” y se reclama una mayor comunicación interna e información, “no solamente la que aparece en Gara”.

Contra las otras dos marcas visibles de la izquierda abertzale también hay críticas. Del sindicato LAB se asegura que tras “no estar liderando la alternativa social” , queda “lejos” de la militancia: “Nos llegan más noticias de ELA que de LAB. Las fuerzas sindicales se han dividido, en lugar de unirse”.

Sobre Ernai se considera que “en algunos momentos ahuyenta a la juventud”, máxime en un momento en el que, según el análisis de algunos militantes, “se detecta la falta de toda una generación que hemos perdido en la década de la ilegalización”. A su entender, “la organización juvenil vive mirando al pasado, en lugar de mirar hacia adelante”.

Con esta situación, algunos militantes recuerdan que “la izquierda aber-tzale no es solamente Ernai, Sortu y LAB;es mucho más que eso. Tenemos que saber aceptar esa realidad y darle una dimensión estructural”.

La idea de la renovación, con la asunción de que “el modelo de militancia de 24 horas se ha terminado, los valores de la sociedad actual no se corresponden con los valores históricos de la izquierda abertzale” centra otra parte de las reflexiones.

Hay quien reclama renovar “las y los militantes referenciales, caras nuevas para la nueva fase. Quienes hasta ahora han sido referenciales se mantendrían a su lado para transmitirles su experiencia”. Hay quien, entre los rumores que apuntan a Arnaldo Otegi sobre el posible candidato de la izquierda soberanista para lehendakari, considera que “las mismas caras de siempre sean el motor del cambio no es muy creíble ni de cara a fuera ni de cara a dentro”.

Otras reflexiones proponen “establecer una clara diferenciación entre las portavocías de Sortu y de EH Bildu”. Más aún, varias aportaciones aseguran que Sortu tiene un discurso socialdemócrata: “El discurso de Sortu y el de EH Bildu no se diferencian en nada. Nuestro discurso se sitúa dentro del sistema”. En esta clave de confrontación, hay quien aboga por unos movimientos populares basados en “la desobediencia” y que “recuperen la radicalidad” y el “carácter revolucionario”.

A EH Bildu, donde se encuentra Sortu junto a EA, Alternatiba y Aralar, se le extiende la misma denuncia de “verticalidad” que a Sortu, se le exige una mayor participación de los “independientes” para ensanchar la pluralidad y el apoyo social, y un grupo de militantes reclama la desaparición de EH Bildu “al menos tal y como está concebida hoy en día, es decir, como una coalición repartida en cuotas de partidos”. El documento central de Abian no llega a este extremo y “con todo el respeto” considera que “tendrá que tomar parte en la oferta renovada, tendrá que dar a conocer su propia formulación”.


Debate sobre la pacificación En este contexto de replanteamiento general (la crítica de la desorientación o indefinición se extiende desde el aspecto social hasta el organizativo), hay varias referencias a la resolución de las consecuencias derivadas de la lucha armada. “La variable de las presas y presos juega un gran papel en el terreno emocional y nuestra impotencia se ha convertido en una carga. Nos ha faltado hablar mucho. El uso de la palabra amnistía no puede convertirse en patrimonio de otra gente. Más allá de su significado jurídico, es una reivindicación histórica nuestra”, subrayan frente a la escisión que ha supuesto Amnistia ‘Ta Askatasuna.

“Hay que reivindicar la naturaleza política de las presas y presos”, reclama otra de las aportaciones, en la misma línea que otra reflexión que, en un contexto de “bloqueo”, resume que “en la izquierda abertzale tenemos un problema” con los presos y huidos: “No somos capaces de proyectar la importancia de esa problemática. No quiere decir que Sortu no esté trabajando ese tema, sino que cuando lo aborda públicamente, lo hace desde el punto de vista de los derechos y con un mensaje difuso”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902