Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

De fábrica de sueños a viviendas de lujo

Los estudios Buñuel de Madrid sucumben a las excavadoras a pesar de que los sindicatos de TVE se opusieron a su venta

Un reportaje de Pilar Salas - Sábado, 13 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:16h

TVE pasa de unos estudios en propiedad a alquilar otros platós más cerca de Prado del Rey.

TVE pasa de unos estudios en propiedad a alquilar otros platós más cerca de Prado del Rey. (Foto: Efe)

Galería Noticia

TVE pasa de unos estudios en propiedad a alquilar otros platós más cerca de Prado del Rey.

allí se rodaron El Cid y 55 días en Pekín, programas emblemáticos como Un, dos, tres... yTengo una pregunta para usted y, aunque lograron esquivar una vez la demolición, los estudios Buñuel de Madrid han sucumbido a las excavadoras para dejar paso a una promoción de viviendas de lujo.

Nacieron en 1941 como Estudios Cinematográficos Chamartín, donde se rodaron 18 películas, entre ellas Marcelino pan y vino, pero sus días de gloria vinieron cuando el productor de origen ruso Samuel Bronston los compró en 1959, les puso su nombre y los convirtió en un centro de superproducciones como Rey de Reyes y La caída del Imperio Romano. “Sedujo a las autoridades franquistas para convencerlas de que España podía ser el Hollywood europeo por la temperatura, los paisajes y los monumentos, y le ayudaron financieramente. Fue la primera vez que en España se intentó dar el salto al cine de gran presupuesto”, recuerda a Efe Ramón Colom, presidente de la Confederación de Productores Audiovisuales Españoles (Fapae). Estas películas trajeron a directores de la talla de Anthony Mann, Nicholas Ray y Henry Hathaway, y a actores como Charlton Heston, Sofía Loren, Ava Gardner y Bette Davis, “grandes figuras que protagonizaban reportajes en la prensa en los que se mostraban absolutamente enamorados de España”, refiere el que fue director de TVE de 1990 a 1996.

Pilar miróPero el proyecto se fue a pique y los Estudios Bronston quedaron en 1968 en manos del Banco Exterior de España. Abandonados, estuvieron a punto de ser demolidos para construir viviendas, pero gracias a Pilar Miró los compró RTVE y los reconvirtió en estudios de televisión “con una inversión escandalosa, pero que tenía un sentido”. En 1988 se inauguraban los Estudios Buñuel, con el mayor plató de televisión de Europa (2.500 metros cuadrados). Tenía otros dos estudios de 600 metros cuadrados. “Eran unos estudios modernos. El más grande concentró los programas más espectaculares, algunos de ellos con público, como Un, dos, tres... Responda otra vez, La noche de los castillos, que fue muy complicado, las galas especiales de fin de año o Tengo una pregunta para usted”, dice el productor Pepe Carvajo. “Los Buñuel supusieron mucho para la historia de la televisión. Éramos una gran familia, me ha dolido muchísimo que se hayan ido al garete”, lamenta quien allí grababa Lingo, concurso presentado por Ramoncín de 1993 a 1996.

Con las manos en la masa, El Grand Prix del verano, ¿Qué apostamos?, Cine de barrio, Hola Raffaella y un largo etcétera de programas que han construido la historia de la televisión española se realizaron allí, además de series como El Quijote, de Manuel Gutiérrez Aragón, y solo una película, El amor brujo, de Carlos Saura. Acogieron la capilla ardiente del actor Fernando Rey en 1994 y se grabaron conciertos como el último de Rocío Jurado y otros de Raphael, Alejandro Sanz y el especial de Navidad de Joan Manuel Serrat en 2014. Martes y Trece y Cruz y Raya llevaron el humor a los Estudios Buñuel, que José Mota considera “fetiches” en su carrera.

El primero de los especiales de fin de año de Martes y Trece, A por uvas, lo dirigió en diciembre de 1989 Rafael Galán. “El estudio aún estaba sin terminar. Recuerdo que hacían las parodias casi tiritando y que a los cámaras les costaba grabar porque se morían de la risa”, cuenta. El mismo frío que pasaron actores hoy desaparecidos como José Luis López Vázquez, Luis Escobar, Carlos Larrañaga y Antonio Ferrandis actuando para la primera serie que se rodó en los Buñuel, Séptimo cielo, en 1988. “Había platós, pero todavía no estaban equipados;no había controles y utilizábamos una unidad móvil, ni comedores, y comíamos en el exterior con un frío que pelaba”. Para Galán, fueron “los primeros estudios que tuvo TVE bien acondicionados, con instalaciones modernas, porque los de Prado de Rey eran muy antiguos. Y estaban en Madrid, no en un polígono industrial, cosa que se agradece mucho para actores, presentadores, cantantes y público”.

amianto “En su última etapa, con el problema de amianto en los estudios de Prado del Rey pasaron la producción a Buñuel, cuyos últimos años de vida han sido bastante activos. Ante las necesidades económicas, decidieron venderlo”, apunta Colón. Por 35,2 millones de euros a Pryconsa, que edificará la promoción de lujo Calanda Homes en un solar de 15.000 metros cuadrados. MasterChef fue la última gran producción que se grabó en los míticos estudios, donde desde el programa Alaska y Segura se les rindió un homenaje con el violinista Ara Malikian, que allí presentó Pizzicato, y tamboristas de Calanda en recuerdo al director de cine aragonés, en el que hasta hubo fuegos artificiales. También trabajadores que desarrollaron en ellos buena parte de su carrera profesional, que se reunieron para una foto de familia, con las instalaciones ya casi desmanteladas, cita a la que no faltaron el humorista Millán Salcedo y el presentador Ramón García.

No acudió José Hinchado, al frente de la cafetería de los estudios 30 años. Logró decorar sus paredes con más de un centenar de fotografías de famosos que pasaron por los Buñuel, con la particularidad de que eran imágenes de su infancia. “Tenía el primer posado en la playa de Ana Obregón”, dice. Y aunque tiene “recuerdos muy bonitos y divertidos” con celebridades, ahora no le apetece recordarlos: “Hace un año y medio TVE y Arturo Cantoblanco, que tenía la concesión de la cafetería, nos dejaron en la calle. Los hemos denunciado pero todavía no hemos visto un duro ni yo ni mis cuatro compañeros”. A la venta se opusieron los sindicatos de TVE, pero los Estudios Buñuel enseñan ya sus tripas bajo los zarpazos de las excavadoras. Para Colom “es una lástima sobre todo porque lo que ha hecho TVE es pasar de unos estudios en propiedad a alquilar otros platós más cerca de Prado del Rey para seguir con la producción. No sé qué pensaría Sofía Loren si lo viera”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902