Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
"Almuerzo en la cima de un rascacielos"

El día del humor tolosarra

El tiempo respetó uno de los días grandes del Carnaval de Tolosa, que brilló después de cuatro años pasados por agua. El ingenio y la originalidad de los tolosarras y el trabajo empleado en las carrozas dejaron imágenes coloridas y festivas

Alicia Zulueta - Lunes, 8 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 07:49h

Iñaki Goikoetxea segundo por la izquierda, con sus muñecos reprodujo la foto de Charles Clyde Ebbets, en la planta 69 del edificio GE del Rockefeller Center

Iñaki Goikoetxea segundo por la izquierda, con sus muñecos reprodujo la foto de Charles Clyde Ebbets, en la planta 69 del edificio GE del Rockefeller Center

Galería Noticia

Iñaki Goikoetxea segundo por la izquierda, con sus muñecos reprodujo la foto de Charles Clyde Ebbets, en la planta 69 del edificio GE del Rockefeller CenterLos vikingos hipnotizaron al público.Los niños compartieron la ilusión.Los colores inundaron la villa papelera durante uno de los días grandes de Inauteriak.Unos All Blacks muy fieros bailan una 'haka'típica previa al partido de rugby en mitad de las calles de Tolosa.El disfraz de Goikoetxea (segundo por la izquierda en la viga) triunfó.Los barmans de la Gintontakeriak se mostraron muy profesionales con sus preparaciones.Tres hombres escenificaron el baile de la película 'Full Monty'.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

"Cada uno tiene su función. Los chicos hacen la carroza y las chicas el baile" olatz artola Carroza de Barbie y Ken

El carnaval de Tolosa se hizo ayer respetar. Después de cuatro años seguidos disfrutando el Domingo de Carnaval pasado por agua, ayer el cielo se mantuvo y honró a los tolosarras con una jornada agradable. Todo marchó sobre ruedas en la meca del humor por estos días. La bienvenida a la fiesta llegó con la Diana, a cargo de la Banda de Música de Tolosa, a la que siguieron los txistularis y la sokamuturra. Y después, el plato fuerte, las carrozas. Aunque este año no desfilaron y permanecieron estáticas en los lugares asignados, algo que no convenció a todos, sobre todo a quienes estuvieron más lejos del corazón del Carnaval.

Las calles se llenaron de música y color, se transformaron en un mundo paralelo en el que cualquier cosa era posible. Como dar con un grupo de gambas a la gabardina, o con un pintxo pote masai con una barbacoa en plena acera. O una furgoneta que viajó en el tiempo, desde Woodstock. Ayer fue el día en el que miles de personas se echaron a las calles transformados en personajes de ficción y con la ilusión de los niños. De hecho, ni el alcalde de Donostia, Eneko Goia, y su familia quisieron perdérselo. Acompañados por la alcaldesa de Tolosa, Olatz Peon, fueron todos vestidos de tribu africana. El sol se asomó durante la mañana, y eso animó el jolgorio.

Las carrozas eran de lo más variopintas. Desde una enorme estructura de dos pisos recién llegada del Bronx con rateros armados hasta los dientes, hasta una colección de frankensteins en su mansión. Unos vikingos surcaban el mar de asfalto, encabezados por un capitán que tenía mucho de tenebroso, pero hipnotizaba a todos a su paso. "Somos diez amigos de Leitza y llevamos 27 años disfrazándonos", contó Juanes, uno de los vikingos que por su aspecto podría haber nacido en Escandinavia. Estos no eran los únicos a bordo de un buque. Un enorme barco pesquero sobresalía por su tamaño, y por las ropas amarillas de sus grumetes pescanova.

Los decibelios retumbaban en los oídos y los 34 txikiteros de la carroza Txikitofest meneaban las panzas al ritmo. Jon Diago, txikitero tolosarra de 23 años, explicó que tuvieron que empezar la carroza "de cero". "Este año hemos echado muchas horas de trabajo y dinero, cada uno 230 euros. Para dos días es mucho, pero se hace con ilusión", apuntó.

"Somos diez amigos de Leitza y hemos venido a hacer el vikingo. Llevamos 27 años disfrazándonos" juanes Vikingo de Betikoa

Un poco más adelante, un enorme grupo de Barbies se llevaban las miradas de los paseantes. Dos enormes cajas de plástico con una Barbie y un Ken embalados en su interior presidía la carroza. Y frente a ella, toda la colección de estos muñecos esquiadores, bailarines, rockeros, de boda, en triciclo, hippie, y todo lo imaginable interpretando una coreografía muy estudiada. "Cada uno tiene su función. Los chicos suelen hacer la carroza y las chicas el baile", afirmó la joven Olatz Artola, que iba disfrazada de Ken-marido.

Otro de los espectáculos más trabajados fue el de Disney, por la cantidad de personajes de películas que lo integraban. La sirenita, Úrsula, el cangrejo Sebastián, Jasmín, Aladdín, el genio de la lámpara, la Bella y la Bestia y el candelabro Lumiere, Peter Pan, el Capitán Garfio y hasta el cocodrilo que lo atemorizaba, entre muchos más. También había carrozas no oficiales. Muchas familias construyeron sus propios inventos para disfrutar del día a lo grande. Como el globo aerostático de las aviadoras Naiara, Ainhoa y Edurne. Reciclaron la base del globo, una gran caja de madera, de otros años. "Así metemos ahí a los niños. Hay que enseñarles lo que es el Carnaval desde txikis", dijo una de ellas. O la carroza que simulaba un bar móvil, Gintonteriak, con unos camareros expertos en hacer cócteles.

No faltó la imaginación. Por el centro del municipio se dejaron ver desde los disfraces más habituales hasta las vestimentas más ingeniosas. Aunque para traje de altura, el del decorador Iñaki Goikoetxea, que en esta ocasión parecía sacado de la típica foto de unos obreros subidos en una viga y con los pies colgando sobre el cielo de Nueva York. El caso es que él conquistó el skyline tolosarra, desde la punta del Rockefeller Center, junto a tres obreros más, que en realidad eran muñecos con un aspecto muy realista. Con el entierro de la sardina a la vuelta de la esquina, estos tolosarras ya están con la mente puesta en el próximo Carnaval.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902