Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Desde la Avenida de Tolosa

De corbatas y pajaritas

Por Adolfo Roldán - Lunes, 8 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:11h

la corbata es una prenda principalmente masculina, política y cada vez menos empresarial o académica. Tiene que ver con las leyes, con la judicatura, con los ministros, también con los enterradores;con los discursos, con las declaraciones con los imputados por corrupción y cada vez menos con los profesores de instituto y los catedráticos. Antes de seguir, habría que aclarar que las corbatas no tienen la culpa, solo algunos encorbatados, y que a veces son una señal de elegancia tanto en el hombre como en la mujer. Pero hoy quiero recrearme con la corbata política. Nadie recuerda ya cuando Alexis Tsipras la olvidó en el fondo del armario. No volverá a ponérsela, dijo, hasta que Grecia salga de la crisis. Desgraciadamente va para rato. Matteo Renzi, primer ministro italiano, fracasó cuando intentó hacerle cambiar de opinión y le regaló una de esas corbatas italianas que quitan el hipo. Alexis siguió erre que erre en sus trece, y mantuvo su palabra. Estos días, la corbata ha adquirido un importante protagonismo en las negociaciones de investidura. Pedro Sánchez ha demostrado ser versátil pero también un tanto bisoño al calibrar a sus interlocutores. En la entrevista con el rey se puso corbata roja, y al parecer acertó porque Felipe VI le encargó formar gobierno. Con Rajoy vistió también corbata azul, a veces roja sencillamente para chincharle. En la entrevista con Albert Rivera también adivinó los movimientos de su interlocutor, apareciendo camaleónicamente ambos con corbata azul. No fue un gran acierto, me refiero a algo memorable, porque el color de Rivera era previsible. Con Iglesias también dio en el clavo, y ambos prescindieron de prenda tan ‘casta’. Pero a partir de ahí, todo han sido patinazos para el líder socialista. Con Ortuzar, posiblemente por prestar oídos a las habladurías de Bildu, se encorbató y se equivocó. Con Garzón y Cayo Lara también se la colocó, y volvió a errar. Finalmente su patinazo mayor ha sido en los Goya, donde prescindió de corbata y los malditos Iglesias y Rivera aparecieron con pajarita.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902