Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
se puso en marcha ayer c

“Señor, salga de ahí: no puede estar en la zona donde aparcan los autobuses”

La estación de autocares de Donostia se puso en marcha ayer con la presencia de curiosos que entorpecían el ritmo de la terminal
Los primeros vehículos transitaron con fluidez por los andenes

Aitor Anuncibay Gorka Estrada - Domingo, 7 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:15h

donostia- El primer autobús salió puntual con destino al aeropuerto de Loiu de una estación que ha llegado a Donostia con más de 20 años de retraso. A las 5.00 horas partieron los primeros viajeros del hangar donostiarra situado junto a la estación de Atotxa, donde se encendieron las luces y comenzó la acción para recibir semanalmente a unos 60.000 usuarios. A primeras horas de la mañana, la instalación dormitaba a la espera de recibir el gran caudal de gente matutino, la primera piedra de toque para comprobar la respuesta de la terminal a las necesidades del día a día. “Es un motivo de alegría para los guipuzcoanos y los donostiarras que ya esté en marcha sin ningún contratiempo. Es evidente el avance que supone esta estación. Las taquillas están funcionando con total normalidad”, señaló a primeras horas de la mañana la diputada de Movilidad y Ordenación del Territorio, Marisol Garmendia.

avisoEl verdadero despertar llegó horas después, cuando la función cogió ritmo a los sones de los vehículos y el desafine de algunos curiosos. “El señor que está junto al pilar, por favor, salga de ahí: no puede estar en la zona de aparcamiento de autobuses”, avisaban desde las oficinas a través de los altavoces a un hombre plantado en mitad del aparcamiento, en la rotonda que vertebra el movimiento de los autobuses. Dos veces más tuvieron que repetir el mensaje para que el intruso saliese de su ensimismada contemplación del gran tragaluz que ilumina la zona central.

Fue la tónica del día: llamadas de atención a todos los imprudentes que actuaban como niños en Eurodisney. Cualquier aparato se convertía en una atracción. Las máquinas de vending, las expendedoras de billetes, los paneles de horarios...hasta los servicios eran materia de exploración. “¿Quieres ver los baños?”, le sugería una madre a su hija, proyectando su curiosidad en la pequeña.

En torno a las 13.00 horas, el WC ya sufría el trasiego de usuarios propio de una intensa jornada con los suelos algo ennegrecidos por las suelas del calzado y regados por el descuido de algunos despistados. Eso sí, todos los portarrollos seguían ofreciendo papel.

goteoMientras tanto, las 21 dársenas continuaban con la ceremonia de recibir y despedir pasajeros, que ayer arribaban en un lento goteo debido a que la actividad viajera durante los sábados es inferior al resto de la semana. Pese a eso, la instalación estaba abarrotada de ciudadanos de todas las edades, en un reguero de usuarios y curiosos que ascendía y descendía las escaleras mecánicas.

Las 11 compañías que operan en este punto tomarán rumbo de crucero a partir de mañana, cuando estudiantes, trabajadores y turistas acudan altemplodel transporte por carretera. Entonces, pondrán a prueba una instalación que arrebatará el trajín a la existente en Amara, cuya situación provisional se ha prolongado cuatro lustros.

Será mañana, por tanto, cuando la terminal cogerá el ritmo de las jornadas laborales y unos 2.500 autobuses operarán en los andenes de lunes a viernes para trasladar a unos 45.000 usuarios.

Por su parte, Lurraldebus también iniciará la próxima semana a pleno rendimiento con las entradas y salidas de 230 autobuses y el tránsito de más de 4.000 usuarios guipuzcoanos. Entonces llegará el momento en que todo el mundo olvide los dimes y diretes para construir una estación de autobuses que ha tardado más de dos décadas en hacerse realidad.

Opiniones de usuarios

Este hombre fue uno de los muchos a los que les llamaron la atención por actuar con cierta imprudencia. Bajó las escaleras mecánicas con la bicicleta. Y desde los altavoces reprendieron su acción. “He cometido una infracción y me han llamado la atención. La verdad es que no me he dado cuenta y tenían razón”, recordaba sonriente la anécdota de la que fue involuntario protagonista. Hernando es conductor de autobús, aunque ayer no ejercía como tal, y desarrolla su profesión entre Vitoria y Donostia. A su juicio, la nueva estación “está bien”, aunque debería de ser “totalmente intermodal para concentrar todo en el mismo sitio”. “Está el tren, el autobús y falta el Topo”, señalaba Hernando mientras observaba trajín de la recién estrenada terminal.

Todo hacía pensar que la nueva terminal le traería a este músico callejero de origen rumano mayores recaudaciones que en días anteriores. Más personas que pasan delante para disfrutar de sus dotes musicales, más monedas en la funda de su guitarra. Pero ayer esta tesis no funcionó. “Se habla más y no me escuchan cuando canto”, se lamentó. Y no solo eso. “Todos van con prisa para no perder el autobús y no se paran”, agregó. Turkulia espera que la situación dé un giro cuando se asiente la instalación y sus melodías se conviertan en la banda sonora de los viajeros. “Ojalá la gente se pare más”, expresó este cantante, un habitual del pasadizo que comunica el barrio de Egia con el puente de María Cristina.

Con su maletín rodante, esta azafata de British Airways descendió del autocar proveniente del aeropuerto de Loiu, ignorante de que ayer se levantó el telón de un escenario largamente ansiado. Su visión de auxiliar de vuelo bregada en miles de viajes se reflejaba en sus improvisadas conclusiones sobre la estación. “Está todo muy limpio, bien organizado y con buena información”, resumía esta mujer que buscaba los horarios de salida del autobús con destino al aeropuerto de Biarritz. Sin embargo, no consta que en ese momento tuviese una conexión con el aeródromo biarrota. Con resignación, decidió tomar un café en el reluciente bar de la terminal a la espera de encontrar una solución para llegar a la localidad labortana.

También era día de estreno para el kiosco de la terminal, donde algunos viajeros compraban revistas, caramelos o souvenirs. Con todo, la propietaria del establecimiento no creía que la jornada iba a resultar fructífera. “Hay mucha gente mirando”, comentaba sin perder la sonrisa. Cadenas regentaba anteriormente la tienda de prensa de la estación de tren de Atotxa y su marido está al frente de la situada en la plaza de Easo. Esta mujer estima que su volumen de negocio crecerá respecto al que regentaba en la zona ferroviaria. “La estación de autobuses tiene más pasajeros que la de tren, el sitio es nuevo y está en el centro de la ciudad, con un buen acceso”, calcula. No obstante, estima que la instalación es “pequeña y con poco espacio para los buses”.

Su jornada laboral comenzó a las 6.00 horas en la misma estación que ayer se ponía de largo. Turrillas es conductor de autocar de la compañía Pesa y ayer al mediodía regresaba del aeródromo vizcaíno. Ya había tenido oportunidad de salir y entrar en la terminal donostiarra, comprobando el acceso a la instalación. “Es cómoda, pero creo que puede ser algo escasa cuando haya más aglomeración. Aún así es un salto de calidad indudable comparado con la de Pío XII”, afirmó este chófer, quien conduce profesionalmente desde hace dos años. Turrillas vaticinó un problema exterior relacionado con la nueva terminal. “Es necesario habilitar un carril-bus para conectar con la estación porque va a ser un incordio llegar hasta aquí con las colas que se forman”, advirtió.

A las 14.00 horas era el único taxista apostado en la zona para estos vehículos, situada en el exterior, junto a la estación de tren. Estaba a la espera de recoger pasajeros, bien de la terminal del ferrocarril o bien de la instalación de autocares. Torres tiene una queja que se extiende al resto de sus colegas de profesión donostiarras: el giro en el puente de María Cristina para entrar en la nueva terminal está prohibido y debe de alargar su trayecto hasta el de Santa Catalina para poder encarar la zona de autobuses. “Como hay que hacer más recorrido, conduciendo por el paseo de Francia, la gente paga más y eso les fastidia, claro. Llevamos mucho tiempo peleando con el Ayuntamiento pero no nos hacen ni caso”, se quejó este taxista.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902