Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

New Hampshire

El largo proceso electoral estadounidense tiene una nueva parada: el martes en New Hampshire. Este pequeño estado de 1,3 millones de habitantes del noreste del país es el primero en celebrar elecciones primarias al uso.

Un reportaje de Marta Martínez - Domingo, 7 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:15h

Bernie Sanders y Hillary Clinton, los dos candidatos que aspiran a liderar la opción demócrata a la Casa Blanca, en un debatel televisado.

Bernie Sanders y Hillary Clinton, los dos candidatos que aspiran a liderar la opción demócrata a la Casa Blanca, en un debatel televisado. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Bernie Sanders y Hillary Clinton, los dos candidatos que aspiran a liderar la opción demócrata a la Casa Blanca, en un debatel televisado.

Dicen los expertos que el mayor varapalo para un candidato a la presidencia estadounidense en el arranque de las primarias es no cum plir las expectativas que se habían depositado en él. Quien gana en Iowa no logra necesariamente la nominación de su partido, pero quedar muy por debajo de las expectativas puede dañar la candidatura de un candidato al punto de no reponerse. Ya le pasó a Hillary Clinton en 2008 y ahora puede pasarle a Donald Trump.

Durante meses, la campaña electoral estadounidense ha girado en torno a los exabruptos del magnate inmobiliario y todos los focos se han centrado en él. Todas las encuestas le daban como vencedor en Iowa. Pero llegó el día señalado y no solo quedó segundo por detras de Ted Cruz, sino que superó por menos de un punto a Marco Rubio. Y ha sido este, pese a su tercer puesto, quien se ha llevado toda la atención mediática. Superó las expectativas y renovó su imagen como futurible candidato republicano a la Casa Blanca.

En definitiva, los caucus de Iowa sirven para medir fortalezas y debilidades, una criba que ya ha dejado fuera de la contienda a cuatro candidatos: el demócrata Martin O’Malley y los republicanos Mike Huckabee, Rand Paul y Rick Santorum. Jeb Bush se quedó también a la cola con apenas el 3% de los votos, por lo que New Hampshire se presenta como la prueba definitiva para él. Este pequeño estado del noreste del país es el siguiente en elegir a sus delegados. Será el martes a través de un proceso tradicional de primarias, a diferencia de Iowa.

Las encuestas llevan semanas dando como vencedor al demócrata Bernie Sanders, con 18 puntos de ventaja sobre Hillary Clinton, y de nuevo al republicano Donald Trump, con más de 21 puntos de ventaja sobre Ted Cruz. Habrá que ver si esta vez se cumplen los pronósticos y en qué medida han influido los resultados de Iowa.

La misma noche del lunes, antes incluso de conocerse el resultado definitivo, los candidatos pusieron rumbo a New Hampshire para continuar con la frenética campaña electoral. Discursos, encuentros, fotos, debates, todo para atraer a los votantes en la recta final. Hillary Clinton y Sanders se vieron las caras el pasado jueves, los republicanos lo hicieron ayer.

Más moderadoAl Igual que Iowa, los delegados en juego en New Hampshire no serán determinantes, 32 para los demócratas y 23 para los republicanos, sin embargo, puede influir para impulsar campañas -en forma de atención mediática y fondos-, pero sobre todo para descartar candidatos. Lo cierto es que New Hamphsire pocas veces sigue el ejemplo de Iowa. Su electorado es fiscalmente conservador, pero menos religioso y más moderado en temas sociales. La victoria de Ted Cruz en Iowa se explica en gran parte por el apoyo de los evangélicos debido a sus posiciones ultraconservadoras. Sucedió lo mismo en 2008 con el exgobernador de Arkansas Hike Huckabee y en 2012 con el exsenador Rick Santorum. Ambos triunfaron en Iowa, pero perdieron en New Hampshire y no tardaron en caerse de la carrera por la nominación presidencial. De hecho, son muchos los republicanos que cuentan con que Cruz no repetirá un triunfo el próximo martes. La atención está por lo tanto en Marco Rubio, convertido en la esperanza del establishment republicano, y Jeb Bush, que con una derrota similar a la de Iowa podría quedar descartado de la carrera.

Sanders Vs. ClintonLo que parece claro es que el caucus de Iowa ha impulsado la candidatura de Bernie Sanders. Una encuesta de Reuters/Ipsos realizada después de las asambleas de ese estado colocaba al autodenominado “socialista demócrata” empatado con Hillary Clinton a nivel nacional. El sondeo da a la exsecretaria de Estado, que llegó a liderar la carrera con hasta 50 puntos de diferencia meses atrás, una ventaja de apenas 3 puntos sobre el senador de Vermont. El insólito auge de Sanders, un senador independiente que se define como socialista, una etiqueta maldita en Estados Unidos tras décadas de propaganda antisocialista, ha dado un giro a la campaña demócrata. Tanto que el debate pasa ahora por conseguir el título de más progresista.

“Un progresista es alguien que trabaja por el progreso”, ha dicho recientemente Clinton, quien ha agregado: “Soy una progresista que logra que las cosasa se hagan”, en referencia a las propuestas de su contricante, que en algunos casos considera una quimera. Hillary Clinton podría considerarse progresista en asunto sociales como el aborto, los matrimonios entre personas del mismo sexo -a pesar de que como primera dama, secretaria de Estado y senadora las rechazó- e inmigración, Sanders critica a su adversaria por ser demasiado dependiente de las grandes empresas de Wall Street, de donde provienen muchos fondos de su campaña. De hecho, hasta finales de diciembre, el sector financiero apoyó a Clinton con más de 21 millones de dólares. El senador de Vermont, en cambio, presume de financiar su campaña con las donaciones pequeñas e individuales del votante medio. “Estoy orgulloso de ser el único candidato aquí que no tiene una Super PAC”, ha señalado.

Sanders también está a favor del aborto y los matriomonios entre personas del mismo sexo. Al igual que Clinton está a favor de una reforma migratoria que abra las puertas a la ciudadanía de los 11 millones de indocumentados que hay en el país;también apoyas las medidas ejecutivas del presidente Barack Obama en favor de los jóvenes estudiantes indocumentados, pero el senador independiente va un poco más allá y propone medidas extraordinarias para proteger a los niños indocumentados de Centroamérica o regresar a Estados Unidos a aquellos que han sido deportados a sus países y están en situación de riesgo.

Sanders también va más allá que apoyar la reforma sanitaria de Obama, como hace su contrincante Clinton. El senador propone un sistema sanitario universal con un coste de 1,38 billones anuales, que estaría financiado por las rentas más altas, de forma escalonada. Y se ha ganado a parte de la comunidad afroamericana con sus propuestas para frenar la violencia policial hacia el colectivo. Sanders, considerado el azote de Wall Street, ha elaborado un plan económico “de izquierdas” que detalla en su programa electoral y en el que destacan medidas como un nuevo impuesto estatal progresivo para el 0,3% que gana más de 3,5 millones de dólares;otro impuesto para disuadir a los especuladores de Wall Street (este pagaría los 75.000 millones que costaría la universidad gratuita);subir el salario mínimo de 7,5 a 15 dólares la hora en 2020;revocar los tratados de libre comercio para incentivar la producción nacional;o un programa de creación de empleos juvenil. El senador de Vermont, con un importante apoyo entre los jóvenes, apoya también la despenalización del consumo de marihuana.

En el otro lado, los candidatos republicanos a la Casa Blanca no han querido entrar en profundidad en sus propuestas económicas -básicamente se han limitado a decir que Obama ha destruido la economía del país -y se han enfocado en temas todavía polémicos como la inmigración, el aborto, el control de armas, el calentamiento global. Las propuestas de los tres principales candidatos no difieren mucho en estos temas, la diferencia está en las formas y en que mientras que Marco Rubio se ha convertido en el favorito del aparato, a Trump y Cruz son se les considera antisistema.

HIllary Clinton

Inmigración. Abre la puerta a la regularización de los inmigrantes.

Política exterior. Como jefa de la diplomacia estadounidense, Clinton defendió armar a los rebeldes sirios que combatían al presidente Bashar al Assad, una sugerencia que no fue tomada en cuenta por la Casa Blanca. Ha criticado a Obama por ser demasiado “cauteloso” en las crisis globales. Propone entrenar a los rebeldes sirios para que combatan al Estado Islámico y crear una zona de exclusión aérea en el norte sirio. Apoya mantener las tropas en Afganistán.

Sanidad. Mantener la Obamacare.

Derechos sociales. Ahora es partidaria del matrimonio entre personas del mismo sexo, pero se opuso como primera dama, senadora y secretaria de Estado.

Armas. Dice estar determinada a impulsar medidas que amplíen las verificaciones de antecedentes y evitar que las armas lleguen a las manos equivocadas.

Cambio Climático. Ha descrito el cambio climático como el problema más “urgente, extenso y de mayores consecuencias” que enfrenta el mundo. Para 2027, las energías renovables deberían constituir el 33% de la energía producida en Estados Unidos. Instalación de 500 millones de paneles solares para 2020.

Bernie sanders

Inmigración. Permitir a los inmigrantes contratar cobertura sanitaria;desmantelar los programas de deportación y los centros de detención;reformar el sistema de visados;legalizar a los inmigrantes que lleven cinco años en el país;revertir la militarización de la frontera con México, y no separar familias.

Política exterior. Aboga por la creación de un Estado palestino junto al israelí. Fomentar la diplomacia y no la acción militar. Cerrar Guantánamo. Luchar contra el EI de forma coordinada y buscar el origen de la radicalización. Retirar tropas de Afganistán.

Sanidad. Un sistema sanitario universal con un coste de 1,38 billones anuales, financiado por las rentas más altas de manera escalonada.

Derechos sociales. Prohibir la discriminación por orientación sexual. Desmilitarizar las fuerzas policiales, fomentar cuerpos policiales que reflejen la diversidad y facilitar las denuncias de acciones policiales irregulares.

Armas. Clinton le reprocha haber votado a favor de la inmunidad para vendedores y fabricantes de armas en 2005. Ahora se opone.

Cambio climático. Eliminar descuentos impositivos para empresas de combustibles fósiles. Dar incentivos para que haya 10 millones de techos con paneles solares para 2020.

Ted Cruz

Inmigración. Se encuentra entre los candidatos más críticos con las medidas ejecutivas tomadas por Obama respecto a la inmigración, como la de paralizar las expulsiones de los conocidos como ‘dreamers’, estudiantes que llegaron a EE.UU. siendo niños.

Política exterior. Está en contra del acuerdo nuclear alcanzado con Irán, por lo que se ha comprometido a revocarlo en caso de llegar a la presidencia. También apoya el despliegue de fuerzas terrestres contra el Estados Islámico en Irak y Siria.

Sanidad. Ted Cruz adquirió notoriedad tras pasar 21 horas seguidas hablando en el Senado. De esta forma torpedeó la votación de la reforma sanitaria de Obama utilizando la táctica conocida como “el filibustero”. Esta reforma y la inmigración son su principales caballos de batalla en asuntos sociales.

Derechos sociales. Contrario al aborto incluso en casos de violación.

Cambio climático. Asegura que durante los últimos 17 años las imágenes de satélite muestran que ha habido 0 calentamiento global.

Armas. Se opone a cualquier restricción sobre las armas. Ha dicho: “No te deshagas de los malas deshaciéndote de nuestras armas, deshazte de ellos usando nuestras armas”.

Donald Trump

Inmigración. Ha sido el tema estrella de su campaña. Ha propuesto la expulsión de todos los inmigrantes irregulares y construir un muro en la frontera sur que pague México;en caso contrario, confiscaría “los pagos de remesas derivadas de sueldos ilegales” e incrementaría los precios de todos los visados temporales de primeros ejecutivos y diplomáticos mexicanos. Si hiciera falta, incluso, los cancelaría. También prohibiría la entrada a musulmanes.

Política exterior. Asegura que no “haría añicos” el acuerdo entre las grandes potencias e Irán, pero lo controlaría de manera tan dura “que no tendrían oportunidad de obtener una bomba nuclear”.

Sanidad. Derogación de la reforma sanitaria de Obama.

Derechos sociales. En el pasado se ha mostrado más cercano a ideas progresistas en cuestiones como el aborto o el matrimonio entre personas del mismo sexo;en embargo, en esta campaña se ha manifestado “provida”.

Cambio climático. Trump ha dicho: “El concepto de calentamiento global fue creado por y para los chinos, para volver a la industria manufacturera estadounidense.

Armas. Defensor a ultranza.

Marco Rubio

Inmigración. En 2013 fue coautor de una iniciativa de ley que abría la puerta a la naturalización de los indocumentados. El proyecto murió en la Cámara de Representantes por la oposición republicana. Ahora, Rubio ha endurecido su postura y asegura que la inmigración es un asunto de seguridad nacional. Ha declarado que su intención es asegurar la frontera antes de encargarse de las millones de personas que viven ilegalmente en el país. Para aquellos que hayan vivido en Estados Unidos “durante un periodo definido” propone una revisión de antecedentes: expulsión para quien tenga un historial delictivo y permiso de trabajo de 10 años para quien tenga el expediente limpio. Pero antes deberán aprender inglés y pagar una costosa multa.

Política exterior. Ha prometido anular el acuerdo nuclear con Irán en su primer día como presidente.

Sanidad. Quiere revocar la reforma sanitaria de Obama.

Derechos sociales. Antiabortista y en contra de los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Cambio climático. Cree que no hay evidencia de acción humana.

Armas. Contrario al control de armas, asegura que la violencia se debe a enfermedades mentales.

New Hampshire

Población. 1,3 millones de habitantes. El 91% de los residentes del estado son blancos, y la media de la población ronda los 43 años. Las minorías étnicas y raciales son muy pequeñas: tan sólo el 3.3% es hispano y 1.5 % es afroamericano, según la Oficina del Censo de Estados Unidos.

Religión. El 79% de los simpatizantes republicanos aseguran no ser muy religiosos, por lo que la retórica conservadora de candidatos como Ted Cruz o Ben Carson puede ser poco efectiva.

Encuestas. El 64% de los demócratas dicen que su elección es firme mientras que solamente el 41% dice lo mismo del lado del Partido Republicano. Aquellos que planifican participar en las primarias demócratas también son más abiertos a los dos candidatos que quedan en su partido, a diferencia de lo que sienten los republicanos sobre el actual favorito del partido, Donald Trump. En general, solo el 19% de los posibles votantes demócratas aseguran que nunca apoyarían a Clinton, un 8% nunca apoyaría a Sanders, mientras que un 52% señala que ambos candidatos están bien. Del lado republicano, 37% dice que había eliminado a Trump de las alternativas y solamente el 13% siente que todo el espectro del campo es aceptable.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902