Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

Rajoy votará en contra de cualquier Gobierno de Sánchez

Solo se votará a sí mismo y desactiva la opción de un ejecutivo socialista con el apoyo de Ciudadanos, que tampoco apoyaría porque “no se puede gobernar con 130 escaños”

M. Vázquez - Viernes, 5 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:13h

El presidente en funciones y María Dolores de Cospedal, ayer.

El presidente en funciones y María Dolores de Cospedal.

Galería Noticia

El presidente en funciones y María Dolores de Cospedal, ayer.

donostia- Mariano Rajoy solo tiene intención de votarse a sí mismo y se posicionará en contra de cualquier otro candidato a la presidencia española con el argumento de que su partido fue el más respaldado en las elecciones de diciembre. El popular arrojó un jarro de agua fría sobre quienes pensaban que el PP podría ponerse de perfil si los socialistas consiguieran articular una alternativa donde no estén Podemos ni partidos independentistas, es decir, una alternativa con PSOE y Ciudadanos, de perfil moderado y exclusivamente constitucionalista. Pero también en ese caso votará en contra. Con una claridad poco habitual en el presidente en funciones, desgranó todas las combinaciones de gobierno posibles que podría empastar Pedro Sánchez, y dio su negativa a cada una de ellas. “Votaremos no, y conviene dejarlo claro, a la investidura del señor Sánchez, tanto si viene apoyado por Podemos y por los partidos independentistas, como si viene apoyado por sus noventa escaños porque con eso no se puede gobernar, como si viene apoyado por otros que quieran darle su apoyo (en alusión a Ciudadanos) porque tampoco con 130 escaños se puede gobernar”, lanzó.

El rechazo del PP podría ser clave en el supuesto de que los socialistas se inclinaran por acordar con Ciudadanos. Esa alianza sumaría 130 votos frente a los 123 que aglutina el PP, pero el problema estriba en que los nacionalistas vascos y catalanes se sumarían al veto por el discurso centralista de Ciudadanos y, si Podemos se ajusta a lo prometido, también votaría en contra. En el supuesto de que los socialistas acordaran un gobierno de izquierdas con Podemos e IU, se apoyaran en los jeltzales y los nacionalistas catalanes se abstuvieran, el voto en contra de PP y Ciudadanos sería intrascendente. No obstante, a nadie escapa la dificultad que entraña sumar tantas voluntades, máxime cuando Podemos se está mostrando muy exigente y en un tono que ha enervado a los barones socialistas.

Rajoy, por su parte, está siendo cuestionado por voces dentro de su propio partido por la inoperancia que habría demostrado tras las elecciones. Pese a que el PP fue la lista más votada, no ha hecho grandes esfuerzos para buscar socios. El entorno del presidente en funciones argumenta que, por un lado, el socialista Pedro Sánchez se mostró muy agresivo en su encuentro y no le dio pie a presentarle sus documentos con propuestas y que, por otro lado, estaba cantado que Ciudadanos iba a pedir la cabeza de Rajoy para exponer un trofeo en su lucha por la regeneración democrática, como ya hizo en las negociaciones con el socialismo andaluz cuando pidió las renuncias de Chaves y Griñán por las presuntas irregularidades en los ERE. Según ese análisis, cualquier esfuerzo sería baldío.

Rajoy volvió a justificar ayer su rechazo a presentarse a la sesión de investidura asegurando que es “absurdo” acudir sabiendo que es “imposible” ser investido. En cualquier caso, mantiene su candidatura y ofrece a los socialistas que le apoyen a cambio de que el PP les devuelva la moneda procurando estabilidad al PSOE en comunidades autónomas y ayuntamientos. El socialismo debería apoyarlo a él, pero nunca a la inversa. “El PP no tiene voluntad de ser, como otros, bisagrista”, lanzó.

“radicales”También explicó por qué no apoyaría un gobierno socialista, y lo hizo con argumentos ya conocidos. A su juicio, necesitaría el concurso de Podemos e IU y el apoyo de los independentistas, ya sea con un voto a favor, una abstención o una ausencia, algo que no sucedería a cambio de nada. Por ello, alumbraría un gobierno “hipotecado y radical”, que para colmo no podría funcionar porque el PP tiene mayoría absoluta en el Senado (en realidad solo ralentizaría los trámites, porque el Senado no tiene capacidad de veto, salvo en las reformas constitucionales) y es el grupo mayoritario del Congreso.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902