Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
John Sim CEO de la consultoría internacional pkf

“Hay que aplicar las medidas ‘antidumping’ sin enfadar al Gobierno chino, que es un gran comprador de Europa”

El escocés John Sim dirige el gigante de consultoría PKF, presente en Euskadi a través de Attest. Gran conocedor de las economías de Asia, aborda el problema del acero.

Adrián Legasa Borja Guerrero - Jueves, 4 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:13h

John Sim

Galería Noticia

John Sim

donostia- Buen conocedor de las economías de Asia -ha vivido en Tailandia diez años-, Sim no duda de que Europa tiene motivos para estar preocupada por su industria ante el empuje de la competencia china. Pero advierte del peligro de tomar medidas que dificulten el acceso del acero barato, que atribuye sobre todo al enorme papel que juega el Gobierno de Pekín en la economía del viejo continente.

El frenazo de la economía china tiene preocupado al mundo y ha sacudido las bolsas. ¿Es tan grave?

-China sigue creciendo. Es una gran economía y la demanda en Europa de productos chinos continúa creciendo. Hay mucha gente en China que se está incorporando a la economía de mercado día a día, lo cual genera una mayor demanda. Hay mercado chino hacia fuera y también demanda china de productos y empresas europeos. Una pequeña crisis es normal. China no va a volver a crecer a tasas del 10%, pero mantendrá un nivel adecuado de crecimiento.

¿Qué productos europeos compra China?

-En China había un nivel de corrupción que se está reduciendo, lo que da lugar a que los artículos de lujo, sobre todo los pertenecientes a marcas europeas, tengan un mercado muy grande. Hay una enorme demanda en el sector de automoción, porque se da el hecho de que las empresas chinas están comprando mucho material a Europa. También hay productores extranjeros como Volvo que están invirtiendo allí. A su vez, las compañías chinas tienen fondos y están invirtiendo en Europa. En Alemania y en general en toda Europa estamos muy preocupados por el aumento de la oferta del acero chino, que no es de la misma calidad pero es mucho más barato.

En Euskadi está en riesgo la continuidad de una acería emblemática como la ACB. ¿Es partidario de activar medidas antidumping para proteger el acero europeo?

-No solo ocurre en España. A nivel europeo se está planteando cerrar plantas antiguas que no son eficientes. Ya existen reglas antidumping, la cuestión es cómo se ponen en marcha. Hay que tener cuidado de no enfadar en exceso al Gobierno chino, que es entre otras cosas el mayor propietario de empresas en su país y por tanto gran comprador de productos europeos. Además, las reglas antidumping tienen que estar al nivel adecuado para no perjudicar a tu propia automoción. Podría suceder que al meter tu acero en tu mercado a precios altos perjudiques a otros sectores que lo tienen que comprar. No hay respuestas fáciles.

¿Cree que la salida para la industria de Europa es especializarse y apostar por ramas tecnológicas?

-Sí, claro, cuanto más grande es la cadena de valor más fácil es competir. La especialización y la calidad siempre cuenta.

Ante la crisis de la industria, ¿tienen que mirar las economías europeas a las ramas de servicios como el turismo?

-Hay que buscar alternativas y el turismo puede ser una de ellas. Muy poca gente fuera de Europa distingue los territorios dentro de España. Escocia tiene una historia, todo el mundo lo conoce por el whisky, e Inglaterra ha conseguido ser reconocida por la Premier League. En España todo el mundo distingue Madrid y Barcelona gracias al fútbol. Si quieres atraer gente tienes que crear una historia y tener personas que la cuenten. Esto vale no solo para el turismo, también para atraer inversores.

¿Cuáles son las perspectivas para 2016?

-Europa es compleja. Soy euroescéptico, quizá porque soy de un país que no está en la eurozona. No creo que Europa se tenga que construir con una política buena para Alemania y mala para el resto. El euro es conveniente, pero no tanto como se dice. En España y Portugal hay unas tasas de paro horribles y los costes no se han ajustado del todo. Estuve en Rumania y me sorprendió que un país que viene del comunismo tenga unas infraestructuras mucho más modernas que Grecia. Si tuviera que invertir lo haría antes en Rumania que en Grecia. Europa no puede dormirse y debe adaptarse a cada circunstancia.

¿Qué retos afronta a corto plazo?

-Cuidado con los desfases demográficos. Creo que los políticos no quieren contar la verdad. Tenemos un sistema de pensiones y de salud creado después de la Segunda Guerra Mundial para una población que moría a los 69 años. Ahora vivimos 84 años de media, con lo que el sistema de pensiones tiene que financiar 19 años de jubilación. Como ahora todos vivimos mucho más tiempo el sistema de salud también está colapsando.

En España ese discurso ha dado lugar a medidas muy impopulares los últimos años.

-El mundo está cambiando muy rápido. Los jóvenes no tienen que pensar en qué puede hacer por ellos el Gobierno, sino en qué pueden hacer ellos por sí mismos. Qué tipo de inversiones pueden llevar a cabo con el objetivo de asegurarse el futuro, como ocurre en EEUU y como están inculcando a los jóvenes chinos. Preocúpate de ti mismo porque no estamos seguros de que la administración lo vaya a poder hacer.

¿Cree que hacen falta más ajustes en España como pide el FMI?

-El FMI y el Banco Mundial miran los estudios de competitividad. Creo que se trata de lograr que se hagan los negocios de manera más fácil, fomentando la iniciativa empresarial. Donald Trump no se sabe ni cuántas veces se ha arruinado, pero se ha recuperado porque tiene mentalidad de empresario. La clave es que se puedan hacer negocios rápidos y eso se consigue si se reduce la burocracia, si se simplifican las estructuras fiscales y si se consigue una administración más transparente.

¿Dificulta las inversiones la incertidumbre política en España?

-No soy tan pesimista. He vivido en Tailandia diez años y he visto de todo, todo tipo de revoluciones y cambios en el poder. Al final las compañías de allí se acaban adaptando a esa situación. Quizá el problema viene para aquellos que quieren invertir desde fuera, pero mi conclusión es que al final nunca pasa nada. En mi opinión, se puede convivir con la incertidumbre, no es algo decisivo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902