Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

Menos ‘txapa’ y más práctica

Más de 200 estudiantes de instituto se estrenan en los laboratorios de la universidad en el verdadero mundo de la ciencia

Idoia Alonso - Miércoles, 3 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Estudiantes de instituto realizan un motor en un laboratorio de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UPV/EHU.

Galería Noticia

Estudiantes de instituto realizan un motor en un laboratorio de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la UPV/EHU.

donostia- Muchas facultades de ciencias usan los experimentos dirigidos a institutos como gancho para lograr futuros graduados. Una tarjeta de presentación como otra cualquiera, pero muy efectiva, a tenor de lo que se ha vivido estos días en la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), en Leioa.

Unos 200 estudiantes de Bachillerato de los tres territorios han pasado por los laboratorios de la facultad en el marco de las jornadasFísica e Ingeniería Electrónica en acción. Por espacio de tres horas han dejado atrás los pesados manuales de clase y han disfrutado cocinando regaliz en un microondas para determinar la velocidad de la luz, se han acomodado unas gafas de difracción (parecidas a las de 3D) para ver en cuántos colores se descompone la luz, han medido la frecuencia del sonido con una aplicación móvil… y ¡cómo no! han arrojado una bola de hierro y una hoja de papel en una cámara de vacío.

“Son unas jornadas que llevamos organizando desde hace bastantes años y de lo que se trata es de invitar a profesores de instituto y a sus alumnos a hacer una serie de experimentos de Física y Electrónica con idea de atraer a los más jóvenes hacia estas dos disciplinas”, afirma Ibon Sagastabeitia, uno de los coordinadores de las jornadas organizadas por el doble grado de Física e Ingeniería Electrónica de la UPV/EHU.

En principio, dice, son experimentos que están pensados para que se puedan realizar en clase de forma “fácil y muy barata. A veces se puede pensar que es muy cutre, pero en realidad están ideados para que los centros puedan hacerlo de forma muy sencilla”. Este año se ha incluido una práctica nueva. “Cogemos un tubo de madera, una aplicación de móvil gratis que analiza el espectro, arrojas un papel y puedes ver la frecuencia del sonido”, explica este profesor universitario.

Sin plazasSegún comenta, la respuesta de los chavales “está siendo muy positiva, hemos tenido que denegar la solicitud de muchos centros”. Sagastabeitia considera que el éxito continuado de estas jornadas se debe a que los estudiantes pueden comprobar en primera persona lo que les han enseñando en clase. “No es lo mismo que el profete diga que una hoja de papel y una bola de metal caen a la misma velocidad y llegan a la vez, que ver que realmente eso es así. ¿Que lo dice el profesor? Vale, pero no se lo acaban de creer hasta que llegan aquí y lo ven con sus propios ojos”.

Este físico comparte la idea extendida de que se debería experimentar más, aunque reconoce que no siempre es posible. “Se dice que, en general, se enseñan mal las ciencias en el sistema educativo y desde mi punto de vista no es un tópico. Hay centros, que vía proyectos, introducen más prácticas, y desde esa perspectiva creo que hemos ganado”.

No obstante, señala, “hay un problema y ese no ha cambiado: la extensión del temario. Los propios profesores te dicen que les cuesta mucho poder hacer más prácticas porque no tienen tiempo material para dar toda la teoría que aparece en el currículum oficial de la asignatura”.

Mercedes, Iker y Ainhoa, tres estudiantes de instituto, asienten al unísono. “Damos demasiada txapa y poca práctica”. Ainhoa Acha (La Sa-lle, Bilbao) considera que “se pierde mucho el tiempo en teoría y en acumular conocimientos que muchas veces no vas a usar, y más en unas materias que son bastante complicadas. Creo que esa es una de las razones por la que la gente las coge manía y se acerca a las ciencias con recelo”.

Para Iker Bellota (Koldo Mitxelena, Donostia) “esto ayuda a entender lo que das en clase porque al llevar al lado práctico lo que explican es mucho más sencillo entender un fenómeno que no te imaginas”.

Mercedes Vaquero (La Salle, Bilbao) comparte la misma opinión, porque “es llevar la teoría de la clase a la práctica”. “Es interesante y una ayuda porque escuchamos carreras pero realmente no sabemos en qué van a consistir las prácticas”, señala.

Sagastabeitia entiende que con estas jornadas no se van a despertar vocaciones científicas, sino simplemente hacer más accesible la Física a las nuevas generaciones y enseñar su enorme repercusión en el mundo actual. “Vivimos en un mundo donde la electrónica parece que está muy alejada de la ciencia, pero la tecnología no sería posible sin la ciencia. Los teléfonos móviles no son más que ondas que van por el espacio y eso es Física que luego hay que aplicar a través de la tecnología”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902