Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

Sánchez confía en cerrar en un mes un gobierno de cambio que excluya al PP

El líder socialista, a quien Rajoy culpa de su incapacidad para formar ejecutivo, rechaza el apoyo independentista pese a que dialogará con todos los partidos

Igor Santamaría - Miércoles, 3 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:12h

El rey Felipe de Borbón recibió ayer a Mariano Rajoy en el Palacio de la Zarzuela.

El rey Felipe de Borbón recibió ayer a Mariano Rajoy en el Palacio de la Zarzuela. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El rey Felipe de Borbón recibió ayer a Mariano Rajoy en el Palacio de la Zarzuela.Pedro Sánchez, ayer.

Donostia-Se siente fuerte. “Porque si no, no habría dado este paso”, verbalizó Pedro Sánchez antes y después de conocerse que el rey Felipe de Borbón le haya encomendado la tarea de formar un gobierno como candidato a la primera investidura -decisión que el presidente del Congreso, Patxi López, comunicó a las 20.10 horas de ayer-, algo que el monarca no hizo con Mariano Rajoy, sabedor de que no cuenta con apoyos suficientes, pero a lo que el líder del PP sigue sin renunciar en caso de que el socialista se vea incapaz de forjar una alternativa. “No puedo garantizar la constitución de un gobierno estable porque el PSOE se niega al diálogo”, expresó el dirigente popular, actitud que Sánchez tildó de “escapismo político”. Con un mes aproximado de plazo, el líder socialista tratará ahora de “sacar de esta situación de bloqueo a la democracia española y a las instituciones”, anuncio con el que aprovechó para devolverle la pelota a Pablo Iglesias al conminarle, en tono grave, a que responda “si está dispuesto a apoyar el cambio político que humildemente quiere representar el PSOE”, y desmarcándose de la hipotética composición de Gabinete que estaría manejando Podemos. “No sé qué manual de negociaciones maneja Iglesias, pero parece que ha empezado por el final”, señaló Sánchez, que dijo estar dispuesto a abrir conversaciones desde ya con todas las formaciones, y en las que incluyó al PP formalmente, “porque representa a siete millones de votantes”, pese a que el presidente en funciones le haya acusado las últimas semanas y nuevamente en las últimas horas de no querer entablar conversaciones con él. El principal veto del socialista se dirigió a las fuerzas independentistas catalanas.

Un lacónico Rajoy relató haber explicado al monarca “cuál es mi posición, y la de mi partido, que es que el resultado de las urnas manda un mensaje que dice que los españoles quieren que nos escuchemos, dialoguemos y que formemos un Gobierno con apoyos suficientes para encarar los grandes retos de este país”. Lo afirmó convencido de que él debería pilotar un Ejecutivo formado por PP, PSOE y Ciudadanos, que daría “estabilidad y certidumbre” y podría impulsar cambios con mucho consenso en cuestiones tan nucleares como la creación de empleo, la consolidación de los pilares del Estado del Bienestar, la unidad de España y la lucha contra el terrorismo. En la otra bancada, con un mayor empaque y contundencia que la exhibida la semana pasada, nada más recibir la oferta morada, el propósito de Sánchez fue colocar la pelota en el tejado de Podemos después de, a su entender, “haber sido objeto por parte de Iglesias de desplantes y arrogancia, mientras que yo he respondido con respeto, por respeto a los ciudadanos. Para poder hay que querer;y veremos si el señor Iglesias quiere”. Fue ahí donde volvió a incidir Sánchez que su diálogo será “con todos”, aunque está por perfilar a qué nivel y sobre qué hablará con lospopulares. “Espero del PP la misma oposición leal que ha hecho el PSOE. Los votantes del PP merecen mi respeto y tienen mi mano tendida para asuntos de Estado pero, para regenerar la vida política, el PP debe pasar a la oposición”, concretó.

Solo el rifirrafe interno en el PSOE torció su gesto ante las insistentes preguntas sobre lo acontecido en el Comité Federal y los límites que al parecer se le han impuesto para poder establecer pactos. “A mí el Comité Federal no me impide nada;me lo impiden mis convicciones. Y he sido claro: no voy a buscar el apoyo de los independentistas”, clarificó sobre el respaldo que pudiera lograr de las marcas soberanistas toda vez que el derecho a decidir está marcado como una línea roja.

A modo de réplica, Iglesias reprochó a Sánchez que para gozar del favor del rey a la hora de proponerle como candidato “haya intentado vender una opción de un Gobierno imposible con Ciudadanos y Podemos que no tiene” porque “llegar a un acuerdo con Ciudadanos es pactar con el bastón del PP”. “Solo hay dos opciones para este país: una, un acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos;otra, la del PSOE, Podemos e Izquierda Unida. Un Gobierno con apoyos de Ciudadanos y Podemos no es posible, por mucho que respete a Albert Rivera”, redundó el líder morado. “¿Cómo vamos a gobernar con una formación que pide el copago sanitario o el contrato único?”, justificó en este contexto.

Incrédulo por el hecho de que “algunos estén jugando con la ambigüedad y la hipocresía”, Iglesias censuró que “Sánchez lleva diez días sin contestar a nuestra propuesta de Gobierno y treinta esperando a Rajoy”. “A este paso nos salen canas antes de que formemos Gobierno. Seguimos teniendo la mano tendida”, recalcó el máximo dirigente de Podemos, que aguarda la llamada del socialista, aunque en caso de no llegar será él quien se ponga en contacto con el líder del PSOE. “A lo mejor se lo tengo que decir en verso. Es como si le estuviera afectando también el virus del inmovilismo de Rajoy”, lamentó, con la sensación de estar lanzándose mensajes a través de las ruedas de prensa, como sucedió ayer. “Quiero estar en ese Gobierno y queremos estar en ese Gobierno a pesar de lo que hemos tenido que ver en el Congreso”, zanjó Iglesias, seguro de que un Ejecutivo de cambio “tendría la capacidad necesaria” para llegar a consensos con fuerzas “que no estoy de acuerdo”. “No soy partidario de excluir a nadie del diálogo”, remachó.

Falta por ver hacia dónde se dirige el primer movimiento de Sánchez. Restada la posibilidad de tender la mano a Rajoy “ni por activa ni por pasiva”, y sabedor de que Iglesias no se subirá al carro de Albert Rivera si decide explorar esta vía, el enigma reside en cuál será el primer teléfono que se marque desde Ferraz. Y si habrá línea sin cortocircuito.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902