Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

“La Real será siempre mi familia”

jon ansotegi se despide de la real embargado por la emoción y entre lágrimas, y respaldado por todos los estamentos del club, que le organizará un homenaje

Mikel Recalde - Miércoles, 3 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:13h

La plantilla realista posó con Ansotegi en el vestuario al término de su rueda de prensa de despedida.

La plantilla realista posó con Ansotegi en el vestuario al término de su rueda de prensa de despedida. (R.S.)

Galería Noticia

La plantilla realista posó con Ansotegi en el vestuario al término de su rueda de prensa de despedida.Jon Ansotegi se seca con un pañuelo las lágrimas, durante su comparecencia ayer por la tarde en la sala de prensa de Anoeta.

donostia- La Real despidió con honores a uno de sus capitanes. Jon Ansotegi deja de defender la camiseta txuri-urdin por decisión propia tras más de una década en el club en el que se ha ganado el respeto de todos. En ausencia de Jokin Aperribay, que se encuentra en un viaje privado, fue Ángel Oyarzun quien ejerció de maestro de ceremonias en una sala de prensa de Anoeta abarrotada, en la que le aguardaba por sorpresa la plantilla al completo, pese a que sus integrantes ya le habían dicho adiós de forma privada al mediodía en Zubieta, donde almorzaron todos juntos.

El vicepresidente le recordó en la introducción que siempre tendrá abierta las puertas del club: “Estamos aquí para despedir a un jugador que aporta muchas cosas dentro y fuera del vestuario. Han sido trece años y más de 200 partidos oficiales en la Real. El Consejo de Administración quiere anunciar que Jon tendrá el homenaje que se merece y se le entregará la medalla de oro y brillantes por haber estado más de una década en la Real. No nos gustaría decirle adiós, sino hasta luego, porque pensamos que en la estructura de la Real seguro que tiene un sitio por el ejemplo que nos ha dado de honradez, profesionalidad y esfuerzo”.

Ansotegi tomó la palabra en euskera y no tardó ni un minuto en emocionarse. Se le quebró la voz y, pese a sus repetidos intentos por rehacerse, no logró contener las lágrimas en varias ocasiones: “Antes de decir nada, no sé cuánto voy a durar hablando porque me va a costar. Hoy es el día de mi despedida. Digo adiós a todos los que estáis hoy aquí, a toda la Real, pero sobre todo, más que adiós, lo que vengo a decir es gracias. Gracias a la Real, por los últimos doce años y medio, porque ha sido la cosa más importante de mi vida. Gracias al Consejo, a Jokin que no ha podido venir, a Loren, a todos los entrenadores, ayudantes, a Matías (el delegado), a viejos amigos y, sobre todo, a los más importantes, a mis compañeros. He tenido muchos compañeros en doce años y medio, muchos amigos, muchas cosas buenas y también malas. La Real es muy grande, pero lo es, sobre todo, por su gente, por vosotros”.

El central rememoró su aterrizaje en Zubieta: “Llegué aquí hace muchos años, con Aranburu, Rekarte, Jauregi... Hoy hay gente de 14-15 años menos que yo aquí. Eso significa que he estado mucho tiempo y siempre vais a ser una familia para mí. Gracias también a mi mujer, la persona más importante de mi vida junto con mis hijos y no tengo mucho más que decir”. Ni qué decir tiene que su mujer, con la que se fundió en un beso de película al acabar la rueda de prensa, era un mar de lágrimas en la primera fila.

Su operación salida se fraguó y consumó el último día del mercado: “Hubo posibilidades anteriores y sitios donde podía haber salido en enero, pero no los consideraba sitios que mejoraran el estar aquí, aún sabiendo que no estaba siendo muy importante en cuanto a jugar. Ante eso, en un principio, yo tenía claro que seguiría, pero faltando dos o tres días me llegaron cosas que me llenaban de verdad. Al final, dando muchas vueltas en casa, yo mismo pensé que lo mejor para mí era salir, y en este caso quiero agradecer enormemente al club que me haya respetado la decisión, porque soy consciente de que a partir de hoy -por ayer- voy a un equipo que va ser un rival”.

A la hora de elegir algo de su etapa txuri-urdin, se quedó con la lección de vida: “Lo personal, lo vivido. Antes del deporte está la vida y destaco eso, la vida que me ha dado esta gente durante doce años y medio que he estado en Donosti. Bajar fue un mazazo duro y el año del ascenso, muy bonito. También el de la Champions, en el que entramos y jugamos dos eliminatorias. Esos recuerdos te quedan. O cuando Xabi -Prieto- me dejaba unos minutos tener el brazalete de capitán en esa competición”.

El sentimiento realista de Ansotegi es la excepción a la regla en Bizkaia: “Nací en Bizkaia, pero eso no creo que signifique que tengas que ser de un equipo. Mi madre siempre me dice que he sido de llevar la contraria, y en Berriatua eso era ser de la Real. De pequeño empecé a ser de este equipo. Cumplí el sueño de venir un día al Sanse, vestir la camiseta que has querido siempre, y así se entiende un poco a un vizcaino que es de la Real. No puedo explicar lo que tiene de especial ser de este equipo. He estado mucho tiempo aquí y día a día me han demostrado que esto es especial y que yo soy especial para ellos. Todo el cariño que me han dado, y no solo los jugadores o la institución, sino la gente en la calle y todo el que rodea a este equipo. Nunca voy a volver a estar diez años en otro club, pero, conociendo este, puedo decir que he estado en el mejor posible”.

su gol preferidoA la hora de escoger uno de los once goles que ha anotado, pareció quedarse con el del Levante en Segunda División: “No he metido muchos. Hubiera querido meter más. Me acuerdo del primero a pase de Aranburu. El que más me han recordado fue el del año del ascenso contra el Levante, que también peleaba con nosotros por subir y no quedaban muchas jornadas. Fue en el último minuto. Casi todos los goles los he metido de córner o de falta, pero en ese andaba por ahí e igual fue el más especial”.

Sus momentos más duros fueron llenados por ovaciones de sus compañeros, así como al final, cuando volvió a ser aclamado. Sus últimas palabras fueron para explicar el motivo de su comparecencia: “He venido a dar las gracias, no a despedirme. Agradecer mil veces a todos”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902