Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Pablo Díaz Morlán Autor de un estudio sobre la extorsión de eta

“Hay casos de personas extorsionadas que no se lo contaban ni a su mujer”

El profesor Díaz Morlán relata los entresijos de la extorsión de ETA a empresarios y directivos, y explica los efectos que tuvo en la economía vasca

Miguel Aizpuru Oskar Martinez - Lunes, 1 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Díaz Morlán, en la Universidad de Deusto.Foto: Oskar Martínez

Díaz Morlán, en la Universidad de Deusto.Foto: Oskar Martínez

Galería Noticia

Díaz Morlán, en la Universidad de Deusto.Foto: Oskar Martínez

Bilbao- Pablo Díaz Morlán es bilbaino de nacimiento pero actualmente ejerce de profesor de Historia Económica en la Universidad de Alicante. Acaba de culminar un estudio sobre los efectos de la extorsión y el terrorismo de ETA en la economía vasca, que ha presentado en la Universidad de Deusto y prevé plasmar posteriormente en un libro.

¿Ha sido complicado recopilar información sobre la extorsión?

-Ha sido muy complicado. Hemos llamado a muchísimas personas y finalmente la base de testimonios que tenemos, de alrededor de 200, es muy importante. Los intentos que ha habido hasta ahora no habían llegado tan lejos.

¿Cómo empezó la extorsión en Euskadi?

-Empieza de múltiples maneras. ETA intenta conseguir dinero y hasta que teoriza y lleva a la práctica la extorsión mediante la carta del impuesto revolucionario van pasando una serie de etapas. Se generaliza con la Transición y a partir de los últimos años de la década de los 70 ya se empiezan a recibir cartas. En los primeros años 80 un montón de médicos recibieron cartas de extorsión, entre ellos mi abuelo.

No solo fueron empresarios los afectados.

-No solamente son empresarios, también hay directivos, profesionales liberales, notarios, abogados y bastantes médicos. Lo que es difícil es averiguar el número exacto de la gente extorsionada. Sabemos que son miles, pero hay discrepancias. Muchas veces los afectados no querían ni sacar el tema, nos hemos encontrado con que muchos no se lo decían ni a su mujer. Se lo guardaban para sí mismos, con lo cual aumentaban el sufrimiento.

¿Cuánto dinero solían pedir?

-Por lo que sabemos con los testimonios que hemos recogido, hay desde 3.000 euros hasta 300.000 e incluso más. La media es como de unos 120.000 euros. Pero lo cierto es que lo que pedían es totalmente caótico y aleatorio. Nos hemos encontrado con familias muy ricas a las que pedían poco y familias que no eran tan ricas a las que pedían una brutalidad. El caso paradigmático es el de Javier Ybarra, cuando le secuestran en 1977 y piden mil millones de pesetas, y la familia no tiene ni la décima parte de ese dinero. ETA iba un poco a boleo.

¿Era la extorsión la principal fuente de financiación de ETA?

-Durante bastante tiempo, sí. Las cartas de extorsión y los secuestros, con los que obtenían unas grandes cantidades de dinero, han sido las dos fuentes principales de financiación de ETA.

¿Eran mayoría los que pagaban?

-No. Hemos tenido testimonios que decían que sí eran mayoría pero nosotros nos quedamos con los datos que tenemos. Lo que podemos decir por ahora es que eran minoría los que pagaban, incluso en los sitios de mayor presión como Gipuzkoa.

¿Provocó la extorsión una pérdida considerable para la economía vasca?

-Sí, en forma de deslocalizaciones, marcha de empresarios y, sobre todo, pérdida de oportunidades de inversión provenientes del exterior. Vender el País Vasco era difícil. Quizás otra gran pérdida ha sido la dificultad para atraer talento. Cuando aquí había una amenaza muy grave era muy difícil hacerlo.

¿Frenó ETA la vocación empresarial de los vascos?

-Pudo influir bastante. Hace poco han salido encuestas que dicen que la juventud vasca es la menos emprendedora de toda España. Es una encuesta sorprendente y tiene que estar influida por ese ambiente de hostilidad que ha habido contra el empresario.

¿Cómo resistieron las empresas que no pagaron la extorsión?

-Aguantando. En primer lugar, la mayoría de ellas no se dejaron notar mucho para evitar ser objetivo de la banda. Pero, por otro lado, encontraron un cierto apoyo de las instituciones y resistieron porque eran empresas industriales con su taller y su fábrica. Es muy difícil deslocalizar cuando tienes un taller establecido. La mayoría del tejido social aguantó.

¿Por qué ETA decide abandonar esta práctica en 2011?

-Yo creo sinceramente que ETA es derrotada por las fuerzas de seguridad. Va siendo cada vez más arrinconada y hay un momento en el cual toman la decisión de parar. La extorsión dura hasta el final de su actividad armada, hay algún caso registrado en 2010 y en 2009 ponen una bomba a un empresario.

¿Apoyó lo suficiente la sociedad a las víctimas de la extorsión?

-En mi opinión, la sociedad vasca no ha apoyado lo suficiente a las víctimas de ETA en general. Menos todavía a las víctimas amenazadas o extorsionadas. Aunque sí que ha habido una solidaridad creciente. Pero muchas veces los amenazados no querían que se supiera que eran amenazados. Hemos podido convivir con gente amenazada y no lo sabíamos. Nos han contado testimonios de gente que recibía una carta, iba donde un amigo y el amigo le contestaba que él ya la tenía desde hace años. La percepción del amenazado es que la solidaridad fue más bien escasa.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902