Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Un sangriento atentado del EI en Siria pone más obstáculos al diálogo de paz

Al menos 58 personas murieron en un barrio chií de Damasco en la primera jornada de las negociaciones de Ginebra

Lunes, 1 de Febrero de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Policía y residentes observan los destrozos causados por los ataques del EI en el suburbio de Sayida Zeinab de Damasco.

Galería Noticia

Policía y residentes observan los destrozos causados por los ataques del EI en el suburbio de Sayida Zeinab de Damasco.

El Cairo- El atentado del grupo terrorista Estado Islámico (EI) que causó ayer casi 60 muertos en un barrio chií de Damasco pone en evidencia la dificultad de detener la violencia en Siria, mientras la ONU intenta que las partes en conflicto se sienten a negociar en Ginebra. Al menos 58 personas perdieron la vida, según el recuento del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, en varias explosiones registradas ayer en el suburbio de Sayida Zeinab de Damasco, al sureste de la capital siria y de mayoría chií. Entre las víctimas hay al menos 25 milicianos chiíes, que luchan en el bando del presidente Bachar al Asad, que profesa esta rama minoritaria del islam, cuyos fieles han sido blanco de ataques anteriormente.

La zona de Sayida Zeinab, donde se encuentra el santuario de esta figura religiosa destacada para los chiíes, es un lugar de peregrinación de los fieles de esta comunidad y cuenta con la protección del grupo chií libanés Hizbulá, que apoya a las tropas gubernamentales en el campo de batalla.

La rama del EI en Damasco, denominada Wilayat Dimashq (Estado de Damasco), asumió la autoría del atentado contra “un nido de los apóstatas politeístas”, en referencia a los chiíes, según un comunicado difundido en foros yihadistas en Internet. El EI, que controla amplias zonas de Siria y representa ahora mismo uno de los principales obstáculos para poner fin a la violencia en este país, aseguró que el ataque causó la muerte de 50 personas y heridas a otras 120.

Por su parte, la agencia oficial siria de noticias, Sana, cifró el saldo de víctimas en 45 muertos y 40 heridos. La agencia, que citó a una fuente del Ministerio del Interior, detalló que tres explosiones tuvieron lugar en la zona de Ku Sudán, en Sayida Zeinab, y la primera de ellas fue provocada por un coche bomba que estalló en una parada de autobuses.

Después, dos “terroristas” hicieron explotar los cinturones que llevaban adosados al cuerpo cuando los ciudadanos se congregaron para ayudar a los heridos por la primera deflagración, añadió la agencia siria.

Mientras, el Observatorio afirmó que solo se produjeron dos explosiones, la primera de ellas perpetrada por un suicida que detonó su cinturón de explosivos y la segunda por un coche bomba en un puesto de control de las fuerzas de seguridad sirias.

Por su parte, el Estado Islámico afirmó en su comunicado que “dos soldados del califato pudieron llevar a cabo dos operaciones suicidas” en la zona de Sayida Zeinab de Damasco. El Consejo de Ministros sirio condenó los atentados, calificados de “cobardes” por la fuente anónima citada por Sana, la cual precisó que su objetivo es “elevar la moral de las organizaciones terroristas que están siendo derrotadas” por el Ejército gubernamental “en todas las regiones del país”.

Asimismo, la fuente responsabilizó a los países que apoyan el terrorismo de lo ocurrido, aunque no precisó a qué Estados se refiere. El Gobierno sirio suele denominar “terroristas” a los grupos rebeldes armados, y no solo al EI y otras organizaciones radicales, y asegura que está luchando contra una “invasión” de su territorio por parte de extremistas extranjeros o apoyados por terceros países. Desde la ciudad suiza de Ginebra, el jefe de la delegación del Gobierno sirio para las negociaciones de paz, Bashar Jaafari, dijo en el marco de esa cita auspiciada por la ONU que el atentado demuestra el vínculo entre la oposición y el terrorismo.

“Ninguna precondición”Jaafari aseguró que el Gobierno no va a aceptar “ninguna precondición”, acusó a la delegación opositora de falta de seriedad y la vinculó con la violencia sobre el terreno.

Por su parte, la delegación opositora, en la que están presentes grupos armados rebeldes, ha pedido el cumplimiento de determinadas condiciones antes de entablar un diálogo, entre ellas el acceso de la ayuda humanitaria a zonas asediadas y el cese de bombardeos contra civiles.

La oposición, que tardó varios días en decidir si acudía a la cita de Ginebra, también exige la liberación de los presos políticos de las cárceles sirias, al menos de las mujeres y los menores, como gesto de buena voluntad por parte del régimen.

Según datos de Naciones Unidas, en casi cinco años de guerra han muerto en Siria 260.000 personas, y más de doce millones de sirios, entre ellos 5,5 millones de niños, necesitan asistencia humanitaria inmediata. - Efe

Las partes

El Gobierno sirio pidió el inicio de las negociaciones de paz “sin precondiciones”, que no aceptará, al tiempo que acusó a la oposición de mostrar “poca seriedad”.

La alianza opositora aseguró que no está participando aún en el proceso de negociación para poner fin al conflicto.

Staffan de Mistura aseguró que las negociaciones de paz proseguirán en Ginebra tras reunirse con la delegación opositora.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902