Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

El PNV define la segunda transición

El documento político de la formación jeltzale propone una reformulación del Estado español a través del derecho de autodeterminación o la profundización de los derechos históricos recogido en un nuevo estatus para Euskadi

Humberto Unzueta - Domingo, 31 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:14h

Ortuzar

Galería Noticia

Ortuzar

donostia- El proceso de renovación interna que culminará el próximo 14 de febrero en Iruñea ha dejado despejado el camino al PNV con todo su equipo de dirección definido y con su hoja de ruta política para los próximos cuatro años a punto de ver la luz. A falta de la discusión final de las enmiendas al documento político enviado a las bases, la formación jeltzale tiene prácticamente trazado su itinerario político hasta el año 2020, que pasa por conseguir una segunda transición para Euskadi. El objetivo marcado es alcanzar una nueva relación con el Estado español con un nuevo estatus para Euskadi basado en el reconocimiento de la nación vasca, la bilateralidad y el derecho a decidir.

Así lo expresa el borrador propuesto por la Ejecutiva nacional y remitido el pasado mes de noviembre a todas las juntas municipales que aglutinan a los 30.000 afiliados del partido para su discusión. Los militantes ya han presentado las enmiendas y correcciones al texto -alrededor de 350- para su discusión y posterior aprobación del documento definitivo en la Asamblea General de Iruñea dentro de dos semanas. El texto, al que ha tenido acceso este diario se llama Batasuna eta Indarra, el mismo nombre de la histórica Asamblea General de Iruñea de 1977.

El escrito actualiza el ideario del PNV y expone las líneas políticas básicas para los próximos años en materia de autogobierno. Sostiene que Euskadi se encuentra en una “nueva encrucijada” tras dar por agotado el Estatuto de Gernika, al que reconoce sus grandes aportaciones para el autogobierno y el desarrollo del país. Por esta razón, precisa que los pasos a dar de cara a un nuevo estatus no tienen que suponer una tábula rasa de lo anterior, sino que debe cimentarse “apoyándose en lo ya construido”.

Los análisis realizados en el laboratorio de ideas de Sabin Etxea parten de la constatación de que el Estado español “debe hacer frente a una nueva transición” provocada por el final de una manera de hacer política basada en las mayorías absolutas. Esa reformulación del Estado se producirá, a su juicio, mediante una reforma constitucional en la que el PNV “volverá a presentar la iniciativa de modificación que registró en agosto de 2011 en base al reconocimiento del derecho de autodeterminación del Pueblo Vasco”, o bien profundizando en los derechos históricos y reconociendo “la realidad jurídica-política originaria propia y preconstitucional de los territorios que conforman Euskal Herria”.

Los puntos de partida hacia un nuevo estatus para Euskadi son el Estatuto Político para Euskadi aprobado por mayoría absoluta por el Parlamento Vasco en 2004 durante el mandato del lehendakari Juan José Ibarretxe, y los acuerdos políticos de Loiola, en 2006. Sobre las bases de ambas experiencias, y detectadas sus virtudes y sus carencias de cara a lograr un consenso lo suficientemente amplio, los jeltzales se marcan el objetivo de buscar “un acuerdo integrador que haga posible un nuevo marco jurídico-político”.

Tanto el denominado Plan Ibarretxe como los acuerdos de Loiola compartían unos presupuestos que el PNV incorpora a su documento político. Entre estos figura el reconocimiento de que la sociedad vasca está conformada por identidades plurales que deben convivir en respeto mutuo y que los ciudadanos de Euskadi conforman un “pueblo con derecho y capacidad para decidir sobre su futuro, a ser consultado y a que su voluntad sea respetada”.

El documento no concreta medidas y apunta elementos ya conocidos y desarrollados. De hecho, bebe de la iniciativa Bases para un Acuerdo que los jeltzales presentaron a principios de enero en la Ponencia parlamentaria de Autogobierno. De todos modos, sí perfila los aspectos sustantivos de ese nuevo estatus, que son el “reconocimiento nacional de Euskadi, reconocimiento del derecho a decidir, de los ámbitos de decisión, de la libre adhesión, de los órganos de arbitraje y de la representación en Europa”.

Para la formación liderada por Andoni Ortuzar, la necesidad de una segunda transición para Euskadi es fruto del agotamiento del Estatuto vasco actual, así como de la incapacidad del Estado español de aceptar las realidades nacionales vasca, catalana y también “en cierta medida” la gallega, que obliga a un “cambio de ciclo”. La búsqueda de un punto de encuentro que suscite un acuerdo integrador no pasa, a juicio de los jeltzales, por una solución federal como la que abandera el Partido Socialista, ya que “no sirve si los elementos federados son las comunidades autónomas hoy existentes” y lo razona en que Euskadi “no es una simple comunidad autónoma, y ello deben quedar claro en un futuro acuerdo político con el Estado”.

Un árbitroComo antídoto frente a la recentralización que ha marcado la actuación del Gobierno español en los últimos años, los jeltzales insisten en la idea de la bilateralidad en la relación con el Estado, en tanto que es la garantía de que el nuevo pacto va a ser cumplido. “No podemos continuar con el principio de que un teórico árbitro neutral -el Tribunal Constitucional- sea designado por una de las partes y que una y otra vez actúe con mentalidad de parte”. Para los casos en que la parte vasca y la del Estado no encuentran un consenso, propone crear un órgano especial de arbitraje “en el que sus miembros fueron designados a mitades por ambas partes”.

Asimismo, el documento sostiene que el reconocimiento del carácter de nación no es suficiente y debe ir acompañado de “determinada simbología y reconocimiento externo”. De este modo, hace mención a la presencia en algunos foros internacionales como la Unesco o a la participación de las selecciones nacionales vascas en todos los ámbitos deportivos.

Sobre una unidad estrátegica con otros partidos abertzales, el PNV considera que, superado el tiempo de la violencia, “es imprescindible que las formaciones políticas que creen en el sujeto político Pueblo Vasco y su derecho a decidir compartan una estrategia en base a un suelo ético-democrático, unos objetivos mínimos y los ritmos de los procesos que conduzcan al logro de esos objetivos”.

las claves

PREMIO SABINO ARANA.El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, se reunió ayer en Sabin Etxea con Alex Salmond, ex ministro principal de Escocia, que hoy recibirá el premio Sabino Arana. Además de recibir esta distinción, el político escocés presentará mañana en Bilbao la edición en euskera de su libro El sueño nunca morirá (Ametsa ezin da sekula hil). Salmond, que dimitió en 2014 como ministro principal de Escocia después del rechazo a la independencia expresado por los escoceses en referéndum, ya advirtió de que el “sueño” de la secesión “nunca morirá”. Foto: N.G.

DOCUMENTO POLÍTICO

‘Batasuna eta Indarra’. El documento político recibe el mismo nombre que el de la histórica Asamblea General de Iruñea de 1977. El texto establece el itinerario político del partido para los próximos cuatro años.

Debate. El texto fue remitido a las juntas municipales del PNV para que los 30.000 afiliados pudieran debatirlo y presentar enmiendas. Las 350 correcciones que han planteado las bases se discutirán el 13 de febrero.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902