Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Una nueva vida... en color

Cruz Larrañeta, rastreadora y restauradora de imágenes antiguas, exhibe “su búsqueda estética y sentimental” en el Photomuseum

Un reportaje de Juan G. Andrés - Domingo, 31 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:15h

Dos niñas disfrazadas de Little Nemo, conocido personaje de cómic. Fotos: N.G.

Dos niñas disfrazadas de Little Nemo, conocido personaje de cómic. Fotos: N.G.

Galería Noticia

Dos niñas disfrazadas de Little Nemo, conocido personaje de cómic. Fotos: N.G.Foto de familia de una banda de música.Una instantánea playera.Reunión de boticarios.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Cruz Larrañeta es navarra pero lleva toda la vida afincada en Donostia. Tiene amplia experiencia en el diseño gráfico y de moda, y trabajó siete años en Ttaka, la tienda de antigüedades del Buen Pastor. Fue entonces cuando nació su “pasión” por lo antiguo y por las imágenes viejas que persigue con olfato de sabueso. Rastrea en maletas, cajones y álbumes olvidados;en la basura, en brocantes, librerías de viejo y mercadillos cuya ubicación se niega a compartir. “Las fuentes no se revelan”, bromea haciendo un guiño al periodista.

Compara su trabajo con el de un “arqueólogo” que busca materiales antiguos en lugares recónditos y también con el de un restaurador que invierte todo el mimo y cariño del mundo en recuperar el material hallado. Hace unos seis años que comenzó a colorear y restaurar imágenes viejas pero hasta que hace dos no pasó varias a papel, no se percató de que podrían funcionar en una exposición.

Primero las exhibió en bares y cafeterías, que no son los mejores espacios para el disfrute del arte, pero el punto de inflexión llegó en enero de 2015, cuando protagonizó una muestra titulada Álbumen el centro cultural Lugaritz de Donostia. “Allí las fotos adquirieron la dimensión que les corresponde por la luz, por la disposición”, recuerda. Y ahora, doce meses después, la misma exposición, con algún cambio y varias piezas nuevas, recala en el Photomuseum de Zarautz, donde puede ser visitada hasta el 21 de febrero.

“A los románticos”El particular álbum de Larrañeta incluye instantáneas anónimas tomadas entre finales del siglo XIX y los años 30 del pasado siglo. Los temas que reflejan las imágenes son “los clásicos” de la época: fotos de estudio, grupales, retratos y escenas costumbristas protagonizadas por gentes de clase alta. “Son los únicos que tenían cámaras de fotos entonces”, recuerda antes de explicar que la mayor parte de los escenarios son de ciudades españolas y francesas, aunque hay dos captadas en Donostia: “Una de la Concha a principios de siglo y dos de un niño en el Pico del Loro en los años 30”.

En su archivo atesora miles de imágenes más o menos deterioradas y rescatadas en una “búsqueda estética y sentimental a través del tiempo”. Parte siempre de fotografías en blanco y negro, placas y negativos en cristal o en celuloide y también de copias en albúmina, un tipo de positivado que se realizaba con papel preparado a partir de clara de huevo. Con su escáner doméstico, su cámara de fotos y su ordenador, trabaja sin descanso para recuperar cada instantánea, siempre “con cariño, imaginación y con el respeto que merecen”. Y subraya un matiz: “No retoco, restauro. Ahí entran mis conocimientos de dibujo porque también soy dibujante, y muchas veces tengo que crear cosas que han desaparecido: caras, ropa, objetos”.

El aspecto de su colección remite al de los fotocromos, una técnica antigua de coloreo que combina fotografía en blanco y negro y litografía en color. Preguntada por qué las colorea en lugar de conservarlas con su aspecto original, responde que lo hace “para aportarles una nueva vida” y “una mirada diferente”. “Parece que ese pasado ha sido en blanco y negro, pero no: también fue en color. Lo que reivindico es que la gente vea a nuestros antiguos como algo tan vivo como el momento actual”, sostiene.

No conoce la autoría de sus imágenes porque muchas están rescatadas de álbumes personales;como mucho, algunas incluyen en su reverso nombres o fechas. A Cruz le gusta marcarse retos, encontrar fotos tan desvaídas que apenas se puede adivinar su contenido. “Selecciono las piezas que voy a trabajar con mi criterio y gusto personal: porque hay algún aspecto humorístico, por las caras, por los vestidos... Sacando a la luz los detalles más imperceptibles -la ropa, la decoración, los gestos- puedes entender mejor el tiempo que se retrata”, afirma la artista, que con una misma foto puede pasar “horas y hasta días”. “Me dejo la vista y la espalda”, asevera.

Entre sus obras favoritas destaca el sencillo retrato de una niña que “parece una pintura de Velázquez”, la foto de dos pequeñas vestidas de Little Nemo, la de una boda muy elegante de principios de siglo y la de unos militares con un burro. Según revela, Álbumes “un homenaje a tantos fotógrafos anónimos que nos han legado su testimonio sentimental y estético de la época que vivieron” y está “dedicada a los románticos que siguen emocionándose y sorprendiéndose con la fotografía antigua”.

Olas de energía


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902