Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

¿Presidente o candidato?

Sánchez persevera para que el Comité Federal, que libra hoy la pugna interna en el PSOE, le dé vía libre para aspirar a la investidura y no aboque a nuevas elecciones

Igor Santamaría - Sábado, 30 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:15h

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (Foto: Afp)

Galería Noticia

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez

Donostia- La calle de Valentín Ferraz, que así se llama el lugar donde se halla la sede socialista, se erige hoy en hervidero de rumores, comunicados y guardia periodística a la espera de que Pedro Sánchez pronuncie si hay fumata blanca que le permita explorar un pacto con Podemos o, por el contrario, tire la toalla y se pliegue a las exigencias de los barones del partido y otros dirigentes ajenos a la dirección que le conminan a abrazar la gran coalición, en pro del PP, o a rumiar con nueva convocatoria de elecciones. El secretario general del PSOE llegará al cónclave tras una víspera en la que perseveró en convencer a altos cargos de la formación de la necesidad de intentar el giro a la izquierda, reuniones bilaterales con dirigentes como Susana Díaz, que predica repetir comicios;Miquel Iceta e Idoia Mendia, próximos a su líder;el asturiano Javier Fernández y el extremeño Guillermo Fernández Vara.

El clima socialista bulle después de que buena parte de la vieja guardia, encabezada por el exministro José Luis Corcuera, secundara el pronunciamiento de Felipe González de dar vía libre a la alianza constitucionalista de amplio espectro para repudiar a la fuerza de Pablo Iglesias;aunque como contrapeso más de 800 militantes suscribieron un documento de respaldo a Sánchez para indagar en las opciones de un consenso a la portuguesa. Es decir, las bases caminan en dirección opuesta a los históricos del partido. La lucha interna se visibilizó ayer cuando Corcuera acudió a Ferraz para intentar reunirse con el secretario de Organización del PSOE, César Luena, pero se marchó sin lograrlo al no haber concertado cita y porque el número dos no estaba en la sede. La afiliación, por su parte, alzará hoy la voz abogando en el citado manifiesto por cerrar un acuerdo de izquierdas y reconstruir el Estado español derogando la reforma laboral, además de aprobar un plan de emergencia en defensa del empleo digno o reformar el artículo 135 de la Constitución. “Saludamos y apoyamos tu firmeza al decir que ningún pacto con la derecha, y apoyamos tu propuesta de liderar una mayoría de izquierdas”, exponen con rotundidad en la carta dirigida a su secretario general. Un partido, nunca mejor dicho, partido en dos, enfrascado en un callejón sin salida donde se avecinan daños colaterales cualquiera que sea la solución que finalmente adopte Sánchez.

El PSOE se asemeja a un enjambre donde, a primera vista, no se trabaja con fidelidad ciega hacia su líder, enrocado en el no al PP, a la investidura de Mariano Rajoy, y a una vía secundaria consistente en acudir otra vez a las urnas al ratificar lo que se aprobó en el Comité del pasado 28 de diciembre, cuando se fijó que la única línea roja que no se traspasaría apunta a la celebración de un referéndum independentista en Catalunya. La preferencia de Sánchez se sitúa en la negativa al partido de Génova y al gobierno en minoría del PSOE con apoyo de Podemos y la abstención de Ciudadanos, algo poco viable por la animadversión mutua entre los emergentes. Para más inri, del Comité Federal, que lo integran 250 personas, puede salir tambaleado el propio liderazgo de Sánchez, después de que hace un mes se proclamara abiertamente la necesidad de encarar cuanto antes cuándo celebrar un congreso para escoger al próximo secretario general. El arranque de las negociaciones para formar un Ejecutivo progresista y reformista que se torna imposible pone en riesgo, por ejemplo, a Díaz al sustentarse su gobierno de Andalucía en el respaldo de Ciudadanos.

división internaEntre las personas con las que Sánchez puede contar está su núcleo duro (César Luena, Antonio Hernando y Óscar López) y presidentes y dirigentes territoriales como Francina Armengol (presidenta de Baleares), Miquel Iceta (primer secretario del PSC), José Ramón Basteiro (PSdeG), Sara Hernández (secretaria general de Madrid), Idoia Mendia (secretaria general de la CAV), Eva Díez Tezanos (Cantabria), Luis Tudanca (Castilla y León), María Chivite (Nafarroa) y Rafael González Tovar (Murcia). Iceta le recomendó ayer que busque un gobierno con “la base más amplia posible” tras dialogar con Podemos, con Ciudadanos y con otros partidos, avalando la capacidad de Sánchez de hablar con todos -“le veo mirando en todas las direcciones, incluso a su espalda”, señaló-, sin detallar sobre si habría que coaligarse con Iglesias. “No daría nada ni por hecho, ni por perdido antes de empezar”, zanjó, recomendando “liberarse de los prejuicios”. Por contra, el presidente asturiano Javier Fernández cuestionó en el pasado Comité a su líder tras su “mala experiencia” con la marca morada en su comunidad, dudas respecto a Podemos que comparten el extremeño Fernández Vara y el aragonés Javier Lambán. En este juego de consensos no hay estrategia coordinada entre los críticos. Los teóricos susanistas Ximo Puig (presidente de la Comunitat Valenciana) y Emiliano García-Page (presidente de Castilla-La Mancha) arrastran en su alineación con la líder andaluza que sus gabinetes tuvieron el beneplácito de Podemos para la investidura.

Desde el espectro político, Ciudadanos insiste en un gobierno de transición con PP y PSOE desde un papel de “mediador desde el centro”, reclamando a Sánchez “pensar más en España que en su partido”;y Podemos le instó a sentarse a negociar “de inmediato y sin vericuetos” sobre la base de la oferta de Iglesias. IU aprobó un documento impulsado por su coordinador, Cayo Lara, que recoge los 16 puntos que la coalición considera como base razonable para respaldarle.

El temor a una quiebra interna de calado en el PSOE puede derivar en que no haya hoy decisiones trascendentes. Desde el entorno de Sánchez recalcan que este jamás hará una propuesta que violente los principios del partido ni la defensa de la integridad del Estado. Pero si su plan no fragua, bien por la imposibilidad de pacto o por las presiones que le cercan, todo apunta a pasar por las urnas. Y tampoco se presenta como la mejor escapatoria socialista. Al revés.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902