Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Cartas a la Dirección

Telebasura Donostia 2016

Daniel Ezpeleta Luis Mª Jimenez de Aberasturi Korta Donostia - Sábado, 30 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:15h

El otro día leí en los periódicos que el Pequeño Nicolás cobra de la televisión 30.000 euros al mes, más de diez veces que un maestro que ha pasado 40 años en la enseñanza, un médico o un catedrático de filosofía o de física nuclear, por decir algo. Ese payaso hecho a imagen y semejanza de la monarquía y de los políticos que van a trincar por oficio noble, gana más dinero que cualquier autónomo que arriesga su futuro y su patrimonio en el proyecto que desarrolla. Es como sustituir un caganet en un altar barroco en la hornacina de un santo, rey, virgen y mártir, amén, que el pueblo más llano y plano reverencia, admira y venera. El mundo al revés (ankaz gora eta buruz behera). ¿Cómo va esto a mejorar, cuando una sociedad que se autodefine culta y moderna disfruta con espectáculos como esos? Esas gentes que son como las avellanas viejas, vanas y podridas, gentes que se consumen, se deshacen y se van como en sombra y humo, desvergonzadas, desalmadas y atrevidas y que mienten por la mitad de la barba, son agasajados con sueldos de banquero usurero. Y así nos va.

Me agoto nada más pensar en ello. Prefiero callar.

Pertenezco al grupo de donostiarras, que estando presente no consiguió ver casi nada, y menos oír, de los actos inauguración. Menos mal que el denostado móvil acudió en mi ayuda. Y que gracias a un espectáculo sencillo y simpático, creo que se llamaba Los tambores de fuego, me recuperé del enfado, para terminar la fiesta en paz.

Superado este comentario, lo que no entiendo que es lo que se está celebrando. San Sebastián, prácticamente desde su inicios, fue una ciudad de mercaderes y pescadores. Su trato con el mundo rural se ceñía al contacto con los pocos habitantes (siglo XV) de sus tres aldeas y parroquias de: Igueldo, Alza, y San Pedro del Pasaje. Escasamente pobladas. Por lo tanto los deportes rurales (aizkolaris, barrenadores, levantamiento de piedras, soka-tira etc.), tan presentes en el espectáculo del otro día, no han sido representativos de nuestra ciudad. En cuanto a la heráldica donostiarra, pues miren señores, es un barco, nada que ver con esos txalapartaris que figuran en algunos carteles.

San Sebastián fue plaza fuerte a partir del ataque a la ciudad por parte de los franceses (1476). En sus cuarteles está una de la unidades más antigua del ejército Español, el Tercio Viejo de Sicilia Nº 67”. Su primera burguesía estaba formada por los herederos de aquellos “parientes mayores” y por supuesto de los comerciantes. Más tarde la provincia, con hombres que se habían enriquecido con el comercio en Sevilla, Cádiz o América, aportaron nueva savia a la gobernanza municipal.

El corso, la pesca de la ballena, del bacalao, y aunque nos sorprenda el salmón y el congrio, supuso una fuente de riqueza importante. Personajes tan dispares como la Monja Alférez, Blas de Lezo, Oquendo o Pío Baroja, y un largo etc. fueron donostiarras de guerra y paz. Familias como las de los Oquendo (1582-1587) que en la preparación de la Escuadra de Guipúzcoa, aportaron trabajo para empresarios, artesanos y marinos. Cofradías como la de Mareantes de Santa Catalina (siglo XV-XVII). Comerciantes como la Compañía de Caracas (siglo XVIII). Hombres que fueron capaces de superar la destrucción de San Sebastián (o los incendios de 1512/1524/1630/1688/1813), reconstruyendo la ciudad (1814) y dándole un nuevo giro con el derribo de las murallas (1863). Una ciudad liberal, capital de Gipuzkoa (1854) abierta a los nuevos aires que venían de Europa. Un lugar de turismo, refugio y espionaje (1914-18). Ciudad de veraneo para la realeza y la Corte Española. Un centro mundial de la gastronomía, ¿dónde se encontraban estos méritos, que sintéticamente expongo, en la presentación del sábado? ¿Dónde está la implicación de industria, del comercio, del gobierno, que debería defender lo que realmente ha sido y es nuestra ciudad?

Pero cómo se puede solicitar a un Ayuntamiento que rectifique en los eventos, cuando sigue manteniendo en el centro de la ciudad, enfrente de la Diputación, una tabla de mármol con las coordenados de San Sebastián, con errores de decenas de grados. Que en el Palacio de Ayete, lugar de encuentros nacionales e internacionales, permite que exista una placa que recuerda momentos históricos desarrollados en el lugar, con fechas inexactas. Dicen que la fe es lo último que se pierde, por lo tanto confiemos en la capacidad de ponerse al día del nuevo Consistorio.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902