Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

El presunto asesino de Alicia ingresa en la cárcel acusado de un doble asesinato

La Fiscalía vasca insiste en que este caso cumple los requisitos para la aplicación de la prisión permanente revisable

Jaione Sanz - Jueves, 28 de Enero de 2016 - Actualizado a las 07:10h

Los vecinos de Vitoria-Gasteiz continúan consternados por el terrible suceso, y dejan peluches y velas en memoria de la niña.

Peluches y velas en memoria de la niña asesinada en Gasteiz (efe)

Galería Noticia

Los vecinos de Vitoria-Gasteiz continúan consternados por el terrible suceso, y dejan peluches y velas en memoria de la niña.

Gasteiz - La ley de la cárcel no está escrita en ningún papel, pero todo el mundo, dentro y fuera, sabe que los asesinos y violadores de niñas lo llevan crudo cuando entran en prisión. Son los peor considerados. Alimañas. Sólo el aislamiento y los funcionarios les pueden proteger del resto de criminales. Si se quedan solos en espacios comunes, les trasladan de módulo o coinciden en su camino con los delincuentes más duros, corren peligro. Y en ésas se encuentra, ahora, Daniel Montaño.

El saxofonista acusado de matar a la pequeña Alicia tras tirarla por el balcón del piso donde vivía, y de intentar quitarle la vida a su madre cuando supuestamente le sorprendió realizando tocamientos a su hija, ya está en la cárcel de Zaballa. La decisión la adoptó ayer la titular del Juzgado de Violencia de Género tras acudir por la mañana al Servicio de Psiquiatría del Hospital Santiago, junto con una fiscal nombrada especialmente para este caso, a tomar declaración al hombre más odiado de Gasteiz. Un sevillano de treinta años que llegó hace dos a Gasteiz para dar clases como profesor de música interino.

El auto de la jueza para el ingreso en prisión llegó al mediodía, después de que Montaño recibiera la visita de un médico forense, que quedó encargado de elaborar un informe psiquiátrico. Ya por la tarde, cuando el hospital dio el alta al detenido -según fuentes próximas a la investigación, "estaba en perfecto estado de salud"- , la Ertzain-tza lo trasladó a la cárcel de Zaballa. La Fiscalía ya adelantó que va a imputarle un delito consumado de asesinato por la muerte de Alicia y otro de asesinato en grado de tentativa por las lesiones causadas a la madre, Gabriela, una brasileña de 18 años. Además, está a la espera del resultado de la investigación de la Ertzaintza para determinar si le acusa también de un delito de abusos sexuales, así como de la autopsia que hoy se realizará del cuerpo de la pequeña, fallecida la noche del martes.

El fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro, había advertido antes de que la niña muriese de que Montaño podría ser condenado a hasta 25 años de cárcel si se le acusaba de asesinato en grado de tentativa por arrojar a la niña por la ventana y de otros diez si se probaban los abusos sexuales, e incluso de que se le podría llegar a sentenciar a prisión permanente revisable, aplicable a partir de los 25 años de cumplimiento efectivo de la condena.

Ahora, con los cargos ya imputados, la posibilidad cobra valor. Además, va a haber una fuerza más que hará todo lo posible para que así suceda. Es la asociación feminista Clara Campoamor, que defiende a mujeres y niños en casos de violencia machista. Va a personarse como acusación popular y lo va a hacer con la intención de que Montaño no vea la luz durante décadas.

asesinatos La prisión permanente revisable, que entró en vigor el pasado 1 de julio, está prevista para asesinatos especialmente graves y sólo puede aplicarse si se cumple alguna de las circunstancias establecidas de forma expresa en el Código Penal. Éstas son que la víctima sea menor de 16 años o especialmente vulnerable, que el hecho se hubiera cometido después de un delito contra la libertad sexual, que el autor pertenezca a un grupo u organización criminal, que haya dado muerte a más de dos personas, en el caso del homicidio de un jefe de Estado y en los más graves de genocidio o crímenes contra la humanidad. El trágico crimen de Gasteiz cumpliría así pues, si se demuestran los hechos que se le imputan a Montaño, los dos primeros requisitos. Y la gente tiene sed de venganza, a puñados, aun a pesar de la polémica que desde el principio generó esta figura penal. Los opositores, muchos, incluidos todos los partidos políticos excepto el PP, denunciaron en su día que se trataba de una suerte de cadena perpetua que contravenía el derecho a la integración de los presos en la sociedad.

Ahora, mientras la náusea invade las calles y las redes sociales, los recelos parecen diluirse. Cientos de ciudadanos claman la más contundente de las justicias, aquí y fuera de Gasteiz, el ojo por ojo y el diente por diente. Es la reacción a una repulsión para la que cuesta poner palabras. Alicia siempre será una niña de 17 meses y su joven madre de 18 años, una persona muerta en vida. Relojes parados el 25 de enero de 2016 a las 3.30 horas en el primero derecha del portal 14 de la calle Libertad, el piso donde Montaño tenía alquilada una habitación. Gabriela, que había decidido pasar la noche allí, se despertó y, parece ser que desconcertada porque no hubiera nadie en el cuarto, buscó en el resto del piso. Según fuentes policiales, así es como encontró al joven haciendo tocamientos sexuales a su hija. Su primera reacción fue gritar. La del hombre, arrojar supuestamente a la niña por la ventana, a una altura de cinco metros, mientras la madre seguía pidiendo auxilio. La pelea se prolongó en el balcón, donde al parecer él le clavó a ella un cristal en el cuello. También hubo golpes, muchos.

muerte cerebral Los gritos de ella alertaron a los vecinos, que llamaron a la Ertzaintza. Tras la llegada de los policías y de las ambulancias, Alicia fue trasladada a Santiago pero, ante la gravedad de su estado, se decidió llevarla a la UCI pediátrica de Cruces. El parte médico emitido pocas horas antes del fallecimiento de la pequeña hablaba de un politraumatismo por precipitación, de un traumatismo craneoencefálico y de hipertensión intracraneal refractaria. "Pero lo que se comentaba extraoficialmente es que había salido de Gasteiz con muerte cerebral", revelaron a este periódico fuentes cercanas a la investigación.

La madre fue ingresada en Txagorritxu por cortes y traumatismos, pero ayer se le trasladó al centro vizcaíno "por razones humanitarias" para que pudiera estar junto a su hija. Sólo le pudo decir adiós.

Ante este caso, el lehendakari Iñigo Urkullu afirmó ayer que al Gobierno Vasco analiza una estrategia de política familiar para evitar, entre otros, casos como el de Alicia. El lehendakari recordó que el martes su Ejecutivo mostró su "adhesión" a la declaración de condena del Ayuntamiento de Gasteiz por este suceso.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902