Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

Fallece la niña de 17 meses que fue arrojada por la ventana en Gasteiz

La pequeña no pudo superar las graves lesiones sufridas y murió a última hora de la tarde de ayer en el hospital de
Cruces. El presunto autor, el profesor de música detenido, habría conocido a su madre el mismo día de los hechos

Jaione Sanz Jorge Muñoz - Miércoles, 27 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Un ertzaina toma fotografías en la entrada del domicilio del número 14 de la calle Libertad de Gasteiz en el que un hombre de 30 años ha arrojado por la ventana a la hija de 17 meses de su pareja

Un ertzaina toma fotografías en la entrada del domicilio del número 14 de la calle Libertad de Gasteiz en el que un hombre de 30 años ha arrojado por la ventana a la hija de 17 meses de su pareja (EFE)

Galería Noticia

Un ertzaina toma fotografías en la entrada del domicilio del número 14 de la calle Libertad de Gasteiz en el que un hombre de 30 años ha arrojado por la ventana a la hija de 17 meses de su pareja

Gasteiz- La pequeña de 17 meses que, junto a su madre, fue víctima la madrugada del lunes de una agresión que tuvo lugar en la calle Libertad de Gasteiz no pudo finalmente superar las graves heridas que sufrió tras ser arrojada por la ventana de un primer piso. A última hora de ayer, la menor falleció en el Hospital Universitario de Cruces en Barakaldo como consecuencia del politraumatismo con precipitación, el traumatismo craneoencefálico y la hipertensión intracraneal refractaria que padecía.

La niña se encontraba desde el lunes en la UCI del centro hospitalario vizcaino, lugar en el que desde ayer por la mañana estaba también su madre, una joven brasileña de 18 años atendida en un primer momento en el hospital vitoriano de Txagorritxu a causa de los cortes y golpes que, presuntamente, le propinó Daniel Montaño, aunque el caso sigue bajo secreto de sumario.

Según fuentes policiales, él podría entrar en la cárcel en cualquier momento, pero por ahora continúa en observación en la Unidad de Psiquiatría del hospital Santiago de Gasteiz, donde entró con heridas en la cara. Algunas fuentes dicen que se autolesionó, pero también pudieron ser provocadas por la chica durante la trifulca. Agentes cercanos a la investigación cuentan que el profesor de saxofón conoció a la joven el domingo, que subieron al piso junto con la hija de ella y que, alrededor de las 3.30 horas de la madrugada, ya lunes, la madre se despertó en la habitación que el músico tenía alquilada y se encontró sola. Buscó en el resto del piso y, al parecer, lo sorprendió en un cuarto realizando tocamientos sexuales a la pequeña.

Su primera reacción, afirman las mismas fuentes, fue gritar. La de Daniel, arrojar supuestamente a la niña por la ventana, desde una altura de cinco metros, mientras la madre seguía pidiendo auxilio. La criatura cayó contra el coche del saxofonista, que estaba aparcado junto al portal, y rebotó en el bordillo de la acera. La pelea se prolongó en el balcón, donde al parecer él le clavó a ella un cristal en el cuello. También hubo golpes, demasiados. Y sangre. Horas después del dramático suceso, las manchas seguían en las ventanas y el portal.

La consecuencia más dramática, por desgracia, de esa situación fue el fallecimiento del bebé, hecho que, nada más conocerse, condenó el alcalde Gorka Urtaran, quien en los micrófonos de Radio Euskadilamentó la triste noticia en nombre de toda la ciudadanía, expresando además todo “el apoyo, el cariño y el calor” a la madre.

Daniel Montaño había dejado Sevilla en 2014 -su ciudad natal, la que le vio crecer y donde aprendió a tocar el saxofón- para cubrir una baja en la Escuela Municipal de Música Luis Aramburu de Gasteiz. Su nombre aparecía en la bolsa de trabajo de Dulantzi y el currículo, bastante brillante, hizo el resto. Vino sin pensárselo, la oportunidad apremiaba, y los compañeros le abrieron enseguida los brazos, buscándole sustituciones en otros centros para llegar a fin de mes con un sueldo digno.

En su primer año, la actitud era impecable, dicen los que trabajaron con él. Pero en el segundo algo cambió. Conocidos suyos aseguran que algunas familias con hijos matriculados en la Escuela Municipal de Música de Agurain, donde ahora el joven tenía uno de sus empleos parciales, se desapuntaron porque estaban muy descontentas. “Era por la actitud y por la metodología. Los padres decían que gritaba mucho a los niños. Que era excesivamente autoritario. Algunos acababan la clase llorando”, desvelan.

La denuncia cobra un valor especial ahora. “Y no, nunca habríamos imaginado algo así. Nos hemos quedado helados. Pero hace una semana comentamos que este chico podía acabar mal”, afirma una persona que coincidió trabajando con él. El vaticinio tenía que ver, en parte, con las quejas de los padres, que derivaron en una reunión con la dirección de la Escuela de Música de Agurain. Aunque no se llegaron a tomar medidas porque “no se consideró que hubiera cometido ninguna infracción grave”, los recelos quedaron flotando en el aire. Y luego estaba su actitud personal, “cada vez más huraña”.

Carácter retraídoNunca fue un chico extrovertido, “no participaba mucho en las conversaciones cuando salíamos a tomar algo con colegas de profesión y solía irse el primero”, pero los compañeros con los que compartió más de un zurito aseguran que su comportamiento empezó a resultar más retraído en esta última temporada. También les llamaba la atención que, aun siendo apocado en general, “con las mujeres sí que actuaba con soberbia”. Utilizaba Badoo para conocer chicas, cuentan, y tenía especial predilección “por las latinas muy jovencitas”. Así era, precisamente, la madre de la pequeña. Pero lo que nunca vieron fue actitudes extrañas hacia los menores de edad, aunque su relación con algunos alumnos en la Escuela de Agurain estuviera resultando conflictiva.

Conocida la monstruosidad de la que se le acusa, un homicidio y otro en grado de tentativa y de abusos sexuales a la pequeña, hubo familias de alumnos que ayer se pusieron en contacto con el centro aguraindarra para que lo destituyera ya mismo, al menos como condena simbólica. Y fue así como descubrieron, según cuenta un compañero, que por ahora no hay nada que hacer. Al tratarse de una institución pública y no tener una plaza fija, “hay que esperar a que haya una sentencia y, mientras tanto, respetar la presunción de inocencia”. El problema es que nadie cree que no sea otra cosa que culpable, aunque a su círculo de conocidos le esté costando asumir tanta atrocidad.

Dice gente cercana a Daniel que el chico que le alquiló hace año y medio una habitación en su casa, un profesor de la Escuela de Música Luis Aranburu, sigue conmocionado. Al parecer, no mantenían una perfecta relación de compañeros de piso, pero jamás se le habría pasado por la cabeza que su vivienda fuera el escenario de un suceso tan dramático.

Concentración de repulsaMientras, la náusea incendió a las siete y media de la tarde la Virgen Blanca. Antes incluso de que se conociera la triste noticia de la muerte de la niña, la plaza se abarrotó de personas dolidas, consternadas, incapaces de encontrar las palabras adecuadas para denunciar tanta repugnancia, tanto dolor. Personas de toda clase y condición, políticos y anónimos. Acudieron porque sabían que era necesario, que hacía falta ese gesto, trabajadores, compañeros y alumnos del Conservatorio de Música Jesús Guridi, de la Escuela Municipal Zortziko de Agurain y de la Banda de Música de Gasteiz, donde el saxofonista trabajaba haciendo sustituciones. También hubo en los dos centros concentraciones a la misma hora, con la gente que no pudo acudir a la manifestación convocada en Gasteiz por la plataforma feminista.

Todo el mundo espera que caiga el peso de la ley sobre el acusado. Y que para las víctimas, la historia tenga el final menos amargo posible. El Ayuntamiento de Vitoria expresó su “máxima condena” por lo sucedido y explicó que trabajadores de los servicios sociales ya han ofrecido su apoyo a la madre. La Diputación alavesa constató la “conmoción y el estremecimiento” que ha provocado este caso en la institución y anunció su disposición a “atender, ayudar y cobijar” a la chica. Y las Juntas Generales manifestaron su “firme compromiso” de trabajar con todas las instituciones y colectivos “en la erradicación de esta lacra” y animaron a la ciudadanía a secundar cuantas manifestaciones y concentraciones se convoquen “para mostrar su más enérgica repulsa”.

También se sumó a las muestras de rechazo el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, que condenó “sin paliativos” la tragedia y la lamentó “profundísimamente”, aunque emplazó a una “clarificación judicial más avanzada” para realizar más pronunciamientos al respecto. Los socialistas alaveses advirtieron de que la violencia de género “es un asunto prioritario” que requiere “soluciones urgentes”, por lo que reclamó medidas para que “no se reproduzcan casos lamentables” como el del lunes en la calle Libertad.

el proceso

Las primeras 72 horas. Según explica Juan Calparsoro, el detenido puede estar como máximo 72 horas en dependencias policiales, aunque el plazo no hay que agotarlo necesariamente. Hasta ayer, Montaño permanecía ingresado en observación en la Unidad de Psiquiatría de Santiago, lugar en el que ha ido prestando declaración a los agentes de la Ertzaintza encargados de la investigación.

Ante el juez. Cuando el acusado se presente en el Juzgado, se espera que más pronto que tarde, el fiscal adoptará la petición que sea procedente sobre su ingreso en prisión o en otro centro. Por otro lado, aunque han salido a la luz muchos detalles extraoficialmente, se ha decretado secreto de sumario.

la frase

El fiscal superior se lamenta por este “caso dramático de violencia intrafamiliar” y advierte de que hay que “estar siempre alerta y no bajar la guardia”.

violencia de género

7

Solo en enero, Gasteiz lleva ya registrados siete casos de violencia de género. Y es continuación de un rosario de 57 asesinatos de mujeres en el Estado, por el hecho de ser mujeres, contabilizados en 2015.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902