Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Tribuna abierta

Elogio del pensamiento complejo

Por Iosu Perales - Miércoles, 27 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Imagen

Galería Noticia

Imagen

En estos tiempos de revisión de conceptos políticos e incluso del lenguaje, el estudio del PNV es francamente interesante.

En la vida política la severidad con los adversarios contrasta con la complaciente benevolencia cuando se trata de los nuestros. Quienes pertenecen a nuestro bando pueden permitirse sostener ideas sin rigor y actuar deficientemente. Son justificados en cualquier caso porque pertenecen a nuestra causa. Por el contrario, quienes son adversarios difícilmente se libran de la crítica digan lo que digan y hagan lo que hagan. Escuchar un parabien a otro partido de boca de los políticos es una rara avis. Esta manera de actuar es propia de la política de siempre, pertenece a un estilo atávico del que los partidos emergentes no han sabido descolgarse. El pensamiento crítico no debe actuar prisionero ni siquiera de nuestra propia causa, sino que debe saber gestionarse con lealtad a la realidad de los hechos, llegando incluso a reconocer las cosas bien hechas del adversario. Se trata sin duda de una revolución mental, pero en esto consiste también la regeneración de la política.

Viene esto a cuento de la afirmación de Eduardo Maura, de Podemos, al decir que el PNV gobierna para las elites mientras que su partido gobernará para la gente. Creo que en esta afirmación hay una extrapolación poco objetiva. Que el PNV hace políticas beneficiosas para las elites es algo difícilmente rebatible. Pero que el PNV hace políticas para la gente es igualmente poco refutable. Baste decir que, a pesar de recortes, el estado del bienestar vasco es bastante superior al del resto del Estado. La crítica en consecuencia hacia la gestión del PNV debiera ser ponderada. No es necesario poner al rival peor de lo que pueda ser.

Favores urbanísticos a grandes empresas como Iberdrola, privatizaciones como la de Kutxabank, posición timorata ante la fiscalidad progresiva, cohabitan con el hecho de que hay miles de familias que viven gracias a la Renta de Garantía de Ingresos (RGI), la Prestación Complementaria de Vivienda, la Ayuda de Emergencia Social, los alquileres sociales de vivienda pública y el resto de las ayudas. Cualquier lector o lectora puede buscar en Internet tablas comparativas de partidas sociales entre autonomías. Encontrará a la CAV siempre en las primeras posiciones, trátese de educación, sanidad, ayudas sociales, dependencia, y por supuesto en RGI.

Y si fijamos la atención en leyes sociales que delimitan las fronteras entre conservadores y progresistas, observamos que el PNV apoya la actual ley del aborto y se ha opuesto a las reformas deseadas por el PP;apoya la ley de matrimonio homosexual;ha apoyado en Euskadi la ley de regulación de los clubes de cannabis con fines terapéuticos;su tratamiento a los derechos de emigrantes son progresistas. Es decir, no da la impresión de que el PNV actúe como un tradicional partido de derechas. Luego entonces hacer críticas desde estereotipos que sobrevuelan la realidad misma, ignorándola, no es correcto. Por poner un ejemplo, no creo que el PNV sea menos socialdemócrata que el PSOE.

Que el PNV impulse políticas que favorecen a la gente me parece por consiguiente bastante claro. Ahora bien, decir que el PNV tiene una especial tendencia a facilitar prácticas irregulares de grandes compañías empresariales también es verdad. Así, por ejemplo, la ingeniería fiscal vasca ha puesto en marcha herramientas que hacen que empresas con grandes beneficios no paguen lo que tienen que pagar. Las vacaciones fiscales no son precisamente ejemplo de un buen hacer. El Impuesto del Patrimonio no es justo. El Impuesto de Sociedades facilita vías a la elusión, o sea para pagar menos. Probablemente la manera que tiene el PNV de justificar estas realidades es la de afirmar que de otro modo muchas empresas importantes dejarían Euskadi, lo cual es tanto como reconocer un chantaje empresarial sobre la sociedad vasca.

En cuanto a puertas giratorias, creo que lo más relevante es la ocupación de cargos en empresas públicas, sobre todo en Bizkaia, de exconcejales del PNV. El caso más mediático es el de Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol. Pero él no pasó a Petronor y luego a Repsol desde un cargo institucional público, sino desde la presidencia del ejecutivo del PNV, que no deja de ser un partido y, por lo tanto, una asociación privada que cumple una función pública.

Nada de lo dicho revela que el PNV desarrolle prácticas peores que la propia izquierda encarnada en el PSOE. Si acaso las puertas giratorias del PSOE son en cantidad infinitamente más y el tipo de empresas de mucho más poderío. Por no hablar del PP.

En consecuencia, me parecería natural que desde Podemos se dijera que se quiere cambiar políticas del Gobierno Vasco que favorecen a grandes empresas;que se quiere llevar a cabo una reforma fiscal integral;y que se quiere evitar que empresas públicas vascas estén pobladas de ex cargos públicos. Perfecto. Ahora, dar un triple salto mortal para afirmar que el PNV no gobierna para la gente es un error que, en el seno de la propia sociedad, no tiene mucho recorrido. Más bien hay que decir que el PNV practica políticas simultáneamente duales, en una doble dirección. Para el pensamiento simple, del blanco o negro, del todo o nada, comprendo que definir al PNV como un partido complejo que se sale del eje izquierda-derecha, puede ser difícil. Pero en estos tiempos de revisión de conceptos políticos e incluso del lenguaje, el estudio del PNV es francamente interesante.

Sí me llama la atención que desde Podemos se repitan análisis estereotipados cuando justamente una de sus grandes aportaciones es el pensamiento de la complejidad frente al pensamiento cómodo. El pensamiento racional riguroso es un acontecimiento poco frecuente en la actividad política, tiene la desventaja de que puede ser menos impactante, pero lucha contra los propios prejuicios y la rutina, y se aproxima más a la verdad.

Que el PNV hace políticas beneficiosas para las elites es algo difícilmente rebatible. Pero que el PNV hace políticas para la gente es igualmente poco refutable


No da la impresión de que el PNV actúe como un tradicional partido de derechas. Luego hacer críticas desde estereotipos que sobrevuelan la realidad misma, no es correcto


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902