Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Podemos eleva el listón a Sánchez mientras Rajoy y Rivera se emplazan a negociar

Iglesias descarta ofrecer apoyo externo al candidato socialista y exige al PSOE la mitad de los ministerios

Carlos C. Borra Ruben Plaza - Martes, 26 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:10h

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en el acto que celebró el día 19 en el Kursaal donostiarra.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en el acto que celebró el día 19 en el Kursaal donostiarra.

Galería Noticia

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en el acto que celebró el día 19 en el Kursaal donostiarra.

Donostia- La dificultad para establecer una línea de comunicación demostrada por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que tardaron más de 48 horas en mantener su primera conversación en la noche del domingo tras la oferta que el líder de Podemos trasladó al secretario general del PSOE de formar un Gobierno “plural y progresista”, tuvo ayer su equivalente en las diferencias palpables que separan a ambos a la hora de formar un ejecutivo conjunto. Una distancia que parece crecer por momentos con la elevación del listón de exigencias por parte de Iglesias, que reclamó para su partido y para IU “al menos la mitad” de los ministros y “por supuesto la vicepresidencia”;también por la presión a la que se está viendo sometido Sánchez desde las propias filas socialistas, cuyos barones consideran “un suicidio” el pacto con Podemos.

El secretario general de la formación morada fue explícito: su grupo no votará a favor de una investidura de Sánchez sin entrar en el futuro Gobierno, por lo que descarta ofrecerle un apoyo externo. “No creemos en esa vía, en la vía portuguesa”, agregó en una entrevista en la Cadena Ser, y explicó que “la garantía” de que haya cambios es que entren a gobernar “equipos de personas que introduzcan savia nueva en los aparatos del Estado”. Justificó el elevado nivel de presencia de ministros de Podemos e IU en ese hipotético gabinete en el veredicto arrojado por las urnas en las elecciones generales del 20 de diciembre, en las que su partido obtuvo 5 millones de votos, 300.000 menos que un PSOE que cosechó el peor resultado de su historia.

Se trata de una argumentación muy similar a la que desplegó Iglesias el pasado viernes, cuando, tras reunirse con Felipe de Borbón dentro de la ronda de contactos para elegir presidente, compareció acompañado de posibles futuros ministros de su formación. En dicha rueda de prensa introdujo el Ministerio de Plurinacionalidad entre sus exigencias al PSOE para liderar juntos La Moncloa -pocas horas después, Mariano Rajoy desistió de su intención de postularse para una sesión de investidura dada su falta de apoyos- y ayer situó al frente de dicha cartera al portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domènech, de cara a impulsar “vías para concretar institucionalmente la fraternidad y la plurinacionalidad”.

El propio Domènech censuró ayer que el PSOE, en concreto su líder en Andalucía, Susana Díaz, pongan líneas rojas a sus conversaciones con Podemos, en referencia a su rechazo a la exigencia del partido de los círculos de posibilitar un referéndum en Catalunya. “No queremos líneas rojas antes de sentarnos a la mesa”, dijo en una comparecencia en Barcelona. “Si el PSOE tiene una propuesta que puede convencer al conjunto de la ciudadanía de Catalunya, que la presente”, agregó. De este modo, Domènech, aseguró que si Podemos y la confluencia catalana entran en el próximo Gobierno español “habrá referéndum en Catalunya”. “El derecho a decidir es una prioridad”, subrayó respecto a uno de los principales escollos para una confluencia con el PSOE.

La cosa no quedó ahí, y en su intervención radiofónica, Pablo Iglesias adelantó que si Podemos y el PSOE llegan a un acuerdo para gobernar, cuando “todo esté escrito en un papel” -incluyendo la composición del Gobierno, la hoja de ruta de los cambios constitucionales, el programa y las medidas a aplicar en los primeros 100 días- tendrá que ser sometido en referéndum al visto bueno de los inscritos de su partido, el equivalente a las bases de la formación, cuya decisión será vinculante. Coincidió además con Xavier Domènech en que “no se negocia con líneas rojas” y en que la propuesta de referéndum en Catalunya “cada vez gana más apoyos”.

En lo que a Pedro Sánchez se refiere, tras “agradecer” en primera instancia el pasado viernes la oferta realizada por Iglesias, ayer puso pie en pared y, a través de Twitter, aseguró que su pretensión es tratar de “soluciones y no de sillones” -“hablaré de programa con las fuerzas progresistas”, señaló- y que nunca liderará “un gobierno basado en la desconfianza”. El líder de los socialistas no ha perdido el tiempo y, a lo largo del fin de semana, se ha reunido con veteranos dirigentes de su partido para recabar su opinión. Tal y como adelantó el diario El Mundo, es el caso de su antecesor en el cargo, Alfredo Pérez Rubalcaba, y de exministros como Jordi Sevilla o Valeriano Gómez, la mayoría de los cuales se habría posicionado en contra de la confluencia con Podemos.

Ayer mismo, la Comisión Permanente de la Ejecutiva Federal del PSOE confirmó todos los extremos aprobados por el Comité Federal el pasado 28 de diciembre, es decir, la imposibilidad de negociar con formaciones que defiendan la independencia y el derecho de autodeterminación, lo que en la práctica excluye a ERC y Democràcia i Llibertat. Pero las presiones a Pedro Sánchez no llegan solo desde dentro de su propio partido, y así el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, calificó de “irresponsable” la actitud tanto del líder socialista como de Mariano Rajoy por “tirarse la pelota uno al tejado del otro”. Urgió por ello a uno de los dos a “proponer y liderar una negociación” para intentar ser investido presidente.

ConversacionesEn este contexto, el presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se emplazaron ayer en una breve conversación telefónica a explorar fórmulas para que se inicie la legislatura y se posibilite la “gobernabilidad de España”. Ambos acordaron que los equipos de PP y C’s inicien las conversaciones una vez concluya la segunda ronda de audiencias que comienza mañana. El pasado viernes, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, declinó el ofrecimiento del monarca para someterse a la investidura.

Rivera trasladó a Rajoy la “necesidad de sentarse a la mesa” para que el próximo Gobierno lleve a cabo las “profundas reformas” que, en su opinión, necesita el país. C’s, que fue quien comunicó la conversación, anunció que también hablará con el PSOE.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902