Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Francisco Huidobro presidente del consejo económico y social (ces) de euskadi

“Para las empresas es un drama todo el capital humano que ha destruido la crisis”

El empresario Francisco Huidobro ha cumplido un año al frente del CES, órgano consultivo que integran patronales, CCOO y UGT, y otras entidades sociales

Una entrevista de Adrián Legasa Fotografía José Mari Martínez - Lunes, 25 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Francisco Huidobro

Galería Noticia

Francisco Huidobro

donostia- Con un discurso prudente al referirse al devenir económico, Francisco Huidobro responde con contundencia al reclamar a ELA y LAB, ausentes del CES desde 2008, que “bajen del monte”. Vinculado al sector maderero, Huidobro ha sido miembro de la dirección de la patronal alavesa SEA, con la que coincide en advertir del peligro del discurso de la confrontación. “Se están perdiendo relaciones humanas”.

En términos económicos y de empleo 2015 ha sido un buen año. ¿Se ha acabado la crisis?

-Nos estamos asentando en una tendencia positiva. Son siete trimestres seguidos de crecimiento, con incrementos del PIB del 3%. La industria, nuestro principal capital y uno de los pilares para que el crecimiento se mantenga, se está afianzando. En los últimos meses Euskadi ha recortado el diferencial que tenía con el resto de España y está creciendo por encima de la media de la Unión Europea.

Sin embargo el contexto mundial y las bolsas siguen dando sustos.

-La economía es la ciencia menos predecible. Acabamos de descubrir que hay factores con los que no contábamos que estaban dormidos, como el frenazo del crecimiento chino o los bajos precios del petróleo, que parece que han llegado para quedarse. Los precios bajos abaratan la factura energética pero generan inestabilidad. Todo eso nos afecta.

¿Está en riesgo el crecimiento previsto para 2016?

-Sí, claro que puede estar en riesgo. Las previsiones son eso, previsiones, y deben ser revisables en el tiempo. De todas formas, creo que el crecimiento seguirá siendo mayor que en el conjunto de la UE, en parte porque caímos más profundo y más rápido. Pero igual el crecimiento del empleo no va a la misma velocidad. Los estudios señalan que hay ciertos nichos de marginalidad y de pobreza con colectivos de parados de larga duración de edades muy determinadas que tendrán muchos problemas para volver a una vida laboral activa.

La OIT alerta de que la crisis social no ha hecho más que empezar.

-No me atrevería a decir que empieza ahora, porque se ha sufrido desde un principio. Lo que es cierto es que se agravan las consecuencias, pero espero que el número de personas que lo pasan mal no crezca tanto como prevén los malos augurios. Está claro que los sistemas de protección social se tendrán que reforzar de forma que pasen a ser estructurales. Esta ha sido la crisis más grave, pero las crisis son cíclicas. Con lo cual hay que estar siempre ojo avizor para prever las tragedias individuales que se puedan dar más adelante.

La pobreza empieza a afectar a personas con trabajo. ¿Qué falta para que las empresas contraten de forma estable?

-Los últimos datos revelan que se está contratando algo más de forma indefinida, poco, pero algo más. Las empresas están en situaciones complicadas, el temor al futuro es grande. Entiendo que una vez de que los mercados se afiancen todo el empleo precario se transformará en indefinido. Es cultura de nuestro país el que exista una formación continua en las empresas que proviene de la propia experiencia en ese trabajo. Uno de los grandes dramas para las empresas es la descapitalización humana y todo el conocimiento y experiencia acumulados que ha destruido la crisis.

¿Qué se puede hacer para que los jóvenes no se marchen de Euskadi?

-Hay que afrontar los problemas que afectan a la juventud, como el paro o las dificultades para emanciparse, que de rebote están mermando la natalidad y generando un crecimiento negativo de la población. El CES ha iniciado un trabajo sobre empleabilidad juvenil que esperamos concluir en unos meses para hacer aportaciones a los planes de empleo.

Los sindicatos denuncian abusos en la construcción con jornadas maratonianas pagadas a 5 euros la hora. ¿Es algo generalizado?

-No digo que no pueda existir, pero considero que tiene que ser algo muy puntual y que hay que atajar. Los propios sectores en los que pueda ocurrir eso son los más interesados en resolverlo porque va en su descrédito.

Ya se habla de una dualidad en las plantillas con trabajadores en convenio y otros al margen de la negociación colectiva. ¿Tienen arreglo las relaciones laborales vascas?

-Mientras tengamos sindicatos que vean la empresa como un campo de batalla y al empresario como el enemigo difícilmente avanzaremos en ningún sentido.

Al margen del enfrentamiento con ELA y LAB, ¿no han cometido errores las patronales?

-Sin duda. Quien camina se tropieza. Pero vamos a ver, es que se están perdiendo hasta las relaciones humanas. Se ha cortado por lo sano. Hoy en día no existen prácticamente relaciones de ningún tipo. Es cierto que los interlocutores sociales tienen que dar un paso hacia delante y modernizarse e innovar, crear nuevas estructuras y nuevas relaciones. Igual es ahora cuando existe el caldo de cultivo necesario para que se dé ese cambio. Es hora de que tengamos un marco de relaciones laborales estable.

¿Cree que la conflictividad pone en riesgo la recuperación?

-Empresas y trabajadores vascos partíamos de unas condiciones bastante mejores que las del resto del Estado y estamos llegando a situaciones en las que nos hemos quedado por debajo. Iniciativas como la de Adegi sobre una nueva cultura de relaciones pueden abrir nuevas posibilidades. Hablamos de transparencia, compromiso y de evitar ciertos clichés que hasta ahora nos estaban subyugando.

La propuesta de Adegi no gusta a los sindicatos. ¿Calará entre los trabajadores?

-Si hablas con los trabajadores de manera individual es distinto. No hay que obviar el grado de afiliación que tienen los sindicatos, pero hay que poder tener una interlocución. No se puede estar en el monte de manera continua. Unos y otros tenemos que bajar para entendernos. Creo que los trabajadores quieren tener unas relaciones más normalizadas.

¿Cómo valora los pasos que ha dado el diálogo social vasco?

-Las medidas me parecen bien. Pienso que, al igual que ocurre con el CES, el que quiera venir a aportar puede hacerlo pero no porque falte alguien vamos a dejar de trabajar. No se pueden paralizar las instituciones.

La patronal advierte de que falta cualificación para ciertos puestos. ¿Está mal enfocada la formación?

-Hay problemas en el sentido de que la formación está más volcada en determinadas actividades que no son las que más se demandan. Hay cierto overbooking en estudios universitarios y menos en formación profesional específica, que se ha abierto antes al mercado de trabajo. El plan vasco de formación profesional lo vemos interesante, había que corregir ciertos aspectos y focalizarse en las necesidades de la industria.

Un hipotético Gobierno español de izquierdas daría marcha atrás a ciertos recortes, pero el FMI ya ha pedido más ajustes. ¿Qué agenda es la adecuada?

-No tengo la varita mágica. Lo único que pido es estabilidad para favorecer la actividad de las empresas, que la puede procurar quien sea. Sin incertidumbre y sin crispación todo fluye de forma natural. Lo que sí creo es que el grado de protección social hay que mantenerlo.

¿Es suficiente la red de ayudas de la CAV?

-La RGI y ayudas como las AES o la prestación de vivienda son el colchón en el que se tiene que apoyar quien lo está pasando mal. Esa red nunca es suficiente, pero se han hecho grandes esfuerzos por parte de los gobiernos para mantenerla y de hecho es una de las mejores de Europa, situada a la altura de los países nórdicos.

Usted ha formado parte de la patronal alavesa. ¿Hay que revisar la representatividad de Confebask?

-Es una sobrada cuestionar a alguien a quien tradicionalmente se ha venido reconociendo como interlocutor. Confebask y sus patronales representan a las empresas de este país. Lo han hecho siempre, en los años duros, y lo siguen haciendo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902