Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
cubran “nuevas realidades y necesidades”

Las Ayudas de Emergencia Social se asoman a un cambio profundo

El Parlamento Vasco ha planteado ampliar las ayudas y que cubran “nuevas realidades y necesidades”

Beatriz Sotillo - Domingo, 24 de Enero de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Antes de conceder las ayudas de emergencia social los servicios sociales de base deben comprobar que la situación de necesidad es “real y urgente”.

Antes de conceder las ayudas de emergencia social los servicios sociales de base deben comprobar que la situación de necesidad es “real y urgente”. (Foto: N.G.)

Galería Noticia

Antes de conceder las ayudas de emergencia social los servicios sociales de base deben comprobar que la situación de necesidad es “real y urgente”.

donostia- Las Ayudas de Emergencia Social (AES) nacieron para resolver situaciones críticas y puntuales, como impago de facturas, averías y gastos que no cubren las principales prestaciones del Sistema de Garantía de Ingresos -la RGI y la prestación para vivienda (PCV)- y que pueden hacer que los ciudadanos vascos caigan en la pobreza o la exclusión social. Las AES están en pleno proceso de revisión y cambio con el objetivo de adaptarse a nuevas realidades sociales y resolver problemas asociados a la pobreza o la falta temporal de recursos económicos, pero todavía no cambian. De hecho, en 2016 las Ayudas de Emergencia Social contarán con un presupuesto de 22 millones de euros -igual que en 2015-y también mantendrán los criterios y condiciones de acceso vigentes durante el año pasado.

El Gobierno Vasco, que prevé aprobar en las próximas semanas la orden anual que regulará las AES en 2016 -en ella se establecen las cuantías máximas para cada tipo de gasto y los criterios de distribución-, no solo tiene un mandato del Parlamento para introducir unos cambios que hagan posible que estas ayudas alcancen a más personas en mala situación económica y puedan cubrir eventualidades no contempladas en la actualidad, sino que también se ha propuesto adecuar la normativa a la gestión real de las ayudas y a los fines para los que se han solicitado mayoritariamente en los últimos años. Sin embargo, llevar a cabo los cambios necesarios para cumplir el mandato de la Cámara vasca no es una tarea sencilla ni puede hacerse de inmediato. Según ha explicado en varias ocasiones el consejero de Empleo y Políticas Sociales, Ángel Toña, las AES están reguladas por la Ley 18/2008, de Garantía de Ingresos y para la Inclusión Social, y los Decretos 4/2011, de las Ayudas de Emergencia Social, y 147/2010, de la RGI, que establecieron condiciones más rigurosas para el acceso a las prestaciones. El Decreto de 2011 remite al de 2010 en determinados aspectos, por lo que están íntimamente relacionados y no parece posible modificar uno sin tocar el otro. El consejero ha señalado insistentemente “las dificultades para cumplir el mandato del Parlamento” y también que es necesario llevar a cabo una profunda reflexión sobre las consecuencias que tendría “cualquier cambio puntual de la normativa”.

El departamento de Empleo y Políticas Sociales ya ha iniciado esa “reflexión” sobre los cambios en la gestión de las ayudas y las consecuencias de modificar el Decreto 4/2011. Según explicó Ángel Toña en una respuesta parlamentaria, la adaptación “a la gestión real de las AES” en aspectos como las entidades gestoras y la justificación del gasto “no ha implicado mayores dificultades”. Sin embargo, también argumentó que “existe dificultad para proceder a la adecuación normativa que plantea la proposición no de ley modificando únicamente el Decreto 4/2011”.

la proposiciónEl pasado mes de marzo el Parlamento Vasco aprobó una proposición no de ley por la que “insta al Gobierno Vasco a que, teniendo en cuenta tanto sus propios informes como los de diferentes organizaciones sociales que ponen de manifiesto nuevas realidades y necesidades no cubiertas”, “dé los pasos necesarios para modificar a lo largo del año 2015 el Decreto 4/2011, con el fin de que puedan acceder a las ayudas de emergencia social las personas que no cuenten con liquidez para atender gastos específicos que prevean o palíen situaciones de exclusión social, así como las nuevas situaciones de pobreza no cubiertas”.

Las AES son ayudas finalistas y no periódicas, que están dirigidas a cubrir las necesidades de aquellas personas que carezcan de recursos económicos suficientes para hacer frente a gastos específicos, de carácter ordinario o extraordinario, necesarios para prevenir, evitar o paliar situaciones de marginación social. Tienen carácter subvencional por lo que están sujetas a presupuesto. Están sufragadas por el Gobierno Vasco aunque las gestionan los municipios y, en muchos casos, los ayuntamientos las complementan con fondos propios.

La clave del concepto de ayuda de emergencia es precisamente la necesidad perentoria y urgente de atender una situación de carencia o estrechez de recursos económicos que se produce en un momento dado, motivada por causas ajenas o sobrevenidas.

La idea de los grupos que apoyaron la propuesta (PNV, PSE y EH Bildu) es dar acceso a las ayudas a las personas que atraviesan una mala situación económica pero cuentan con un pequeño patrimonio inmobiliario que no pueden convertir en dinero -por dificultades para venderlo, por cuestiones de herencia, etc.- y, por tanto, no cumplen los actuales requisitos para recibir una AES. También se persigue solventar los numerosos problemas de vivienda aflorados con los desahucios y acabar con la denominada pobreza energética.

opcionesEl Gobierno Vasco ha explicado que el artículo 24.1 del Decreto 147/2010, de la RGI, limita el acceso a las prestaciones del Sistema de Garantía de Ingresos a las personas que posean un bien inmueble diferente a la vivienda habitual, por lo que permitir que se den Ayudas de Emergencia Social a familias con patrimonio pero sin liquidez “supondría modificar las condiciones económicas a cumplir por las personas solicitantes”. Esto -según Ángel Toña- se puede hacer de dos maneras: añadiendo al decreto de las AES todas las especificaciones relativas a ingresos y patrimonio;o modificando previamente el decreto de la RGI “de manera que la remisión que se hiciera de uno a otro siguiera siendo adecuada”. No obstante, el consejero advirtió de que la primera opción “implicaría cuestionar la integridad del Sistema de Garantía de Ingresos”, y con la segunda “se flexibilizaría también el acceso a la RGI y, en su caso, a la PCV”.

En los debates e iniciativas parlamentarias que abordan la necesidad de cambios en las AES también es recurrente el tema de las “nuevas necesidades” o situaciones de pobreza que se han multiplicado en los últimos años. La respuesta del departamento de Empleo y Políticas Sociales a las propuestas para dar cobertura a esas “nuevas realidades y necesidades”, entre las que destaca la pobreza energética, pasa por plantear una segregación de los gastos relativos a mantenimiento de la vivienda. En este sentido, Ángel Toña señaló en una respuesta parlamentaria que “dado que el concepto regulado se refiere a gastos de energía, agua, alcantarillado, basuras, así como los correspondientes al impuesto sobre bienes inmuebles de naturaleza urbana y rústica, y que no se exige a las entidades que maticen los tipos de gastos incluidos en cada concepto, la nueva regulación propondrá separarlos expresamente, de manera que consten por una parte los gastos de energía y, por otra, los demás tipos de gasto”. El Gobierno también se plantea incluir un añadido específico para dar cobertura a las deudas en los gastos de comunidad.

Según los datos portados por el Gobierno Vasco, en los once primeros meses de 2015 se recibieron casi 37.500 solicitudes de ayudas de emergencia y el 44,3% de ellas eran para cubrir gastos de mantenimiento de la vivienda.

Las AES

Definición. Con la Ayuda de Emergencia Social (AES) se trata de cubrir situaciones económicas de emergencia provocadas por un acontecimiento inesperado y por la escasez de recursos económicos provenientes de prestaciones económicas de carácter periódico. Las AES se utilizan como un recurso paliativo que evita situaciones que pueden conllevar a privaciones y carencias de primera necesidad.

Datos. En los once primeros meses de 2015 se recibieron casi 37.500 solicitudes de ayudas de emergencia y el 44,3% de ellas eran para cubrir gastos de mantenimiento de la vivienda. El 21,3% de los solicitantes requerían la ayuda para “necesidades primarias” y el 18% para sufragar los gastos de alquiler.

“Nuevas realidades”

El índice de pobreza energética en el Estado español casi se triplicó entre 2007 y 2013, hasta alcanzar uno de cada diez hogares, según un informe de Economics for Energy. La tasa del País Vasco es un 4,93%, frente al 9,88% de media estatal

Unas 600.000 personas están acogidas en el Estado español a distintos tipos de ayuda para poder afrontar el recibo del agua, con un grado medio de bonificación en torno al 33%.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902